suscríbete al boletín diario

Noticias

Al rico mote con huesillos en el plebiscito

Duby Amaya partió muy lento con sus ventas aprovechando la jornada electoral pero el cambio de ubicación fue fundamental para terminar la jornada con buenos resultados.


 Por Juvenal Rivera

72, Duby Amaya

Duby Amaya se instaló muy temprano frente al Liceo Co-Educacional A-61 (ex de Niñas) de Los Ángeles. Llegó con su hija, cada una con su carro, y se ubicaron en el bandejón central de la avenida Ricardo Vicuña. Su hija con el de las palomitas de maíz, ella con el de mote con huesillos. Un poco más allá, un lienzo colgando de un árbol con un enorme y apetitoso vaso de esta típica preparación nacional.

Esta rutina lleva haciéndola hace varias elecciones con muy buenos resultados en términos de ventas. Es que el calor que caracteriza los procesos de votación hace propicia la ocasión para degustar de un rico y muy helado vaso de mote con huesillos.

Sin embargo, cerca del mediodía, Duby Amaya llegó al convencimiento de que no sería un buen día. Quizás porque la mañana estuvo algo más fresca, quizás porque llegaron menos personas debido a que se aumentaron los locales de votación como medida de prevención del coronavirus.

Lo cierto es que un par de cuadras más allá, en el entorno de la plaza Pinto, era un hervidero. Cientos de personas hacían fila para ingresar al Liceo Alemán del Verbo Divino de Los Ángeles, que por primera vez se habilitó como centro de recepción de sufragios. Más de 10 mil personas debían sufragar en ese establecimiento en las 35 mesas habilitadas para ese fin.

Hasta ese lugar se trasladaron Duby y su hija a la espera de mejorar sus ventas.

Y así no más fue. A las 16 horas había vendido casi todo el mote con huesillos. Su hija seguía vendiendo palomitas de maíz. Al final de la jornada, fue un buen día.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
mote con huesillosPlebiscito Constituyente

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes