suscríbete al boletín diario

Editorial

Día Mundial de la Libertad de Prensa


 Por La Tribuna

Nadie duda que la contingencia sanitaria por el coronavirus ha trastocado todos los aspectos de la vida. Así también lo ha sido para uno de los valores más trascendentes: la libertad de prensa.

De acuerdo al informe anual de Reporteros sin Fronteras, América Latina es la parte del continente donde más se degradó la libertad de prensa, con un empeoramiento de las condiciones para su ejercicio en Brasil, Venezuela y El Salvador, alentado por gobiernos con tintes dictatoriales y populistas.

Es que la situación sanitaria ha sido la excusa perfecta en numerosos países para dificultar el trabajo de los periodistas, con presiones a editores, con infundadas acusaciones a los profesionales de la prensa, con el retiro del financiamiento por la vía publicitaria, entre otra larga lista.

Maduro en Venezuela o Bolsonaro en Brasil se han encargado de propagar falsas informaciones, incluso respecto a la Covid, o han acusado a periodistas de propagar falsas informaciones. Es que el contexto de pandemia ha servido como justificativo para la censura o para dificultar el acceso a la información pública.

De acuerdo al ranking de Reporteros sin Fronteras, Chile ocupa el puesto 54, tres puntos menos que hace un año, debido a que mantiene “un pluralismo limitado” y los periodistas son “aún vulnerables” a agresiones por reportear manifestaciones y protestas.

Valga todo este análisis coyuntural a propósito de que hoy, 3 de mayo, se celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa, fecha que brinda la oportunidad de evaluar este derecho a nivel mundial, de defender a los medios de comunicación de los ataques sobre su independencia, así como de rendir homenaje a los periodistas que han perdido sus vidas en el desempeño de su profesión.

El tema propuesto este año por la Unesco, “La información como un bien común”, enfatiza la importancia de valorar la información como un bien de todos y para explorar lo que se puede hacer en la producción, distribución y recepción de contenidos para fortalecer el periodismo y avanzar en la transparencia y el empoderamiento sin dejar a nadie atrás. El tema es urgente para todos los países del mundo y reconoce el cambiante sistema de comunicaciones que incide en nuestra salud, los derechos humanos, las democracias y el desarrollo sostenible.

Para que el sistema funcione, pone acento en tres imperativos: garantizar la viabilidad económica de los medios de comunicación, resguardar la transparencia de las empresas de Internet, y mejorar las capacidades de alfabetización mediática e informacional que permitan a la gente reconocer y valorar, así como defender y exigir, al periodismo como parte fundamental de la información como un bien común.

La revolución digital ha debilitado los modelos de negocio de la mayoría de los medios independientes y ha dañado su viabilidad económica. En Chile, se cuentan por varios los casos de medios de comunicación que cierran, se fusionan o se jibarizan, mientras que grupos de interés político toman el control de los medios de comunicación en dificultades.

Porque no debemos olvidar el papel de los periodistas en la producción y el intercambio de información objetiva como esencial para todos los miembros de la sociedad, ya sea revelando la corrupción, alertando de los conflictos o desmontando la desinformación sobre la Covid-19. Porque, al cabo, la información es un bien público y se debe mantener esa condición a todo evento.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
libertad de prensaPrensareporteros sin fronteras

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes