suscríbete al boletín diario

Noticias

Prevención del suicidio de la persona mayor


 Por La Tribuna

Elizabeth Miranda Fuentealba
Académica de la carrera de Enfermería UST Los Ángeles

Según un informe epidemiológico, 2005-2009 las tasas de suicidio vieron un aumento exponencial en América Latina y el Caribe. En Chile la tasa de mortalidad por suicidio al 2010 es del 14,2% en las personas de 65 años a más y la región con la tasa más alta es la del Bío-Bío con un 22,4%.

Actualmente existe a nivel ministerial el Programa Nacional del adulto mayor enfocado en la atención primaria de salud con estrategias de promoción y prevención en salud. EMPAM EFAM es el instrumento utilizado en la atención de personas mayores, a través de él se logra realizar valoración geriátrica integral, piedra angular en la atención de las personas de este grupo etario, y se valora desde la perspectiva clínica, funcional, cognitiva afectiva y social.

Enfatizando en los factores de riesgo, en un artículo de la revista The Nursing Practitioner, titulado Assessing suicide risk in older adults, es importante destacar que: las personas que comenten actos suicidas no siempre están diagnosticados previamente con depresión o algún trastorno de ánimo, ya que las personas mayores no siempre manifiestan los signos y síntomas clásicos de depresión, algunas veces las condiciones anímicas se ven condicionadas a problemas clínicos como por ejemplo hipotiroidismo, trastornos de sueño, factores del entorno social, soledad, aislamiento y las limitaciones físicas funcionales. En esta línea, las personas mayores de sexo masculino son los que presentan mayor número de intentos y suicidios respecto a las mujeres, culturalmente los hombres no expresan sus sentimientos, problemas y necesidades de salud y/o afectivas, lo que dificulta la pesquisa precoz del problema.

Dicho esto, aunque nuestra sociedad, tiene una visión negativa del envejecimiento, existen luces de que esta percepción está cambiando. Las personas mayores se están organizando, los hombres se visualizan en agrupaciones, lo cual es positivo para nuestra sociedad que construimos entre todos.

De esta forma es que se logra aportar en la prevención de esta problemática creciente: el trabajo en competencias personales, enseñar desde pequeños que el ser mayor no es negativo, crear conciencia que la salud mental es una temática de salud transversal y fomentar el estilo de vida saludable (físico, emocional afectivo y social). Asimismo, como sociedad, estar atentos a lo que sucede a nuestro alrededor, las personas mayores deben considerar la asistencia a sus controles en atención primaria, consultar con el equipo de salud a tiempo cuando se sienten afligidos, angustiados y desmotivados, pertenecer a grupos afines, no desconectarse de la vida familiar y social, explorar en áreas que, en la juventud por motivos de trabajo, crianza y compromiso, no tuvieron tiempo. Pero ahora sí es tiempo, tómense el tiempo de disfrutar SU vida. 

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
persona mayorPrograma nacional del adulto mayorsuicidio

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes