lee nuestro papel digital

Educación

Estudiantes y las agresiones en el aula: Un tema abordado por profesionales de la salud mental

La pandemia y el confinamiento fueron etapas con gran impacto psicológico para las personas, algo frente a lo que ni niños ni adolescentes estaban del todo preparados y se reflejó en el primer retorno presencial a clases en Biobío.


 Por Nicolás Muñoz

Unhappy LGBT+ with social bully
Foto de contexto.

El inicio del periodo escolar 2022 se caracterizó por ser el retorno a clases presenciales luego de dos años de enseñanza en línea producto del encierro que gatilló la pandemia de coronavirus. No obstante, el ansiado retorno a las aulas se vio opacado dentro de la provincia de Biobío a raíz de distintos hechos de violencia entre estudiantes que levantaron preocupación tanto en apoderados como en profesores de los respectivos establecimientos afectados.

De acuerdo a los registros de diario La Tribuna, durante las primeras semanas de clases durante 2022 se notificaron agresiones en la Escuela Andrés Alcázar de Laja, en las afueras del Liceo Cardenal Antonio Samoré de Santa Bárbara, en el Liceo Bicentenario Politécnico Monte Águila de Cabrero, en el Liceo Bicentenario de Excelencia Nuevo Mundo de Mulchén, y en el Colegio Santo Tomás de Aquino de Los Ángeles.

En el caso de las agresiones registradas en Mulchén, repercutieron a tal nivel que el comisario de la Segunda Comisaría de Carabineros de la comuna, mayor Christian Morales, presidió una reunión de trabajo con los directores de los establecimientos educacionales locales. Instancia que permitió, posteriormente, implementar medidas de prevención de hechos de violencia.

Contrario a lo que fue la tónica durante el retorno a clases presenciales, este año no se han registrado o, más bien, difundido nuevos hechos de violencia. Cabe destacar que la mayoría de las situaciones que alarmaron a los apoderados fueron dadas a conocer porque los mismos estudiantes subían los registros audiovisuales de las agresiones a sus redes sociales.

APRECIACIONES DE UNA EXPERTA

Entrando en el periodo escolar 2023 diario La Tribuna tomó contacto con Carola Chávez, psicóloga de adolescentes y adultos, con experiencia en intervención en infancia vulnerada, en el área pública y privada, para conocer desde su visión profesional las causas que pueden haber detonado la violencia entre pares en los establecimientos de la provincia, y a su vez conocer recomendaciones para apoderados que puedan sospechar de que su pupilo esté siendo agredido dentro del colegio, escuela o liceo.

¿QUÉ RAZONES PUEDEN EXPLICAR EL AUMENTO DE VIOLENCIA EN ADOLESCENTES? ¿DE ALGUNA FORMA INFLUYÓ LA PANDEMIA O EL CONFINAMIENTO?

De acuerdo con Chávez: “Efectivamente una de las razones que influyó en estos incrementos de conductas agresivas y violentas en adolescentes, también en niños más pequeños, fue el hecho de haber vivido en confinamiento, ya que se vio interrumpido de forma abrupta el estilo de vida producto de lo que estaba sucediendo en ese momento”.

Asimismo, se apunta a una desorganización a nivel psíquico “teniendo en cuenta, además, que el desarrollo del pensamiento de un adolescente no ha alcanzado el mismo desarrollo que el de un adulto”. Por lo tanto, según la profesional, la pandemia sobrepasó las capacidades de los estudiantes de entender y afrontar conflictos estresantes, generando niveles altos de ansiedad y estrés.

De esta forma, una vez que se logró retornar a la vida relativamente cotidiana “se evidenciaron cuadros de la salud mental que empezaron a desarrollarse durante la pandemia, además de otros que aumentaron y/o comenzaron a exacerbarse”. De forma paralela, a partir de la ansiedad y estrés cronificado, sin la posibilidad de resolver este conflicto de una manera adecuada, muchos niños comenzaron a desencadenar conductas más agresivas, comentó Chávez.

“De todas formas hay que tener en cuenta que hay factores que son propios de las características biológicas genéticas que predisponen a algunos adolescentes a adoptar formas de relacionarse a partir del abuso de poder y de conductas agresivas”. Eso sí, sin dejar de considerar que “cuando un adolescente agrede a un par es producto de factores multicausales”, añadió.

¿CUÁL SERÍA UNA FORMA CORRECTA DE ABORDAR ESTOS TEMAS POR PARTE DE LOS APODERADOS?

La experta señaló que es crucial estar atentos a los alumnos: “Los apoderados una vez que pesquisan una situación de agresión escolar deben, inmediatamente, avisar o denunciar en el establecimiento educacional para que ellos activen sus protocolos de actuación”. En ese caso el establecimiento aludido debe adoptar las medidas correspondientes, pero en caso de no ser así, está la posibilidad de denunciar ante la Superintendencia de Educación.

Es relevante “enfatizar en que los adultos tenemos que ser responsables y estar atentos a las necesidades de nuestros niños (…) Los adolescentes agresivos están expresando de una manera desadaptativa algún conflicto interno, muchas veces es su manera desesperada e inadecuada de pedir ayuda”.

“Los adultos podemos ayudar a nuestros adolescentes, escuchando, acompañando e interesándose en sus cosas. También colocando límites, ya que no se pueden permitir actos violentos de ningún tipo, porque muchas veces somos los adultos quienes también somos discriminadores, hablamos de manera despectiva hacia otras personas, insultamos en cualquier parte o hacemos esto con ellos mismos, entonces tener mucha atención en eso, si queremos enseñar buen trato al relacionarnos hay que empezar por casa a predicar con el ejemplo, es nuestra obligación como madres/ padres, cuidadores”, concluyó la entrevistada.

REVISA TAMBIÉN:


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
Educación
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes