lee nuestra edición impresa

Noticias

Alcalde de Quilaco preocupado por la inminente llegada de la plaga de langostas

Fredy Barrueto acusa que aún no han recibido ayuda de las autoridades, considerando que ya se debiese haber fumigado.


 Por La Tribuna

28-11-2018_18-39-081__6.1

La plaga de langostas de tierra ha afectado por mucho tiempo a algunas comunidades de Quilaco y es que es prácticamente un problema sin solución. Pero a poco de que aparezca nuevamente esta plaga, aún no hay ayuda de las autoridades regionales para la fumigación.

El alcalde de Quilaco, Fredy Barrueto, explicó que "cuando asumen las nuevas autoridades, les hice saber de inmediato la problemática que teníamos en Loncopangue con todas las entidades que son responsables, partiendo por la gobernación que los invité a una reunión, estuvo Indap, SAG. Hice todos los contacto en Santiago, donde estuvimos viendo y analizando el producto que se aplicó la última vez por la plaga, lo cual tengo entendido que allá se tomaron algunas medidas y mandaron a hacer otro producto".

Pese a ello, el tiempo pasa y aún se ha visto nada con alguna respuesta en relación a la aplicación de algún tipo de veneno.

"Ya no se dio el tiempo, porque una vez que la caparazón de la langosta está firme, el producto no hace efecto", dijo la máxima autoridad de la comuna.

En cuanto a la aparición de este insecto, sostuvo que "ahora se retrasó un poco por el tema de las lluvias, pero en un año normal empieza a aparecer a mediados de octubre o noviembre".

En ese sentido, los lugares afectados son Loncopangue, San Ramón, Quilapalo, entre otros.

Igualmente, Barrueto aseveró que "el daño de la langosta es terrible, si tienen una siembra, la cortan todo, se comen todo, se comen hasta la zarzamora. Arrasa, se comen el pasto y la problemática que arrastra al otro año va a ser mayor, porque si no hay pasto la gente no alcanza a guardar forraje. Los animales se ven afectados y es un tremendo problema que tendremos que afrontar el 2019".

Por lo mismo, explicó que todo traerá consecuencias en la agricultura y ganadería.

A su vez, dijo que "ayer (martes) conversamos de este tema con el gobernador, el sábado habíamos estado en Loncopangue en una reunión y estamos todos preocupados por el tema. Yo traté de hacer algo de inmediato para poder ver las medidas, que fueran tomadas en cuenta en esta primavera, no nos viéramos afectados y al mismo tiempo economizáramos dinero, porque la última vez, por decir algo, gastamos 25 millones de pesos en fumigar Loncopangue y San Ramón y si ahora fumigamos más va a ser más caro, además que a eso habría que sumarle lo que significa el forraje para darle a nuestros ganaderos".

Igualmente, aseveró que lo que falta ahora es una respuesta de las autoridades "yo estuve en Santiago, hablé con el ministro me fui paso a paso, me salté a nadie y es por eso que ahí se adelantaron, según tengo entendido con hacer un producto que ataca directamente a la langosta".

SE AGOTA EL TIEMPO

Más allá de todo el problema que existe, es que poco y nada queda de tiempo para poder hacer algo. El alcalde Barrueto, expresó que "normalmente se hace a mediados de noviembre y estamos a fines del mes, o sea hay unos plazos que son precisos para fumigar y es antes que la langosta empiece a volar. Tiene que ser antes que su 'cascara' esté dura, porque, sino es perder líquido, porque no le hace efecto".

Por último, aseveró que esos dineros son canalizados a través de Indap, por lo que es este servicio con el que han estado trabajando.

LANGOSTA DE TIERRA

Conocidos popularmente como langostas, tucuras, saltamontes o chapulines, son una familia de insectos ortópteros caracterizados por su gran facilidad para migrar de un sitio a otro y, en determinadas circunstancias, reproducirse muy rápidamente llegando a formar devastadoras plagas capaces de acabar con la vegetación de grandes extensiones de terreno.

Generalmente no vuelan mucho a pesar de que disponen de alas. Sólo cuando se juntan grandes grupos de individuos de la misma especie liberan las feromonas apropiadas para activar la conducta migratoria y un crecimiento mayor de las alas y de esa manera poder dispersarse por otros territorios, evitando la competencia intraespecífica por el alimento.

En noviembre del 2015, un reportaje de la BBC comentaba que la Universidad de Bath, con la colaboración de investigadores de las Universidades de Manchester y Warwick en Reino Unido y de la Universidad de Adelaida, en Australia, analizaron el movimiento de grupos de diferentes tamaños de estos insectos y desarrollaron un modelo matemático que imita el comportamiento colectivo de las langostas.

Así, descubrieron que mientras más langostas hay, más estable es el enjambre.

“Entender cómo se forman los enjambres y qué puede hacerse para desarmarlos puede ser una herramienta crucial en la lucha contra estas plagas, responsables de hambrunas y colosales pérdidas económicas, argumentan los investigadores”, explicaban.

Por lo mismo, cuando no hay comida, estos insectos se juntan y pasan de ser solitarios a comportarse como grupo y ser agresivos.

Así, marchan juntas, comen, se multiplican y llegan a ser una plaga.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
AlcaldeFredy BarruetoLa TribunaLangostasQuilaco

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes