suscríbete al boletín diario

Noticias

Don Nano y el mejor mote con huesillo de Los Ángeles

Mariano es un comerciante local que asegura preparar el mejor mote con huesillo de la ciudad. A continuación revisamos su historia y algunos de sus consejos para lograr la preparación ideal


 Por Cristóbal Ramos

nano

Mariano Zegpi Díaz tiene 61 años. Hace más de 20 se dedica a la venta de mote con huesillo. See jacta de tener el mejor mote con huesillo de la ciudad. Su punto de venta era el sector de la vega techada por calle Villagrán, pero los tiempos de pandemia han sido un duro golpe para su actividad. La venta de mote con huesillo le permitió a Mariano educar a sus hijos e incluso regalarle a uno de ellos un auto nuevo 0 kilómetro.

“Tengo permiso para Villagrán con un carro de acero inoxidable. La razón que me dieron por la que no puedo vender más, es que mi producto no es de primera calidad. Yo hago el mejor mote de Los Ángeles, vendo cantidades grandes”, asegura.

Sin embargo, “desde marzo que no puedo salir a vender. En los bancos, notarias y supermercados hay filas y grandes aglomeraciones, pero al pequeño comerciante como yo, nos ponen estas grandes trabas. Eso es hacer al rico más rico y al pobre más pobre”, relata Mariano, a quien todos en el sector conocen como don Nano.

Nano es angelino de toda la vida, tiene un hijo y aprendió el oficio del mote con huesillo en Santiago de la mano de un tío que le enseñó los secretos para preparar el jugo, que según él, es lo esencial y asegura que nadie lo hace como el. Lo que manda es el huesillo, es una clave para el sabor, Mariano cuenta que sus huesillos los trae de San Felipe ya que allá este se da de forma más particular y lo secan al horno.

Mariano admite que le cuesta entender que en la vega estén todos los locales abiertos, con aglomeraciones y que él tenga tantos problemas para sacar su carro a la calle. En variadas ocasiones ha tratado de regularizar su situación yendo a la Municipalidad a ver la posibilidad de algún permiso, trámite que ha realizado sin éxito.

 “Aquí todos me conocen por tener siempre productos frescos y del día. Los mismos Carabineros me compran regularmente, yo siempre vendo todo, nunca me queda algo de un día para otro. Buscan la excusa para tener retenido al comerciante chico”, reclama.

Este comerciante nunca había estado tanto tiempo con su actividad detenida. Desde marzo que no puede salir a vender, por lo que ha tenido que reinventarse hacia otras actividades para poder sobrevivir financieramente.

No parece ser una exageración su autoproclamación como el preparador del mejor mote con huesillo de la ciudad, Nano comparte algunos detalles de su receta para quienes se quieran aventurar en su preparación.

“Primero se lavan los huesillos y se echan a remojar para hacer un caramelo de azúcar. Para que le quede rico, el agua tiene que estar hirviendo y le vacía el trigo de mote, lo deja uno 25 minutos junto con el caramelo de azúcar, para que vaya soltando los sabores, después de eso lo saca y lo deja macerando de un día para otro. Todo va en la buena mano. La calidad del huesillo es lo más importante. Yo traigo el mío de San Felipe, lo voy a buscar yo mismo”.

Una de las grandes dificultades que relata Don Nano, es que los ahorros se le van acabando. La temporada más provechosa para la venta de mote con huesillo es el verano y don Nano está perdiendo todo ese flujo de clientes e ingresos.

Don Nano ha estado bastante involucrado con el comercio, antes de incursionar en el mote, tenía un carro con que vendía sopaipillas, sandwich y completos. El gran truco, según sus palabras, consiste en vender todo un poco más barato, así la gente se acostumbra y empieza a preferir su producto.

Sin duda estos han sido meses difíciles para Mariano, quien con incertidumbre mira al futuro y espera que pronto pueda volver a la calle con su carro, para reencontrarse con su clientela y demostrarles una vez más porqué su mote con huesillo es el mejor de la ciudad.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
LosÁngelesmoteconhuesillo

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes