sábado 24 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Trasplante descentralizado


 Por La Tribuna

El ministro de Salud Jaime Mañalich ha dicho que para él se trata de un tema personal el llevar adelante un programa exitoso de trasplantes en el país. Pero más allá de lo que quiera él, la tasa actual de trasferencia de órganos en el país es muy baja y la lucha se centra hoy en tratar de destrabar el complejo escenario legal mediante el cual las familias de los fallecidos puedan revertir la decisión tomada en vida de entregar los órganos que pudieran utilizarse.

En los últimos días nos hemos enterado que no es el único aspecto del programa de trasplantes que debe mejorarse. El caso de un joven kinesiólogo y deportista de Temuco que murió dejando un corazón, un hígado y dos pulmones en muy buen estado, los cuales se perdieron por temas logísticos, deja en evidencia que el sistema no está funcionando adecuadamente en las pocas veces que funciona.

En un primer término, las licitaciones de las empresas de transporte no obligan a quienes disponen de los aviones especializados deban estar en alerta las 24 horas del día y los 7 días de la semana. En estos casos, el Ministerio de Salud, a través de una coordinación centralizada, puede solicitar apoyo a la Fuerza Aérea, como de hecho sucedió con el caso de Temuco. Sin embargo, una traba en los procesos internos demoró la llamada y, por consiguiente, hizo perder los órganos, los cuales deben ser integrados al nuevo receptor en un plazo máximo de tres horas. Con tan baja tasa de donación, la respuesta ministerial no puede ser que es normal que se pierdan algunos órganos, más allá de que en el resto del mundo ocurra con cierta frecuencia.

El centralismo actuó una vez más y sólo se lograron salvar los riñones por la existencia de una unidad especializada en el procuramiento de esos órganos en la Clínica Alemana de Temuco. Pero al no existir otro centro que tenga una unidad multiorgánica en el radio cercano, el resto de los órganos que estaban disponibles se perdieron.

Así, es necesario trabajar no sólo en la concientización de la gente para hacer crecer las tasas de donación, sino también en los protocolos y la existencia de unidades especializas en todo el país para poder administrar con eficacia en el caso de que un triste fallecimiento ayude a entregar vida.


  • Compartir:
etiquetas
MañalichSalud

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes