suscríbete al boletín diario

Noticias

La historia del productor de tomates que pesan más de un kilo

Agricultor del sector Santa Julia-Buen Truco, en el sector de Los Ángeles, ha logrado tomates gigantes, gracias a un trabajo sistemático y una dedicación permanente por conseguir los mejores resultados.


 Por La Tribuna

Tomaton (2)

Alfredo Fonseca tiene la impronta de quien trabaja la tierra para vivir. De hablar pausado y mirada calma, en sus dedos curtidos de tanto trajín en el huerto parece estar la clave de uno de sus secretos mejor guardados: producir tomates gigantes, algunos de los cuales llegan a pesar más de un kilo.

El hombre llegó hace poco menos de dos años al sector Santa Julia-Buen Truco, al sur de la ciudad de Los Ángeles. Luego de haber trabajado en los campos de la zona de Angol, también en los tomates, decidió intentarlo en una parcela de su propiedad. Inmediatamente se puso manos a la obra y ya en la primera siembra, sus tomates lograron un peso bastante respetable: cerca de 700 gramos la unidad. Nada mal para ser su estreno en sociedad con su primera producción.

Pero este año consiguió resultados que ni siquiera él imaginó. En las más de 2 mil 500 matas que plantó para la actual temporada, ha conseguido ejemplares de más de un kilo aunque, en promedio, fluctúen entre los 800 y 900 gramos del mejor y más aromático tomate de la variedad Golderg.

Eso sí, tiene grandes rivales a vencer. No son otros pequeños productores como él, sino que se trata de las enfermedades como el tizón y la cuncunilla que afectan al producto en sí mismo, que los deforman, que les hacen perder su sabor.

Por lo mismo, cuenta que se esmera en poner en práctica todos sus conocimientos para aplicar los pesticidas en la cantidad justa y precisa, de tal forma que no afecte a los primores que emergen de sus plantas.

A este trabajo de control de plagas y malezas, suma la dedicación por cada tomate. Porque para sostener tomates de semejante peso, debe formar un entramado de cables acerados por el perímetro de cada planta, de tal forma que pueden sostener a huéspedes que bordean el kilo de peso.

Una vez que están maduros, los comercializa. En un vehículo, los ofrece a almacenes y minimarket a lo largo y ancho de Los Ángeles. A mil pesos los 3 kilos, más o menos. Le va bien, no se queja. Prefieren su producción por el tamaño y también porque son tomates con un aroma muy intenso, el cual añoran muchos que deben conformarse con un producto anodino, sin sabor ni sustancia.

Alfredo Fonseca se muestra orgulloso de los resultados. Por eso mismo, se acercó a las oficinas de Diario La Tribuna para dar a conocer sus tomates gigantes y contar parte de sus secretos, no todos, pero sí los más importantes. De la dedicación que le pone en una actividad que ha desarrollado por años.

Cuenta que parte del secreto está en la calidad de la tierra de su parcela. También en que las plantas tienen buen riego, lo que le permite asegurar buenos resultados. Pero también en su preocupación por cada uno de los detalles, los mismos que se inician en octubre cuando llegan las primeras matitas de tomate que después conformarán su pequeño vergel.

Por cualquier dato y consulta sobre sus tomates gigantes, los interesados lo pueden contar al teléfono 9-77402540. Ahí se hará un tiempo mientras cuida su huerta o mientras comercializa su producción para responder su llamada.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
campesinoproductor localtomatestomates gigantes

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes