suscríbete al boletín diario

Club AMB de Los Ángeles no baja los puños y busca reinventarse pese a perder histórica sede

La academia angelina, con más de 30 años de trayectoria, ha regresado a los entrenamientos presenciales trabajando al aire libre.


 Por Juan Villalobos

WhatsApp Image 2020-11-24 at 17.23.38

La pandemia del Covid-19 continúa afectando la vida de todos y en el caso de los deportistas, se hace notar de gran manera en sus rutinas de entrenamiento y competencias. Aún más, cuando hay que compatibilizar el teletrabajo y el cuidado familiar.

En este contexto, la tecnología se ha convertido en un importante aliado para que muchos entrenadores puedan realizar un adecuado seguimiento de sus alumnos, sin embargo esta herramienta no logra suplir las ventajas de la práctica en conjunto.

El kickboxing es uno de los deportes que más ha crecido durante los últimos años a lo largo de Chile. Su manera de entrenar se caracteriza por el trabajo colectivo, ya que los combates se realizan con compañeros de sparring, donde se ponen en práctica los golpes y técnicas.

Sin embargo, la continuidad competitiva se ha visto detenida para muchos artistas marciales, lo se ha agravado con el retorno de Los Ángeles a la fase dos del Plan Paso a Paso del gobierno.

La agrupación angelina de kick boxing AMB, a cargo del maestro y líder, Javier Avello (cinturón negro quinto dan) ha logrado cosechar por más de 30 años talentos y campeones desde Los Ángeles para todo Chile.

Pese a lo anterior, la tradicional sede ubicada en calle Valdivia Nº 763, debió desarmar el ring, bajar los sacos y colgar los guantes debido a la crisis económica que trajo consigo la pandemia.

Pese al cierre del emblemático edificio, esto no significó que los guerreros pertenecientes a la academia dejasen de entrenar ni darle vida a su nombre ya que al aire libre continúan sus entrenamientos, tanto de kick boxing como de karate, en un campo situado exactamente a 10 kilómetros del centro de Los Ángeles.

De lunes a viernes, las jornadas de entrenamiento cobran vida gracias a los gladiadores de AMB quienes se reparten entre el karate y el kick boxing, bajo el distanciamiento social y estrictos protocolos sanitarios. Así, la preparación marcial continúa bajo el alero de la histórica entidad angelina.

El instructor Carlos Avello precisó que “nos ha costado mucho estos meses debido al cierre del local donde estaba instalada la academia. Después de este duro golpe, seguimos trabajando con nuestros alumnos a distancia mediante video-llamadas de forma ininterrumpida y así hasta de octubre, donde las medidas sanitarias permitían la práctica deportiva al aire libre. Ahí nos trasladamos a un recinto ubicado en las afueras de la ciudad exactamente a 10 kilómetros del centro, camino a las Quintas”.

El instructor también recalcó que el entrenamiento estricto está enfocado en retomar las competencias ya que la academia agendó una gran cantidad de certámenes nacionales y clasificatorios para instancias internacionales del combate marcial. De esta forma, la continuidad deportiva les permitirá estar preparados de forma adecuada al momento de retomar los desafíos sin que se note la pausa obligada producto del Covid-19.

RETOMANDO LA TRADICIÓN

Cada verano, la academia angelina desarrolla una velada de kick boxing, instancia que sirve para foguear a los nuevos talentos y mantener arriba la moral demostrando sus habilidades.

“El año pasado tuvimos dos veladas, una en mayo compitiendo por la Liga Nacional, y otra en octubre de manera interna junto a clubes locales. La instancia la queremos repetir a mediados de febrero si la contingencia sanitaria lo permite”, precisó Avello.

El artista marcial también relató que la institución pretende continuar este verano un evento que realizan hace dos años, consistente en un “Campamento” donde se arma un ring al aire libre y se desarrollan entrenamientos dedicados exclusivamente al combate y su desarrollo sobre el cuadrilátero. Se trata de una experiencia única y muy constructiva para el aprendizaje de los más jóvenes principalmente, quienes pueden medir sus habilidades y aprender de los más experimentados.

La instancia culmina con un campeonato de diez combates.

“Vamos a armar nuestro ring, manteniendo siempre todas la medidas sanitarias de manera estricta para salvaguardar la salud de todos nuestros deportistas”, finalizó Carlos Avello.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes