lee nuestro papel digital

Equidad de Género

Ley Adriana: ¿En qué consiste el proyecto que busca poner fin a la violencia obstétrica?

La Comisión de Mujer y Equidad de Género tiene plazo hasta hoy para analizar el texto en general y en particular. Por acuerdo de la Sala, una vez despachado el proyecto será estudiado por la Comisión de Salud.


 Por Camila Celis

pexels-daniel-reche-1556669

Ya se encuentra en segundo trámite constitucional el proyecto de ley que establece derechos en el ámbito de la gestación, preparto, parto, postparto, aborto, salud ginecológica y sexual, y sanciona la violencia gineco-obstétrica.

La iniciativa conocida como Ley Adriana, busca erradicar la violencia gineco-obstétrica y pretende regular, garantizar y promover los derechos de la mujer o persona gestante, del recién nacido y acompañante significativo.

Asimismo, avanza en garantizar estos derechos en torno a la salud ginecológica, sexual y reproductiva.

PRINCIPIOS DEL PROYECTO DE LEY ADRIANA

Son cuatro los principios fundamentales que contempla el proyecto de Ley Adriana: El Principio de Dignidad en el Trato; el Principio de la Autonomía de la Mujer; el Principio de Privacidad y Confidencialidad; y el Principio de Multiculturalidad.

Asimismo, entre sus contenidos, se establecen los hechos constitutivos de violencia gineco-obstétrica, los derechos de las mujeres en relación en la gestación, pre-parto, parto, post-parto y aborto; los derechos de las personas recién nacidas; los derechos del padre, la madre, recién nacido, pareja y/o acompañante significativo de la mujer; la prevención y educación; y la responsabilidad médica y los procedimientos de reclamación.

Otros aspectos relevantes que considera son la interculturalidad, interpretación de los derechos humanos y transparencia.

¿CÓMO SURGIÓ?

El nombre de la iniciativa deriva del caso de Adriana Palacios, una joven que en 2017 sufrió malos tratos y negligencias durante una consulta obstétrica en un centro de salud en Iquique, región de Tarapacá. Producto de esto, su hija Trinidad falleció.

Le habían dicho que tenía 39 semanas, sin embargo, eran más de 40 semanas. Tomó sus cosas y en compañía de su madre llegaron hasta el recinto asistencial para pedir ayuda y poder dar a luz. Desde ese momento, las cosas no salieron como esperaba.

Según contó la joven en ese entonces, sus fuertes dolores de parto fueron invisibilizados y la tildaron de exagerada.

¿LEY ADRIANA O LEY DOMINGA?

A diferencia del proyecto de Ley Adriana -que exige el parto respetado sea para todas las mujeres de Chile y terminar con la violencia obstétrica- la Ley Dominga, que fue promulgada en septiembre de 2021, establece todas las instituciones de salud privadas o públicas, cuenten con un protocolo de acompañamiento físico y psicológico para las mujeres que enfrentan un duelo perinatal. Es decir, mujeres que perdieron a su bebé en gestación.

Según cifras del Observatorio de Violencia Obstétrica (OVO Chile), el 56,4% de las mujeres ha sido criticada o reprimida por expresar dolor y emociones al momento del parto y que más de la mitad de las chilenas ha sufrido violencia obstétrica.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la violencia obstétrica es ejercida por profesionales de la salud hacia las mujeres embarazadas, en labor de parto y el puerperio.

Es una violencia de género que está normalizada y que es transversal al estrato socioeconómico. Sin embargo, esta agresión psicológica y física durante la atención de la gestación, preparto, parto, postparto, se da más en mujeres con menos educación, en pobreza multidimensional, mujeres rurales y zonas alejadas.

La Comisión de Mujer y Equidad de Género tiene plazo hasta hoy para analizar el texto en general y en particular. Por acuerdo de la Sala, una vez despachado el proyecto será estudiado por la Comisión de Salud.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
Ley AdrianaLey Domingaviolencia obstétrica
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes