lee nuestro papel digital

Equidad de Género

Salud y autocuidado: Otra brecha que deben enfrentar las mujeres chilenas

Desigualdad, falta de acceso a beneficios básicos y sobrecarga de actividades fueron algunos de los temas explicados por la fonoaudióloga, consejera en lactancia y presidenta del directorio de Fundación Sirona, Josefa Molina.


 Por Camila Celis

pexels-tiana-1083981

Autocuidado y salud con perspectiva de género fue el tema tratado en un nuevo capítulo de Empoderadas.

La fonoaudióloga, consejera en lactancia y presidenta del directorio de Fundación Sirona, Josefa Molina, explicó las brechas que existen en el acceso que tienen las mujeres a la salud integral y el autocuidado.

Comenzó destacando que “una mujer con una buena salud va a construir una comunidad mucho más saludable y junto con eso una mejor sociedad. Fundación Sirona nace de un grupo de mujeres profesionales de la salud, que la ejercemos desde el sistema público y que vemos las brechas y diferencias de género. Trabajamos en acciones que vayan mermando y que mejora la salud desde otros espacios. Cambiar el sistema es demasiado difícil, pero si generar acciones en sectores que son muy vulnerables, por ejemplo, en mujeres que viven en campamentos, mujeres que no tienen acceso a información, mujeres privadas de libertad, niñas o adolescentes que viven en residencias, entre otras. Hay un segmento de la población que no tiene acceso a casi nada”.

Respecto a las brechas que existen en la sociedad actual, la profesional explicó que “la salud de la mujer no está en las mismas condiciones que el resto de la población, porque la mujer además tiene una sobrecarga extra. Además de cumplir un rol de trabajadora tiene que cumplir un rol muy importante en la crianza porque hoy en día no se cría en comunidad. Su salud se ve mermada en este proceso de la maternidad. Hay situaciones en las que solo se ven afectadas las mujeres. Hubo muchos cambios pero aún falta mucho. Falta acceso a mamografías, que sea más fácil ir a hacerse el PAP, que reciba información y la entienda, falta cultura desde la prevención, y entender que la mujer necesita espacios de autocuidado. Hablar de una salud con perspectiva de género es pensar en la violencia que sufre la mujer de manera sistemática y que afecta directamente su salud”.

AVANCES

En relación a los cambios y avances en políticas públicas para mejorar la salud en las mujeres, Molina indicó que “hay una intención, pero falta mucho. Hay una preocupación por entregar recursos a las mujeres pero que quizás no están siendo bien utilizados porque falta educación, pero si hay una buena intención. Aún hay lugares donde las mujeres no tienen acceso a partos respetados. Por ejemplo, todavía hay mujeres que no tienen acceso a anestesia, y eso es algo muy específico en temas de maternidad, tampoco es posible que una mujer acceda a un tratamiento de fertilidad en nuestro país, que reciban acompañamiento, no hay grupos de apoyo ni acceso fácil a salud mental, entre otras cosas”.

Junto con ello, agregó que “los profesionales aconsejan cosas como el ejercicio, pero ¿a qué hora una mujer que tiene hijos puede hacer ejercicio?, ¿Dónde los dejaría?, y en el caso que tenga donde dejarlos el juicio social es mucho porque la presionan. Aconsejan también la alimentación saludable, y ojalá todos pudiéramos acceder a eso. Pero ¿qué recursos tiene esa mujer para acceder a alimentación saludable?, ¿qué herramientas nutricionales?, ¿cuánto tiempo tiene? Todas esas cosas son muy buenos consejos, pero hay que saber en qué contexto es posible llevarlo a cabo. Es mucha la carga que tienen todas las mujeres, y además le sumamos que deben hacerse exámenes preventivos. Tienen que hacerse el PAP una vez al año, una mamografía, control de la fertilidad con anticonceptivos porque para algunos todavía no es socialmente válido que los hombres se hagan una vasectomía o utilicen preservativo. La mujer además tiene que consumir hormonas para que la familia no siga creciendo y empobreciéndose, porque un hijo más es otro gasto”.

A modo de llamado, la fonoaudióloga expresó que “más allá de agobiarse por las carencias que tiene el sistema, es necesario entender que esto es un problema social. A todas las personas debería preocuparles el cuidado de las mujeres, porque son las que sostienen a la familia. Hay que tomar conciencia y saber que la crianza es compartida”.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes