suscríbete al boletín diario

Editorial

Día histórico para las regiones


 Por La Tribuna

En la jornada de este miércoles se produce un hito en la accidentada ruta hacia una efectiva y real regionalización, descentralización y desconcentración: asumen los gobernadores regionales, autoridades que representarán a los ciudadanos en sus respectivos territorios, en torno a sus demandas, requerimientos y propuestas gracias a la fuerza del voto ciudadano. De esta manera, se pondrá fin a la particular modalidad en que las jefaturas regionales – conocidas como intendencias- respondían a la exclusiva confianza de los Presidentes de la República, pudiendo ser removidos en cualquier momento y por los más diversos motivos.

Rodrigo Díaz asumirá ese cargo en este día 14 de julio y, más allá de lo que sea su gestión, pasará a la historia como el primer gobernador regional del Biobío. Con experiencia en el ámbito público y privado (incluso fue intendente bajo la segunda administración de Michelle Bachelet), deberá ser capaz de amalgamar las distintas visiones, requerimientos y demandas de una de las regiones más importantes del país, tanto por su historia, población, fortalezas, desarrollo productivo, entre otros factores. También desde el punto de vista de la diversidad y profundidad de sus distintos desafíos, como la pobreza y marginalidad, comunicación y conflicto indígena en la provincia de Arauco.

Díaz, en entrevista con radio San Cristóbal y diario La Tribuna, adelantó algunas de sus principales acciones por la provincia de Biobío, que concentra a cerca del 25% de la población regional. Varias de esas iniciativas son muy interesantes de ver cómo se ejecutan y se debe hacer un seguimiento muy de cerca para verificar su efectivo cumplimiento.

Primero, aseguró que la distribución de los recursos del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) que suele realizarse en función del número de habitantes (conocido como per cápita), ahora considerará nuevos criterios para focalizar hasta un 35% del presupuesto regional en nuestra provincia, es decir, 10 puntos más que lo sugerido en el referido per cápita.

En el plano más doméstico, afirmó que honrará uno de sus compromisos de campaña que consiste en habilitar una oficina del Gobierno Regional con un equipo de profesionales altamente calificados, cuya misión será apoyar a los municipios en la presentación de los proyectos para sus comunas, quizás uno de los mayores talones de Aquiles para las corporaciones edilicias, especialmente aquellas con presupuestos más acotados. Es más, anunció que en dichas oficinas atenderá personalmente algunos días del mes como una manera de demostrar su vocación por el conjunto de la región y no solo por la provincia de Concepción.

En la misma entrevista se refirió a la ejecución de algunos proyectos que catalogó como emblemáticos, mencionando un plan maestro para consolidar a los Saltos del Laja como un polo turístico de la región. También se refirió al paso Pichachén y la necesidad de apurar su habilitación para que la región tenga una puerta de comunicación directa con Argentina, la declaración como Zonas de Rezago a comunas cordilleranas y del secano interior y la conversación y puesta en valor de la riqueza patrimonial y vitivinícola de San Rosendo. En el caso de Los Ángeles, fue explícito en generar un “shock de inversión pública” debido a su importancia como área metropolitana y su relación con el resto de las comunas e, incluso, con el norte de la provincia de Malleco.

Díaz tiene poco más de tres años para echar a andar la nueva institucionalidad y ponerse manos a la obra para ser capaz de catalizar las esperanzas, anhelos y demandas de las autoridades, dirigentes y comunidades de cada una de las tres provincias que componen nuestra región del Biobío.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes