suscríbete al boletín diario

Noticias

Comienzan instalación de emisores de confusión sexual de la polilla del racimo de la vid

Desde el Ministerio de Agricultura llamaron a la comunidad a permitir el ingreso a sus casas a los inspectores del SAG, quienes se encuentran debidamente identificados


 Por Constanza Reyes

fcc10910-6907-422f-b60a-add1150b0f0e

Con el fin de disminuir la reproducción de la Lobesia Botrana, conocida como la polilla del racimo de la vid, este año el Servicio Agrícola y Ganadero –SAG- instalará un 50% más de emisores de confusión sexual, en comparación al año pasado.


La mayoría de los 233.500 dispositivos que se ubicarán en parrones y árboles de sectores urbanos de las comunas, quedarán en cuadrantes de Los Ángeles, Tucapel, Mulchén, Yumbel y Cabrero.

Fue en una vivienda de Avenida Los Ángeles, en el sector norponiente de la capital provincial, donde se realizó este procedimiento, instancia que el Seremi Francisco Lagos, aprovechó para destacar que “el Ministerio de Agricultura, a través del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), está trabajando para controlar y erradicar la Lobesia botrana, que también está presente en las ciudades”.

Por ello, llamó a la comunidad a “apoyar y colaborar con el trabajo que están realizando los funcionarios del SAG, quienes estarán debidamente identificados con sus credenciales, así puedan instalar estos dispositivos evitando que la polilla del racimo de la vid se propague”. 

Por su parte, el Director Regional del SAG indicó que “este año instalaremos 233 mil 500 emisores, un 50% más que el año pasado, en parrones y árboles de zonas urbanas, en una superficie de 467 hectáreas. Estos dispositivos son muy parecidos a un alambre, de color rojo, que emiten una feromona que impide la reproducción de la polilla. Tienen una vida útil de unos 6 meses aproximadamente, no son tóxicos ni provocan problemas a la salud de las personas, ni de animales, ni abejas, ni enemigos naturales y/o insectos benéficos”.

Estos emisores no tienen costo para la ciudadanía y las autoridades del agro solicitaron a los vecinos no sacar, manipular o trasladar el dispositivo a otras zonas y que, además, informen al resto de los integrantes de su familia acerca de la importancia de estas medidas.

La polilla del racimo de la vid o Lobesia botrana, fue detectada por primera vez en nuestro país en la zona de Linderos, Región Metropolitana, en el año 2008. La plaga, originaria de Europa, ataca a los viñedos y su larva provoca un daño directo al alimentarse de los racimos, produciéndose una pudrición y deshidratación de las bayas.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes