domingo 20 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Los problemas de las comunas requieren de mayor urgencia

 Esta crítica editorial contra el centralismo, no viene desde el resentimiento, más bien de hechos empíricos y objetivos que incluso es reconocido por las autoridades. No se está diciendo que el progreso no llegue, sino que tarda exageradamente más que en otros lados.


 Por LESLIA JORQUERA

25-10-2018_19-39-571__1

 Esta crítica editorial contra el centralismo, no viene desde el resentimiento, más bien de hechos empíricos y objetivos que incluso es reconocido por las autoridades. No se está diciendo que el progreso no llegue, sino que tarda exageradamente más que en otros lados.

 

Uno de los peores cánceres que tiene nuestro país es el centralismo. Es evidente que las grandes concentraciones de la población que ocurre en las ciudades, la mayoría de las veces, se llevan gran parte de la torta presupuestaria tanto a nivel sectorial como del gobierno regional.

Se han hecho esfuerzos para enfrentar esta situación y cada vez más existe cierta independencia, pero no se entiende si es la rentabilidad electoral, el desinterés u otra razón, la que impide que el progreso y las urgencias de los sectores más lejanos puedan obtener una rápida ayuda.

Se imagina usted ¿qué habría pasado si la plaga de termitas que afecta un grupo importante de vecinos de la comuna de Nacimiento, hubiera ocurrido en pleno centro de Santiago? ¿Cree que se tardaría tanto una respuesta y una solución? Es obvio que no.

El año 2013, en otro ejemplo, la situación se volvió insostenible para los vecinos de la villa Los Cipreses de la comuna de Quilaco. Ellos lanzaban la cadena del baño y sus griferías de la cocina, la tina y los alcantarillados se desbordaban en una crisis sanitaria en la cual el Ministerio de Salud no hizo prácticamente nada y terminó la Gobernación atendiendo un problema que no era de ellos, porque los vecinos no podían seguir esperando. Si esto hubiera pasado en el Gran Concepción, no cabe duda que se hubiera arreglado en cosa de días, no años como aquí pasó.

Es por esta razón, que la comunidad muchas veces se siente molesta y olvidada. Se ve como aparecen proyectos de carreteras, metros y hospitales en las grandes ciudades y aquí, cuenta la historia que estaba todo listo para unir las provincias de Biobío y Malleco con la Ruta a Nahuelbuta.

Las autoridades políticas deben hacerse cargo de esta situación, porque no sólo provoca que las personas se frustren, sino que además retrasa el progreso y el desarrollo de los territorios, que en materia forestal, agrícola y turística, podrían ser mucho más fortalecidos con una correcta inversión.

Esta crítica editorial contra el centralismo, no viene desde el resentimiento, más bien de hechos empíricos y objetivos que incluso es reconocido por las autoridades. No se está diciendo que el progreso no llegue, sino que tarda exageradamente más que en otros lados.

Imagínese que el día que aprobaron los recursos para el Teatro Regional, que ya funciona hace meses, también se aprobaron los fondos para el Centro Cultural de Los Ángeles, pero la burocracia nuevamente han generado problemas.

Lo mismo vemos con el Estadio, que aunque se discrepe en su construcción desde algunos sectores, estaba anunciado y con presupuesto, pero nuevamente todo para atrás.

La provincia de Biobío se merece un mejor trato y disposición de las autoridades, eso es un hecho. Descentralizar implica ir más allá de las oficinas o las grandes ciudades. Eso es servicio público. Hay que pensar mejor las cosas y no olvidar que el país se construye desde cada rincón y no sólo en las grandes urbes.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes