lee nuestro papel digital

Equidad de Género

Mercedes Rivera, auxiliar de servicio: “Esto fue lo mejor para mi vida”

Mercedes Rivera González, auxiliar de servicio del Programa Nacional de Alimentación Complementaria (PNAC) del Cesfam Entre Ríos se acogió a retiro de la institución. Su historia en Mujeres de Impacto.


 Por Claudia Fuentes

IMG_3432

Mercedes Rivera González, auxiliar de servicio del Programa Nacional de Alimentación Complementaria (PNAC) del Cesfam Entre Ríos, tuvo su primera experiencia laboral en la lavandería del consultorio central, en avenida Ricardo Vicuña, a mediados de la década de 1980.

“Empecé trabajando por el plan de expansión, que fueron dos añitos. Eso fue en 1986. Luego, en enero de 1988, me inicié como auxiliar de servicio en el PNAC”, actividad que desarrolló en el Cesfam Norte durante unos 8 años para luego pasar al Cesfam Sur “Dr. Pablo Murúa Barbenza”. En Pallihue permaneció hasta 2017, cuando se trasladó al recién inaugurado Cesfam Entre Ríos.

“Como soy yo, como trabajadora, con todos mis jefes me he llevado excelentemente bien, siempre, y por eso pienso que estoy todavía trabajando en el servicio. Esto fue lo mejor para mi vida, imagínese que yo no tenía idea de la parte de leche y fue una nutricionista la que se me acercó y me dijo si quería participar en esta área. Yo tenía miedo, pero gracias a Dios lo logré y aquí estoy”.

Considera que es “muy bonito” laborar en esta sección, con todos los usuarios, con todas las personas mayores, ya que este servicio es esencial para ellos. “Pienso que echaré de menos a mis colegas, llegar todos los días a las 7 y media de la mañana. A lo mejor me sentiré bien los 2 primeros meses, pero creo que luego echaré de menos”, anticipa.

Eran varias las actividades que desarrollaba en la “entrega de leche”. Recibir pedidos de alimentos, distribuir los productos al público y efectuar la estadística periódicamente estaban dentro de las principales, siempre con el apoyo de la nutricionista Susana Ríos, encargada de esta área en el Cesfam y a la que extrañará especialmente.

A quienes quedan en su puesto les aconseja, con tono de sincera humildad, ser “cariñosos y atentos con la gente, hacer sus funciones correctamente, tal como era yo. Así nadie echará de menos mi ausencia”.

Además de reposar un par de meses, lo primero que ocupará su agenda de prioridades una vez iniciada su nueva etapa de descanso será arreglar su jardín, “porque me gusta tener el jardín bonito en mi casa”.

Mercedes es felizmente casada, hace 33 años. Contrajo matrimonio mientras se desempeñaba en el Cesfam Norte y de esa unión nacieron 2 hijos, un hombre y una mujer. Al mayor, quien vive lejos de Los Ángeles, pretende ir a visitarlo con mayor frecuencia ahora que dispondrá de más tiempo libre. 

Revisa su historia completa acá:


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
Dirección Comunal de Saludequidad de géneroHistoria en SaludLos Ángelesmujeres de impacto
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes