martes 15 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Braseros y riesgos adicionales

Las intoxicaciones por monóxido de carbono aumentan en época de invierno.


 Por Claudia Robles

INCENDIO DUQUECO (3)

Las intoxicaciones por monóxido de carbono aumentan en época de invierno. El peligro no sólo está por la exposición a un brasero mal encendido, sino por la exposición a otros elementos que liberan este gas, entre estufas y calefones. El monóxido de carbono es un gas tóxico, incoloro, inodoro, no irritante y que resulta de la combustión incompleta de productos carbonados.

Las intoxicaciones por monóxido de carbono aumentan en época de invierno. El peligro no sólo está por la exposición a un brasero mal encendido, sino por la exposición a otros elementos que liberan este gas, entre estufas y calefones. El monóxido de carbono es un gas tóxico, incoloro, inodoro, no irritante y que resulta de la combustión incompleta de productos carbonados.

En el caso de los braseros, el comandante de Bomberos Raúl Márquez comentó “el carbón se usa como medio de calefacción y el riesgo de braseros radica en un componente adicional al tratarse de una combustión abierta que requiere de oxígeno pero al mismo tiempo el brasero genera gases”, entre ellos el monóxido de carbono.

Añadió que se trata de un gas sumamente riesgoso, capaz de  provocar intoxicación química en la sangre que contiene hemoglobina, “Una de las funciones de la hemoglobina es capturar el oxígeno para purificar nuestro organismo. Sin embargo, si se encuentra frente a una partícula de oxígeno o una partícula de mónoxido de carbono, ésta hemoglobina en forma traicionera, prefiere capturar al monóxido de carbono antes que al oxígeno, derivando en un riesgo adicional con el uso de los braseros producto de estas circunstancias”.

En el caso de los braseros, el comandante de Bomberos Raúl Márquez comentó “el carbón se usa como medio de calefacción y el riesgo de braseros radica en un componente adicional al tratarse de una combustión abierta que requiere de oxígeno pero al mismo tiempo el brasero genera gases”, entre ellos el monóxido de carbono.

Añadió que se trata de un gas sumamente riesgoso, capaz de  provocar intoxicación química en la sangre que contiene hemoglobina, “Una de las funciones de la hemoglobina es capturar el oxígeno para purificar nuestro organismo. Sin embargo, si se encuentra frente a una partícula de oxígeno o una partícula de mónoxido de carbono, ésta hemoglobina en forma traicionera, prefiere capturar al monóxido de carbono antes que al oxígeno, derivando en un riesgo adicional con el uso de los braseros producto de estas circunstancias”.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes