suscríbete al boletín diario

Noticias

Organizaciones sociales reconocen que ayuda para ollas comunes empieza a escasear

Varias ollas comunes se levantaron en los meses siguientes debido a la pérdida de trabajos por la pandemia del coronavirus. Sin embargo, el aporte que permitía su funcionamiento ha comenzado a menguar.


 Por Juvenal Rivera

10-1, olla común en la Población Orompello

Durante más de cinco meses, las integrantes de la Asociación Mapuche Peweum Kimun de Los Ángeles dedicaron buena parte de su tiempo y energía “en parar” ollas comunes.

Dos días a la semana, uno en la villa Filadelfia (sector sur de la capital provincial) y otro en el campamento Llano Blanco (camino a Santa Bárbara), se encargaron de entregar raciones de comida a sus pobladores. Algo más de 100 en cada sector que son de los que tienen mayores necesidades sociales.

Los otros días de la semana, las integrantes de la organización los empleaban en reunir los productos para la olla común: desde las verduras hasta la carne (vacuno, pollo o similar) hasta el gas para la cocinilla.

Cecilia Collío, que encabeza esta organización indígena urbana, cuenta que gracias a “corazones anónimos, como yo le decía, podíamos tener los alimentos para preparar las raciones. Las verduras nos entregaban una vez al mes”.

Lo que partió como una manera de ayudar “a los lagmienes en Llano Blanco que lo estaban pasando mal porque que no les llegaba ayuda o lo que llegaba no era suficiente”, se fue haciendo una rutina semanal que también incorporó a la villa Filadelfia. 

Los destinatarios de las raciones eran las familias más afectadas por la crisis económica derivada de la emergencia sanitaria por el coronavirus. Personas que habían perdido su empleo o adultos mayores que sobrevivían con sus pensiones miserables fueron el foco de su atención.

La dirigente cuenta que partieron con un fogón en el piso y un par de ladrillos para sostener un fondo donde preparaban los alimentos.

Con el tiempo, se consiguieron todos los elementos necesarios: una cocinilla de dos platos, fondos y todos los implementos para instalarse en cualquier lugar y empezar a cocinar.

Sin embargo, Cecilia Collío cuenta que cada vez les cuesta más reunir el alimento para la olla común, que los aportes han menguado de manera significativa desde mediados de septiembre en adelante.

De ahí que tienen considerado hacer la olla común solo hasta este fin de semana porque ni siquiera con las rifas, premios y tras ideas similares, han conseguido la suficiente motivación para reunir lo necesario para la acción solidaria.

Pero la dirigente mapuche hace presente que la necesidad ha ido bajando, que cada vez más ha bajado la necesidad de alimentación: “Muchas personas están teniendo ‘peguita’. Eso nos tiene contentos porque la gente ya no tiene tantas necesidades como antes”, añade.

Pese a lo anterior, hace presente que “igual da ‘cosita’ porque hay gente que no tiene esa posibilidad, especialmente los adultos mayores que no salen ni siquiera a sus controles médicos por miedo al contagio del coronavirus”.

POBLACIÓN OROMPELLO

Néstor Reyes preside la junta de vecinos de la población Orompello, uno de los sectores habitacionales más tradicionales de Los Ángeles.

Tres días a la semana – lunes, miércoles y viernes – elaboran para sus vecinos unas 60 raciones de alimentos en cada ocasión, especialmente a los adultos mayores, a quienes les entregan su porción directamente en sus domicilios.

El dirigente también reconoce que “el apoyo que estaba recibiendo en un principio la olla común, ha ido disminuyendo”. Así y todo, el dirigente vecinal dice que la intención es continuar con esta labor social, pese a las dificultades, debido a que las necesidades de su comunidad siguen plenamente vigentes.

Por eso, en la sede vecinal de la calle Ruiz Aldea N° 781 (detrás del Centro de Salud Familiar Norte), se pueden recepcionar los aportes.

DE LA OLLA COMÚN A LOS ÚTILES DE ASEO

Cindy Chávez, presidenta de la agrupación Buscando Sonrisas, cuenta que ya no están realizando la olla común que efectuaban los fines de semana en la villa Génesis, sector poniente de Los Ángeles.

Llegaron a proporcionar 140 raciones de alimentos, con pan y ensalada, a las familias de ese sector de la ciudad. Sin embargo, en el último tiempo se dieron cuenta que el requerimiento era menor. “Hacíamos 100 raciones y solo se entregaban 80”, contó.

Debido a esta situación, la agrupación que nació en agosto de 2014, reorientó su labor hacia las personas en situación de calle con la entrega de útiles de aseo.

La ayuda se puede entregar en la calle Fernando Aragón 1940 de la villa Galilea. El teléfono de contacto el + 569 3119 2201. En las redes sociales se les puede ubicar en “Buscando Sonrisas” en Facebook y como “@Buscando.sonrisas.la” en Instagram.

AYUDA A INMIGRANTES

Verena Kulenkamnpff, presidenta de la Fundación Red de Inmigrantes, lamenta que pese a sus esfuerzos, no han tenido aportes para continuar con su labor.

Como si fuera poco, la oficina que funciona por calle San Martín ha sido robada tres veces en el último mes.

Hasta hace un par de meses recibieron 45 raciones de comida gracias al aporte de un ciudadano. De ahí, no hubo más ayuda.

A su juicio, aunque muchas personas han visto mejoradas sus condiciones en las últimas semanas gracias a la ayuda del Gobierno y al retiro del 10% de los fondos previsionales, aún hay un alto número de personas que ha quedado al margen, como los adultos mayores y la población migrante, parte de la cual se encuentra en condición irregular o no tiene documentos de identidad.

La fundación Redin tiene el sitio web www.redinmigrante.org donde se explicitan las acciones realizadas y las formas de colaborar en la campaña “Alimentos la Solidaridad”, incluida la cuenta corriente de una entidad bancaria.

Para ese fin, está la posibilidad de realizar consultas para hacer los aportes a través del número de whatsapp +569 48931993. También se pueden comunicar de manera telefónica al número +569 48918842. Asimismo, está la alternativa de contactarse al correo [email protected]

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
ollas comunesOrganizaciones socialessolidaridad

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes