suscríbete al boletín diario

Editorial

Esteban Krause


 Por La Tribuna

Cuando el ingeniero forestal Esteban Krause Salazar arribó a Los Ángeles como funcionario de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) a fines de los años 80, jamás imaginaría que 33 años más tarde estaría obteniendo la alcaldía de esta capital provincial por un tercer período con una votación personal que está dentro de las más altas del país.

Pasaría como encargado del programa de manejo del fuego a director regional y provincial de la Conaf. Luego, sería gobernador de Biobío, el único que permaneció en su cargo pese al cambio de Presidente (de Ricardo Lagos y de Michelle Bachelet). Con toda esa trayectoria pública a cuestas, en 2012, se vio enfrentado a una primaria interna que sería el paso inicial para la carrera que lo llevó a ser el primer alcalde electo de centro izquierda desde mediados de los 90, cuando la DC Teresa Stark alcanzó la jefatura comunal en un período compartido con Daniel Badilla.

Con el 86% de los votos escrutados, Krause se impuso de manera inapelable y contundente con el 77% de las preferencias sobre su contendor Bruno Vyhmeister, ampliando la diferencia que obtuvo en los comicios municipales de 2017, cuando consiguió el 63% de la aprobación ciudadana.

Habría que revisar las votaciones municipales que se iniciaron a fines del siglo XIX en Los Ángeles para encontrar alguna ocasión en que una votación haya arrojado una diferencia tan abrumadora en un proceso electoral democrático.

Se trata de un hito en la historia republicana de nuestra comuna, que viene a confirmar la alta adhesión ciudadana hacia la labor de Esteban Krause, cuya gestión se ha caracterizado por la cercanía y calidez, además de ser capaz de ejecutar iniciativas relevantes, como el parque urbano Estero Quilque y el Centro Cultural Municipal, así como las futuras construcciones de un nuevo estadio con estándares internacionales y de un segundo hospital, que tendrá énfasis en la atención oncológica.

También fue destacable su rol para llevar adelante, con ponderación y sensatez, la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus (que aún está en pleno desarrollo), sin las estridencias de otros alcaldes que convirtieron un trabajo eminentemente social en un espectáculo mediatizado.

Esteban Krause detentará el cargo por un solo período más. En diciembre de 2024 deberá entregar su cargo a quien sea electo en los comicios de octubre de ese mismo año. Es que, en julio pasado, y después de una tramitación de más de 14 años, se aprobó una ley que limita la reelección de las autoridades, norma que incluye también a los jefes comunales.

Llegado ese momento, el alcalde se alejará de dicha función después de 12 años de ejercicio, con la certeza de haber cumplido una labor fundamental en la historia que Los Ángeles está escribiendo en los albores de este siglo XXI. De que, tal como fue el eslogan que empleó durante algún tiempo, efectivamente Esteban Krause ha terminado haciendo historia.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes