suscríbete al boletín diario

Editorial

Lo que hoy no tiene ninguna claridad es quién será el próximo Presidente de Chile

Lo único que hoy está claro, es que no existe un candidato seguro a ganar como ocurrió durante la pasada campaña de Michelle Bachelet. En dicha oportunidad, se sabía con más de un año de anticipación, que sería imposible vencerla. Hoy, las certezas se reemplazan por las dudas.


 Por La Tribuna

28-12-2016_20-05-221editorial.gif

Los últimos meses las poderosas encuestas, Cerc-Mori y Adimark han mostrado mensualmente a la opinión pública, el nivel aprobación de las autoridades, el gobierno y también, algo de gran relevancia, se han metido de lleno en la carrera presidencial.

A los nombres de Ricardo Lagos, Marco Enríquez-Ominami y Sebastián Piñera -los conocidos como candidatos fuertes- se sumó Alejandro Guillier, un periodista y actual senador, que  hoy está generando una reacción pocas veces vista, que según los expertos, ha sido la más grande en materia de crecimiento, que ha tenido un candidato desde el año 90.

Pese a su popularidad, esta explosión de respaldo ciudadano, tiene varias aristas y no le asegura el éxito.

En primer lugar, los candidatos tradicionales y con gran respaldo -pese a los bajos resultados- son Ricardo Lagos y José Miguel Inzulza, quienes pese a haber quedado bastante rezagados en materia de apoyo ciudadano, aún tienen las serias intenciones de postularse a La Moneda.

Esta situación, puede afectar a Guillier, quien eventualmente podría estar en la cima de su apoyo y cualquier error lo podría dejar caer de golpe.

Por su parte, el candidato de la derecha, Sebastián Piñera, quien aún no confirma su participación en la elección presidencial, ya no tiene el nivel de seguridad que predominaba hace unos meses y eso lo tiene nervioso, complicado y con la incertidumbre de correr esta carrera. Él quiere competir para ganar, como lo hizo Evelyn Matthei, quien se inmoló por su sector en las pasadas elecciones presidenciales.

Lo que se puede ir perfilando es que, aunque los más duros de la Nueva Mayoría, no quieran a Guillier, todo parece indicar que deberán acatar, sonreír para la foto junto a él y dejar las diferencias de lado, porque las otras candidaturas del sector, llevan meses sin despegar.

Por su parte, la actual oposición, debe organizarse y proyectar unidad frente a su eventual candidato. Hoy no se refleja. Si Piñera se baja, difícilmente tendrán una opción que pueda ganar.

En consecuencia, lo único que hoy está claro, es que no existe un candidato seguro a ganar como ocurrió durante la pasada campaña de Michelle Bachelet. En dicha oportunidad, se sabía con más de un año de anticipación, que sería imposible vencerla. Hoy, las certezas se reemplazan por las dudas.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes