suscríbete al boletín diario

Educación

Comunidad escolar del Biobío dijo “no” a la vuelta a clases de manera presencial

El diputado, Manuel Monsalve organizó un conversatorio virtual donde participaron profesores, alumnos, asistentes de la educación y manipuladoras de alimentos, los verdaderos protagonistas de un retorno a las salas.


 Por Benjamín Ahumada

BeFunky-collage (23)

A través de un foro virtual organizado por el diputado Manuel Monsalve, diversos representantes de la comunidad escolar de la región, rechazaron la vuelta a clases presenciales impulsada insistentemente por el Gobierno.

De acuerdo al diputado Monsalve, la posición de los involucrados ha sido clara y nítida, “ya que el Ministerio de Educación aún no ha hecho el esfuerzo que se requiere para construir las condiciones de confianza que se esperan. Hay carencias sanitarias que enfrentar para garantizar un retorno seguro a las clases y pretendemos hacerlo en la discusión del presupuesto. Pero más allá de eso, una de las tareas esenciales en un país que lleva más de 13 mil fallecidos por el Covid 19, es la de construir confianza y lamentablemente el 81% de los padres y apoderados no la tiene. Por lo tanto, creo que el ministerio ha fallado en la construcción de diálogo y confianza”.

“Hoy no hay protocolos definidos ni conocidos, pero tampoco los medios para el regreso seguro, tomando en cuenta que en la región del Biobío, aún hay un millón de personas en cuarentena. Es decir, la situación sanitaria del país es completamente inestable”, argumentó el diputado socialista.

El conversatorio contó con la participación del presidente nacional de los docentes, Mario Aguilar, quien aseguró que no hay condiciones para una vuelta a clases en el corto plazo. “Primero porque Chile aún tiene altos niveles de enfermos diarios y de fallecidos. La tasa de contagio hoy es de 100 por cada millón de habitantes y aquellos países que han retomado las clases están en los 20 contagios diarios por millón de personas. Tampoco están las condiciones en los establecimientos. Lo que se muestra en la prensa con el retorno a clases, en el 95% del país no pasa. No hay separadores, ni el metraje que se requiere, ni en los baños, etcétera. No se han iniciado los trabajos para que estén las condiciones”.

Como último elemento, Aguilar se refirió a lo riesgoso del transporte público.

Para Leyconi Carrier, representante del Biobío de la Coordinadora de los Estudiantes secundarios (Cones), el ministro no ha respondido a las necesidades de los estudiantes, donde hay muchos que se están privando de aprender, sólo porque no tienen acceso a internet. Hemos pedido insistentemente que se les haga llegar un sistema para que se conecten, un Tablet, etcétera, pero sin resultados. Incluso se han negado a conversar. Le hemos enviado numerosas cartas, pero nada. Esto es una irresponsabilidad gigante”, expresó.

En tanto para la representante de los padres y apoderados del Servicio Local Andalién Sur, Ester Sáez, argumentó que, “el intento de volver a clases en Santiago, sólo demostró que somos los papás y mamás quienes tenemos la última palabra. Hemos realizado una encuesta en la región y el resultado arrojó que el 95% no enviará sus hijos a clases presenciales. Además, tenemos escuelas con niños que sufren necesidades especiales y tampoco existen protocolos para ellos. En el territorio que represento, ningún colegio ha expresado su voluntad de volver”.

En el caso de las Manipuladoras de alimento, Sandra Alvarado, dijo que se les ha enviado un documento llamado “Paso a Paso”, pero definitivamente no están las condiciones. “Trabajamos con turnos en la preparación de las canastas que se entregan, pero con un protocolo efectivo. Sin embargo, como trabajadoras, no podríamos volver diariamente, porque hay muchas que pertenecen a la tercera edad o con dificultades físicas. Para el ministerio la salud de la comunidad escolar no es la prioridad”.

Otro de los participantes del llamado Foro Popular de Educación, fue el representante de los asistentes de la educación, Miguel Ángel Araneda, quien mencionó los turnos éticos que aún ellos realizan, con asistencia y colaboración a toda la comunidad escolar. “Pero hay muchos colegas contagiados, incluso muertos y nadie se hace cargo de esto. No se reconoce como enfermedad profesional. Escuchábamos al seremi que decía que había que “jugar con la gradualidad” y eso es jugar con la vida. Para mí, este gobierno tiene doble moral y el virus aún no se ha convertido en buena persona. Recién se están transparentando los enfermos. No tenemos los elementos de seguridad y no confiamos en cómo se ha estado tratando la enfermedad. Aquí los niños no están primero, porque se quiere abrir los jardines y los colegios para que los padres trabajen, que es muy relevante, pero arriesgando en definitiva la salud de todos”, expresó.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
EducaciónRetorno a clases

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes