suscríbete al boletín diario

Noticias

Ítalo Zunino: “Hacer una nueva constitución es una gran oportunidad para construir un mejor país”

El empresario y vicepresidente de Evópoli está en campaña para un cupo en la Convención Constituyente que redactará la nueva constitución política, en representación del distrito 21 que agrupa a las provincias de Biobío y Arauco, además de la comuna de Lota.


 Por Prensa La Tribuna

Zunino 2

Después de tres décadas de estar de cabeza en el mundo privado, Ítalo Zunino Besnier tomó la decisión de incursionar en la política.

Este ingeniero agrónomo de la Universidad Católica con un magister en administración en el reputado Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), es candidato a la Convención Constituyente por el distrito 21 que abarca a las provincias de Biobío y Arauco, además de la comuna de Lota.

Lo hace en el cupo de Evópoli, colectividad de la cual es su vicepresidente nacional desde mediados del año pasado, después de la elección interna dentro de la colectividad cuyo líder natural es el senador Felipe Kast.

Zunino toma la posta de su padre, Ítalo Zunino Muratori (fallecido en 2015), quien tuviera una activa vida política en la zona. Fue regidor y alcalde en los años 70 por Los Ángeles mientras que e n la década de los ’80 fue uno de los rostros más visibles importantes de la oposición política a la dictadura militar. Continuó en los ’90 con el arribo de la democracia en que fue presidente del directorio de Enacar y después embajador de Chile en Japón.

Ahora es su hijo Ítalo quien, tal como lo reconociera en una entrevista con radio San Cristóbal, tomó la determinación de “no seguir dándole la espalda siempre a los temas del país. En algún minuto, uno tiene que hacerse cargo”.

“Hice una reflexión y concluí que se debía hacer algo. Siento que en la vida no solo se tiene que cumplir con las cosas personales sino que si se puede aportar, tratar de hacerlo”, señala convencido, de cara al proceso electoral que será este 11 de abril.

A partir de esa decisión, participó primero en la Fundación Horizontal, que es el centro de estudios de Evópoli. “Luego pasé a colaborar en las elecciones municipales hasta ser elegido vicepresidente nacional en la tienda oficialista”, rememora.

A su juicio, “este proceso constituyente es lo más importante que ha pasado Chile en los últimos 50 años. En cómo resulte esta nueva constitución, de eso va a depender el país en que vamos a vivir y en el que van a vivir nuestros hijos”.

Además de esta motivación personal, plantea como relevante llevar “la opinión de las provincias de Biobío y Arauco para hacer algo mejor” en temas como medio ambiente

PARTICIPACIÓN

Para Zunino Besnier, es fundamental que “se entienda la importancia del proceso, y las personas se informen y participen. Cada candidato debe hacer un llamado para participar. Ya votaron dos millones que antes no lo habían hecho en el plebiscito del 25 de octubre. Necesitamos que mucha gente se involucre y participe. Necesitamos conversar mucho con las personas. Es muy importante que se produzca esa conversación”.

Desde su perspectiva, “los 155 constituyentes deben ser capaces de dialogar. Chile está muy polarizado, hemos perdido la capacidad de dialogo, que cada uno quiere imponerle al otro su perspectiva de país. En este país cabemos todos y la constitución que escribamos será la casa de todos. Van a haber muchas negociaciones, de construir acuerdos grandes y de responderle al país por la tremenda responsabilidad que nos otorgan”.

Recalca que en la Convención Constituyente se puede “dialogar y entregar una opinión que refleje la opinión de todos. Así, tendremos la posibilidad de entregarles un documento – que será votado en 2022 – que sea una buena casa que nos represente a todos, en que cada uno va a tener que ceder un poco pero en que cada uno podrá haber hecho un aporte”.

“Hacer una nueva constitución es una gran oportunidad para construir un mejor país. Si participamos y nos comprometemos, si gente que no estaba en política decide meterse, opinar y hacerlo con un genuino espíritu de servicio al país, vamos a tener una gran constitución, vamos a salir todos fortalecidos y éste será un gran país”, asegura.

“Soy un liberal y, sobre todo, un demócrata. Creo en la democracia de los votos, no la de las redes sociales, donde el que grita más fuerte, el que es más violento, el que es más extremista, muchas veces tiene más micrófono. En las urnas, vota la gente sensata, la que trabaja, la que quiere que sus hijos vivan en un país bonito, que se eduquen, que le cuiden el medio ambiente”, añade.

Para Ítalo Zunino, “si logramos una buena participación, la democracia de los votos va a elegir a una inmensa mayoría de gente – de derecha y de izquierda-, sensata y demócrata que va a ser capaz de dialogar y generar acuerdos. Van a haber algunos que no quieran eso, vamos a ver gente que va a estar siempre en los polos o en los puntos de vista más extremo, pero la inmensa mayoría de está formada por personas sensatas, que son demócratas. Este país es de todos, este país vale la pena y aquí se puede vivir”.

PRINCIPALES EJES

De acuerdo a sus convicciones, sostiene que hay temas que no pueden estar ausentes, como la situación de los pueblos originarios: “los mapuches y pehuenches han sido postergados. Tenemos que separarlos de los grupos violentistas para rescatar sus aportes desde su visión y cultura. Hay que traerlos al siglo XXI para aportarles infraestructura”.

También está la situación del medio ambiente cuyos efectos considera “dramático”. Además, está la modernización del Estado que administre bien y que tenga marcos regulatorios adecuados para frenar los monopolios.

“Hay un cambio tecnológico que avanza a una velocidad gigantesca que genere susto porque la gente piensa que va a perder su trabajo porque lo hará una máquina o un robot. Este cambio tecnológico puede ser una oportunidad para tener una mejor vida pero desde empezar a motivar desde la escuela la creatividad y a participación o a prepararlos para este mundo que viene.

Este cambio tecnológico nos va a afectar la forma en que miramos a nuestro país”, reseña.

“Estamos recién avanzando en temas de igualdad de género, en asuntos de inclusión. Este país aún segrega a quienes son distintos. Hay que ser inclusivos, también debe haber respeto al orden público, al medio ambiente, a la constitución. Ese es el mundo que queremos para el futuro. No lo veo como un problema”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes