lee nuestro papel digital

Identidad

Angelinos se reinventan: Casas de pymes y la nueva forma de vender

A través de sucursales físicas, emprendimientos se suman para ofrecer sus productos en un mismo lugar.


 Por Sofía Meier

casalynch

Una nueva tendencia que llega a la ciudad es la “Casa Pyme”, un fenómeno comercial que refiere a la apertura de una sucursal física conjunta, donde emprendimientos de todos los tipos comparten un mismo espacio para comercializar sus productos. Las ventajas comerciales que reciben las pequeñas empresas, son por ejemplo, la entrega de boletas y la publicidad a través de redes sociales. Este tipo de negocios desea ser una nueva versión de  “tienda de regalos”, incorporando diferentes rubros que pueden ser comprados en un mismo recibo.

El método de funcionamiento es simple, el arriendo del lugar se comparte en base a cuotas por cada emprendimiento presente. El pagar este monto, garantiza un espacio en la sucursal física; por lo que, al momento de recibir al público en la sucursal,  pueden recorrer el lugar y conocer a los diferentes emprendimientos presentes. 

A NIVEL LOCAL

Los Ángeles también se vio influenciada por la llegada de este nuevo método de compra. La feria de emprendedores queda atrás, para convertirse en un punto permanente de compra y venta de productos al igual que una clásica tienda de retail: Muchos productos en un mismo espacio, que puedes comprar en una misma boleta. Uno de los ejemplos pioneros dentro de la capital de la provincia es Casa Lynch, que actualmente cuenta con dos sucursales en Los Ángeles: Una cercana a Plaza Pinto y otra ubicada en el Centro Español. Tal fue el éxito de esta empresa, que lograron establecer una tercera sucursal en otra región, específicamente en Viña del Mar. 

Una de las emprendedoras presentes en una de las sucursales es Florencia Alarcón, quien tiene un espacio para vender sus creaciones de mostacillas (@fajotienda en Instagram) en la Casa de Emprendimientos. Cuenta que “ser parte de esta casa es como una pequeña familia, vas viendo quienes parten desde cero, como también tu crecimiento personal, además del reconocimiento y la calidad de los productos”.

Florencia cuenta también, que este tipo de casas ayuda a aumentar las ventas, tanto por el espacio físico como por la difusión que la empresa entrega a través de redes sociales. Una realidad muy diferente, que “garantiza mucho más alcance que una publicidad propia pagada en redes por un tiempo determinado”. Otra de las ventajas que Alarcón observa dentro del punto físico, es que el cliente puede ver directamente el producto: “Puede probarse, ya que al sólo verlos a través de una pantalla, no es lo mismo. Da un plus de interacción que hace que te reconozcan, tanto por la buena atención como por la amabilidad”. Florencia concluye además, la importancia de ayudar a los emprendimientos. Que si bien tienen un costo más alto en los productos, “no hay nada mejor que el trabajo personalizado de un artesano”. 

LA OTRA CARA DE LA MONEDA

A las palabras se sumó Tamara Palomera, quien emprende a través de @pewunkumun en Instagram y quiso sumarse a esta modalidad de casas de emprendimientos. Actualmente cuenta con dos puntos físicos, Casa Lynch y Casa Club Pymes, este último ubicado en Villa Parque Norte en la ciudad de Los Ángeles. Su emprendimiento nace “en base a una pausa de la rutina, en búsqueda de una alimentación saludable, comienza a comprar frutos secos, su nombre significa “brote de sabiduría””. Cuenta Tamara también, que sus colegas del trabajo insistían en probar sus creaciones, es entonces que toma la decisión de abrir su emprendimiento.

Cuenta además, que con la llegada del Covid, sus ventas se redujeron, y que “es ahí cuando llegan las casas pymes, abriendo una gran puerta para poder continuar con nuestros emprendimientos”. Agrega también, que la mayoría de las pymes presentes en Casa Club Pymes son mujeres trabajadoras, que deciden complementar su vida laboral con pequeños negocios. 

“Las casas pymes tuvieron una gran demanda, en un solo lugar puedes encontrar todos los regalos, a veces necesitabas varias cosas y con los permisos en cuarentena era complicado. Estas casas facilitaban eso. Había que pedir sólo un papel y entrabas a estas casas y encontrabas todo lo que necesitabas” cuenta Tamara. Menciona además, que la demanda ha reducido con la vuelta a la presencialidad; los precios aumentaron y al ver tantas pequeñas empresas “se marea y sólo ve los primeros emprendimientos”. Pese a la reducción de las ventas, Tamara concluye sus palabras haciendo una invitación a sumarse a estas casas de pymes, “ya que sigue siendo una muy buena instancia para hacerse conocido, para crecer y para conocer a otros emprendedores”


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
Casa LynchCasas de emprendimientostiendas de regalos
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes