lee nuestro papel digital

Medio Ambiente

Los secretos del géiser más alto del mundo

En el Parque Nacional de Yellowstone, que abarca tres estados de EE.UU., se encuentra el géiser Steamboat, que lanza de manera impredecible y esporádica un surtidor de vapor y agua hirviendo que supera los 90 metros de altura. Se trata de las erupciones de un géiser activo más altas del planeta.


 Por Agencia EFE

Los secretos del géiser más alto del mundo
Fase de vapor de Steamboat Geyser y guardaparques. Foto: National Park Service, Yellowstone.

“Cuando el géiser Steamboat entra en erupción, los minerales disueltos en su aerosol pueden dañar el vidrio y la pintura de su vehículo”,  advierte un aviso del Servicio de Parques Nacionales  estadounidense (SPN), dirigido a los visitantes del Parque Nacional de Yellowstone (PNdY)

Un géiser es una abertura de origen volcánico en la corteza terrestre que expulsa periódicamente y con gran fuerza, unas grandes columnas de agua hirviendo y vapor caliente, procedentes de depósitos o pozos subterráneos, a los cuales se halla conectado por medio de unos conductos naturales.

El géiser Steamboat (Steamboat Geyser), considerado el géiser activo más alto del mundo y también uno de los más potentes, es capaz de lanzar agua y vapor a más de 90 metros de altura. 

Esta imponente fuente hidrotermal, que se sitúa en el PNdY (Wyoming, Idaho y Montana, en EE.UU) y alberga cerca de la  mitad de  los géiseres de nuestro planeta, siempre ha llamado la atención de los científicos, que aprovechan cada una de sus esporádicas erupciones para investigarlo a fondo.

Esta maravilla geológica puede entrar en erupción varias veces en menos de dos meses, como sucedió en 2018, pero también puede permanecer en “relativo silencio” durante años e incluso décadas, sin presentar demasiada actividad.

Cuando el géiser Steamboat comenzó a erupcionar nuevamente en 2018 en Yellowstone (www.nps.gov/yell), planteó a los investigadores de Universidad de Utah, UdU, (www.utah.edu) algunas preguntas científicas, como ¿por qué es tan alto? ¿por qué ha vuelto a entrar en erupción? y ¿qué podemos aprender ahora antes de que vuelva a quedarse en silencio…?.

La UdU viene estudiando la geología y la sismología de Yellowstone y sus características únicas desde hace décadas, por lo que los científicos de esta universidad estaban listos para aprovechar la oportunidad de obtener una nueva visión del funcionamiento del Steamboat Geyser.

LAS PROFUNDIDADES DEL STEAMBOAT

Esa oportunidad llegó con las erupciones que comenzaron en 2018, cuando los científicos de la UdU obtuvieron un gran volumen de datos e imágenes sobre “las profundidades del géiser más alto del mundo”, que analizaron durante los años siguientes, hasta desentrañar la estructura de sus tuberías hidrotermales subterráneas con una precisión sin precedentes.

“Realmente no sabemos qué factores controlan que un géiser entre en erupción, ya sea regularmente, como ‘Old Faithful’ (un famoso géiser de Yellowstone que lanza agua cada unos 90 minutos a alturas de entre 55 y 75 metros), o de manera irregular, como Steamboat”, explica Fan-Chi Lin, profesor asociado del Departamento de Geología y Geofísica de la UdU.

“Es probable que la estructura de tuberías hidrotermales (conductos del subsuelo que conectan a un géiser con su fuente) controlen las características de sus erupciones, y esta es la primera vez que pudimos obtener imágenes de esa estructura subterránea a más de 100 metros de profundidad”, destaca este investigador. 

Señala que se han registrado algunas erupciones del Steamboat, que alcanzaron los 110 metros de altura, “lo suficientemente altas como para salpicar la parte superior de la Estatua de la Libertad”.

A diferencia de su famoso primo ‘Old Faithful’, Steamboat solo ha tenido tres períodos de actividad sostenida que han sido registrado: uno en la década de 1960, uno en la década de 1980 y uno que comenzó en 2018 y continúa actualmente, en una fase más activa que las precedentes, según la UdU.

“Observar una gran erupción del Steamboat es sorprendente, sobre todo por el sonido. Puedes sentir el estruendo. Suena como un motor a reacción. Sabía que era el géiser activo más alto del mundo, pero verlo en gran erupción me impactó”, recuerda  Jamie Farrell, profesor asistente de investigación de las Estaciones Sismográficas de la UdU.

EL RETORNO DE LAS ERUPCIONES

En los veranos de 2018 y 2019, los investigadores desplegaron 50 sismómetros portátiles (cada uno del tamaño de una pelota de fútbol) alrededor de Steamboat, para registrar los distintos eventos sísmicos relacionados con las erupciones del géiser.

Así lograron construir una imagen tridimensional del subsuelo, que los expertos de la UdU consideran equivalente a hacer una tomografía computarizada del interior de un cuerpo humano.

Estos instrumentos, que midan la fuerza de las oscilaciones y sacudidas de la tierra, registraron el burbujeo dentro de la columna de agua sobrecalentada del géiser) durante una serie de erupciones importantes.

Los resultados mostraron que los canales subterráneos y las fisuras que componen el Steamboat Geyser se extienden al menos hasta 140 metros de profundidad, casi el doble que “las tuberías hidrotermales” de Old Faithful, que llegan a unos 80 metros de profundidad.

Sin embargo, la investigación no ha podido encontrar la conexión del Steamboat Geyser con una piscina natural cercana, llamada Cistern Spring, la cual se drena de modo gradual y natural, cada vez que el géiser experimenta una erupción potente.

En las 24 horas posteriores a la erupción del Steamboat, se vacía Cistern Spring, situada a unos cien metros de distancia, tras los cual comienza a rellenarse una vez más y recuperar su nivel normal de agua en unos pocos días, según el Servicio Geológico de Estados Unidos, USGS (www.usgs.gov).

Esta relación entre las erupciones del géiser y el drenaje de la piscina, es un patrón que ha persistido desde la década de 1960 y aún continúa, según esta misma fuente.

Aunque el estudio de la UdU no ha encontrado en los primeros 140 metros del subsuelo un gran conducto que conecte abiertamente el géiser y la piscina, ambas formaciones geológicas podrían estar conectados mediante pequeñas fracturas o poros en la roca que no se detectan con los sismómetros, según esta universidad.

Este estudio es solo el comienzo de la comprensión de cómo funciona el Steamboat. Ahora se tiene una base sobre cómo se refleja su actividad eruptiva en los sismómetros, lo que permitirá distinguir los periodos activos de los inactivos, y predecir cuando pueden comenzar unas y otras fases, según los investigadores.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
ErupciónGéisermineralesUtahvolcánicoYellowstone
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes