martes 31 de marzo, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Editorial

Femicidios a la orden del día: ¿qué hace falta para parar?


 Por Gonzalo Meller

Cada año, en reiteradas ocasiones, las noticias son teñidas de rojo con asesinatos de mujeres que enlutan a una familia, comuna, entorno y al país, evidenciando la ineficiencia de los diversos programas sociales, llamados de atención y leyes, entre otros, además de presentaciones en plataformas, establecimientos educacionales y otros espacios que no detienen los hechos de violencia.

El esfuerzo que se ejerce para terminar con estos hechos inaceptables al parecer nunca será suficiente, por lo que seguirán los registros de crímenes contra madres, hijas, profesionales y jefas de hogar a manos de individuos que, sin freno, pueden realizar cualquier acto no escatimando consecuencias. Lo anterior, antecedido por maltratos ocultos bajo la sombra de lo que algunos califican como algo “pasional”.

Historias que cada día son más oscuras y macabras continúan a la orden del día, evidenciando la extrema violencia en diferentes aspectos de la cotidianeidad.

A nivel particular, no es primera vez que en la provincia de Biobío se registran terribles sucesos como el de Mulchén, donde una mujer muere a manos de su ex pareja y este quemó su inmueble. La diferencia, eso sí, es que cada vez son más crueles.

De todas formas, sin distinciones, en cada uno de estos delitos se esconde la realidad de alguien que en su cotidianeidad vivió día a día un martirio, el cual pocos entenderán.

El apoyo es escaso en consideración de que las cifras de violencia, solo el año 2019, dan cuenta de 45 mujeres chilenas asesinadas, según datos entregados por Sernameg, en trágicos hechos a manos de sus parejas o ex parejas, donde solo se enfatiza que en estas historias no existían denuncias previas.

Otra preocupación radica en el silencio que guardaron algunas mujeres por distintos motivos, soportando años de agresiones en relaciones marcadas por celos y violencia psicológica, que desembocan en ataques de los cuales nadie se entera hasta que ya es tarde.

Muchas de ellas siempre quisieron huir y, a pesar de todos los esfuerzos, no pudieron dejar atrás un pasado que literalmente las marcaría para siempre. Tal como la víctima de Mulchén, quien intentó rehacer su vida y sepultar una historia anterior, pero esto la condenaría a morir en manos de quien fuera su ex pareja, en un delito que aún se mantiene en investigación.

Todas estas historias convergen en aquellos llamados de atención que se generan diariamente en nuestro país, donde la voz de muchas mujeres continúa alzándose, apoyadas por aquellos que no quieren ver estas cifras en aumento, sin embargo, en medio de esto, una vez más nos preguntamos como sociedad: ¿qué hace falta realmente para parar?

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
EditorialFemicidios
Newsletter

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes