suscríbete al boletín diario

Noticias

Vecinos de Antuco cuentan el drama que les afecta por invasión de afuerinos en busca de digüeñes

El ingreso a predios privados, la contaminación de los paisajes, y la vulneración de cercos, son parte de las molestias que están sufriendo los vecinos de la zona rural por estos días


 Por Constanza Reyes

Digueñes

Sin importar si los árboles nativos (roble, raulí y coigüe) estaban o no en un predio público, decenas de personas han llegado hasta sectores como Mirrihue, Alto Antuco y Pajal en la comuna cordillerana, con el fin de extraer el preciado fruto, que en al área urbana de la provincia se comercializa a un valor que fluctúa entre los 12 mil y 18 mil pesos el kilo.

Es por ello que el Municipio, en conjunto con Carabineros, desarrolló un operativo para disuadir a los visitantes, que además de ingresar a propiedad privada, generan basura en los hermosos paisajes cordilleranos.

El alcalde de Antuco, Miguel Abuter, señaló que esta medida se tomó “a petición de nuestros vecinos y vecinas, que han visto vulnerada su tranquilidad debido a visitantes especialmente de la ciudad de Los Ángeles en general, que ingresan a propiedades privadas a veces sin pedir permiso, en busca de digüeñes especialmente”.

El edil fue más lejos y aseveró que “esto ha traído como consecuencia que nuestros vecinos y vecinas estén muy intranquilos ya que ven una amenaza, en el sentido de que esta gente ingresa en forma prepotente a estas propiedades sin pedir permiso, como también dejando muchos desechos como basuras, restos de latas de cerveza, bebida y hasta pañales”.

Abuter anunció que para tranquilidad de los habitantes de la comuna seguirán trabajando junto a otras instituciones, para que los visitantes de Antuco respeten a los lugareños.

EL DRAMA DE LOS VECINOS

En conversación con Diario La Tribuna, un habitante del sector Mirrihue, que por motivos de seguridad prefirió no revelar su nombre, relató el drama que afecta a los vecinos del área rural, conocidos entre todos, dijo, por tratarse de una zona pequeña.

“El problema que nos afecta como comuna en este tiempo es más que nada en sectores rurales, Pajal, Mirrihue, Alto Antuco, porque llegan muchas personas de la provincia en busca de los digüeñes, aquí no tenemos problema con eso, pero el tema es que no hay conciencia ni responsabilidad con la naturaleza”.

Esto porque los afuerinos “dejan basura, hasta pañales de guagua botados, destruyen cercos y los árboles más pequeños por sacar los digüeñes. Hace tiempo andaba hasta una micro, la dejaron estacionada y se pusieron a sacarlos”.

Lo que más complica, a juicio del lugareño, es que los más afectados son los adultos mayores quienes viven en el campo, “y ellos casi siempre no dicen nada por temor a represalias, y la gente tiene que estar luego cerrando porque los animalitos se les escapan, y tienen que andar limpiando restos de comida, latas de cerveza, sin contar que no sabemos qué tipo de gente llega”.

Finalmente el vecino agradeció las medidas tomadas con el municipio junto a sus inspectores y a Carabineros, a quienes pidió que los patrullajes sean aún más constantes para evitar en lo sucesivo que esto ocurra.

CONTROLES POLICIALES

Con el fin de brindar una sensación de seguridad hacia los vecinos de la zona cordillerana, ante la verdadera invasión de la que han sido víctimas las últimas semanas, Carabineros colaboró hace algunos días con una serie de controles preventivos, que se efectuaron en conjunto con el Municipio.

El jefe de la tenencia Antuco, oficial Víctor Salort, detalló en conversación con Diario La Tribuna que “realizamos controles vehiculares, cursamos las infracciones correspondientes y verificamos si la gente que ingresaba a los predios causaba daño, de igual forma se conversó con los propietarios de los terrenos”.

El teniente señaló que este tipo de acciones obedecen más bien al rol preventivo de la institución, ya que si bien no está prohibido sacar digüeñes, si es sancionable el ingreso a propiedad privada, ante lo cual procede el ingreso de una denuncia al tribunal correspondiente, situación que no se constató al menos el fin de semana pasado.

“Se cursaron tres infracciones por documentación vencida de los vehículos y porque el conductor no portaba licencia, en el marco de nueve controles vehiculares”, precisó el oficial, quien dio cuenta del resultado del operativo.

Lo anterior se logró al fiscalizar automóviles que estaban estacionados en los accesos de los terrenos que contaban con árboles cargados del producto, explicó Salort.

Cabe mencionar que este miércoles se conversó la situación en la reunión del Consejo de Seguridad comunal, por lo que no se descarta se repitan este tipo de operativos en los sectores donde se ha detectado una mayor presencia de visitas poco gratas.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes