suscríbete al boletín diario

Noticias

Los Ángeles: aumenta número de embarazadas que consumen drogas

En octubre cuatro de 43 mujeres internadas arrojaron positivo al test de sustancias ilícitas, lo que afecta directamente al recién nacido


 Por Constanza Reyes

Embarazada

Preocupación existe entre los integrantes de los equipos de Salud del Complejo Asistencial Dr. Víctor Ríos Ruiz, quienes han constatado el aumento sostenido del consumo de drogas entre las embarazadas, de todas las edades.

De acuerdo a las cifras internas, en el mes de julio dos de 67 mujeres presentaron esta condición, en agosto una de 83, en septiembre tres de 59, y en octubre cuatro de 43, lo que representa un alza.

La pediatra de la unidad de neonatología, Rocío Cofré, explicó que “la población ha normalizado mucho el consumo de drogas, piensan que puede ser inocuo, y también la pandemia tiene mucho que ver porque han aumentado los problemas sociales y económicos, y así también el consumo de drogas”.

¿Cómo se reconoce esta situación? En sus controles periódicos, los equipos de maternidad consultan a las embarazadas sobre el tema, y si bien algunas reconocen el consumo, otras lo esconden, no obstante ante la sospecha se les aplican test de detección en orina a ellas o al recién nacido.

“En su gran mayoría se hospitalizan (los lactantes) aunque no presenten algún síntoma inicial tanto para ver alguna complicación, como para que el equipo de Chile Crece Contigo pueda hacer un análisis de la red de apoyo, y que el recién nacido sea dado de alta con seguridad para su salud física y que no corra riesgo innecesario”, precisó Cofré.

Esto porque “las drogas se traspasan a través de la placenta o a través de la leche materna, y hay algunas drogas que causan más daño que otras, pero ninguna droga es inocua, incluso las drogas legales como el alcohol y el tabaco”, dijo la profesional.

CONSUMO DE COCAÍNA

Mirta Medina, médico jefe de la Unidad de Pacientes Críticos  Infantil, agregó que la principal droga que usan las mujeres es cocaína, e indicó que “hemos visto un aumento de consumo importante, tres a cuatro por mes en los últimos meses”, lamentó la profesional, por las consecuencias que tienen estas conductas para los menores.

“Hay mamás que nos dicen: no, yo no consumo cocaína, yo consumo pasta base, incluso hay un desconocimiento de ese grado en la comunidad, entonces hay que poner una voz de alerta, un llamado de atención, y decirles que las drogas son malas (…) no solamente estás dañando tu organismo por una decisión personal, sino que estás dañando a una tercera persona, estás dañando a tu hijo, y ese daño va a mantenerse para el resto de la vida”, aseveró.

De acuerdo a lo indicado por la profesional, un número importante de estos lactantes son dados en adopción, y en ese ambiente nuevo que los recibe debe proporcionárseles el estímulo adecuado y el tratamiento con un equipo multidisciplinario para disminuir los daños y recuperar su potencial de desarrollo.

CONSECUENCIAS DEL CONSUMO EN GESTACIÓN

Los profesionales de la salud advierten que los bebés afectados por el consumo de drogas presentan problemas físicos, como el síndrome de privación que se manifiesta con temblores y convulsiones, también aumenta el riesgo de que nazcan prematuros, de bajo peso, y que presenten alteraciones en su desarrollo neurológico.

Más adelante se pueden ver trastornos de comportamiento, niños con déficit atencional y disminución de su coeficiente intelectual, mientras que en el ámbito sicosocial, aumenta el riesgo a un futuro consumo de drogas y también el riesgo de ser sometidos a violencia intrafamiliar, o negligencias en su entorno.

Los problemas también al ámbito extra hospitalario, ya que gran parte de estos niños son institucionalizados, por lo que el llamado es a tomar conciencia acerca del riesgo que implica el consumo de drogas, sean estas lícitas o ilícitas.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes