suscríbete al boletín diario

Noticias

Venezolano reclama contra automotora por fallas en auto recién comprado

En junio pasado, el joven adquirió un vehículo que pagó al contado, por poco más de 9 millones de pesos. Sin embargo, recién salía de la concesionaria cuando el automóvil presentó los primeros desperfectos.


 Por Juvenal Rivera

61, auto nuevo con problemas

Peso a peso, Orángelo Chacón Jurado reunió los 9 millones 300 mil pesos para comprarse un automóvil nuevo al contado. Incluso, hasta le pidió una parte del dinero a un amigo para completar lo que le faltaba.

Este ciudadano venezolano oriundo de la ciudad de San Cristóbal, cerca de la frontera con Colombia, ya lleva tres años avecindado en Los Ángeles. En la ciudad se instaló con una tienda en el paseo Alcalá, donde vende insumos para teléfonos celulares.

No se queja. Por el contrario, dice que gracias a su trabajo y empeño, pudo reunir el dinero para tener “un carro nuevo”.

De hecho, es el 22 de junio pasado llegaba a la concesionaria Gildemeister, en la avenida Las Industrias, para buscar su flamante modelo Verna de color rojo furioso, de la marca coreana Hyundai. Sin embargo, recién había salido de la automotora cuando la cámara de retroceso presentó un desperfecto. “Saliendo del concesionario, me presentó una falla en la cámara de retroceso. La imagen salía muy distorsionada, como que se perdía la señal. Regresé, hablé con el vendedor y lo tuve que llevar al día siguiente para que lo vieran en el servicio técnico”, contó.

Ese incidente, que fue resuelto a los pocos días, pareció haber sido el augurio de lo que vendría después. Pero Orángelo solo lo sabría algunos meses más tarde y después de lidiar por días y semanas con los representante de la empresa concesionaria de la marca.

¿La razón? Los permanentes problemas en su vehículo nuevo.

Porque después del problema en la cámara de retroceso, a los días un molesto ruido se presentó entre el tablero y el chasis del vehículo. Aunque lo llevó varias veces para que resolvieran esa molestia,finalmente fue él mismo quien detectó el problema y lo solucionó.

Pero no fue todo. Chacón lo explica de la siguiente manera: “A los 15 mil kilómetros, el auto empieza a presentar un ruido extraño en el motor cuando se pasan los cambios, de segunda a tercera, de tercera a cuarta y de cuarta a quinta. Lo llevo, le hacen el chequeo en ruta y verifican el ruido. Me dicen que lo lleve a los 20 mil kilómetros para su mantención de rutina pero sigue el mismo problema. Volvimos a hacer una prueba de ruta y el ruido sigue. El técnico me responde que hasta que el auto no presente un ruido mayor o quede en pana, ellos no me pueden dar una solución”.

La solución que le habría entregado el gerente es que le recompraría el auto a buen precio y le ofrecería otro vehículo nuevo a un valor atractivo. “Tres días después, cuando lo amenazo con acciones legales, me ofrece 7 millones 300 mil pesos por mi auto. Es decir, me estaba desvalorizando el auto en dos millones de pesos por el tiempo, las fallas que presentan y que ellos no han podido solucionar y por el kilometraje”.

“Quiero que se me dé una solución y me arreglen ese problema. Pagué por un producto nuevo para andar tranquilo. Pero ahora ando inseguro porque el auto me puede dejar en pana o que presente una falla superior a esa y ellos no se hagan responsables. No quiero más cuentos, quiero que me den solución a mi problema”, señala el joven que lleva cinco meses con un verdadero dolor de cabeza en el volante.

EMPRESA

La Tribuna se comunicó vía correo electrónico con la empresa concesionaria donde se exponía el problema denunciado por el comprador del automóvil nuevo. Sin embargo, hasta el cierre de la presente edición, no se había tenido una respuesta.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
auto nuevo con problemasautomotoraconcesionariaVenezolano

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes