lunes 20 de enero, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Editorial

El fracaso de la PSU


 Por La Tribuna

“Tal como están diseñados los instrumentos de la PSU, yo creo que este es el último año que se rinde”, dijo el rector de la Universidad de Valparaíso, Aldo Valle, quien además es vicepresidente del Consejo de Rectores, luego de que el lunes se produjeran los primeros problemas con la rendición del test de admisión a las universidades chilenas. Sus palabras cobraron más fuerza el martes, cuando los incidentes en los centros de rendición del examen aumentaron y, en la tarde, se conoció sobre la suspensión de la prueba de Historia, Geografía y Ciencias Sociales debido a una filtración comprobada del instrumento antes de su aplicación. Ayer, en conferencia de prensa, se confirmó que la misma suerte corrieron los test de Matemáticas y Ciencias, pero según el Demre fue “muy al límite de la hora de inicio”, por lo tanto serán válidas.

Mientras el lunes el editorial de La Tribuna llamó a los grupos que pidieron boicotear la prueba a no hacerlo, reconociendo de igual manera el trabajo necesario para mejorar las falencias que el proceso tiene, lo que dejó la jornada del martes fue la palada final para el instrumento que también fue boicoteado desde dentro. Esto porque si el Demre, el organismo dependiente de la Universidad de Chile encargado de administrar la prueba, no es capaz de mantener en secreto el test hasta el momento de su aplicación, algo grave está fallando dentro. Y aunque no se boicoteara por fuera, la filtración del documento habría significado un duro revés para su aplicación este año.

Desde su inicio en 2003, el proceso de la PSU ha sido cuestionado. Inicialmente el cambio de PAA a PSU se hizo con lo mínimo, sin el material necesario ni los equipos técnicos especializados. Quienes trabajaron ahí en la época cuentan que ni siquiera tenían computadores para desarrollar un banco de preguntas que ayudara a complementar el poco material que sobrevivió a la PAA. Luego, vinieron los problemas de los establecimientos técnicos y los municipales, cuyos alumnos no alcanzaban a ver todos los contenidos durante su Educación Media pero eran evaluados de la misma forma que quienes sí. En lo macro, también fue cuestionado el valor predictivo de desempeño en la educación superior que tenía la prueba.

Así, los desórdenes en los centros donde se tomó la prueba este año son sólo una raya más para un tigre que venía creciendo y que estaba por boicotear de todas formas el proceso.

La reforma de la PSU, la modernización del Demre, el estudio de nuevas fórmulas de acceso de la Educación Superior y, en lo general, un estudio del sistema educacional chileno son las grandes tareas que deja el bochorno de este año en la PSU, el cual pese a estar a cargo de la Universidad de Chile no ha tenido prácticamente ningún apoyo del Ministerio de Educación, entidad que no se ha pronunciado en ningún momento en estos días.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes