lee nuestra edición impresa

Crónica

Los orígenes de la prensa escrita en Los Ángeles

De la mano de Pedro Ruiz Aldea, el periódico “El Guía de Arauco” vio la luz el 1 de noviembre de 1864, siendo el primer medio escrito en Los Ángeles. Después lo sucederían una serie de publicaciones, muchas de las cuales surgieron al fragor de campañas políticas, mientras que otras se consolidaron con el tiempo, como los diarios El Siglo y Las Noticias.


 Por Juvenal Rivera

10-2, cuños de diarios antiguos (1)

La figura de Pedro Ruiz Aldea se levanta como la más representativa de los inicios de la prensa escrita en Los Ángeles y la provincia de Biobío.

El creador del periódico “El Guía de Arauco” –el primero que vio la luz en la zona el 1 de noviembre de 1864– fue un adelantado para su tiempo al entender la importancia del uso de ese tipo de herramientas para la propagación de ideas políticas.

Hay que entender que, en ese tiempo, la capital de la provincia de Biobío era una muy modesta villa de no más de 4 mil habitantes que estaban restañando los efectos del brutal terremoto de 1835. Además, vivían en una condición de virtual aislamiento durante la temporada de lluvias. El ferrocarril llegaría más de una década más tarde y recién ahí Los Ángeles se conectaría con el resto del país.

Un par de años antes –hacia 1860– se produjo el avance del Ejército chileno, cuyos batallones salieron del fuerte de Los Ángeles hacia el sur del río Biobío para la ocupación militar de las tierras de la nación mapuche. La refundación de Negrete y la creación de Mulchén fueron parte de ese proceso.

En el siglo XIX, los periódicos locales solían surgir para las elecciones políticas con el fin de propagar sus ideas por medio de publicaciones de no más de cuatro hojas o cuatro columnas, con ausencia frecuente de grabados o clichés los que, una vez obtenidos, aparecían en repetidas ocasiones en gran formato.

“El Guía de Arauco” fue impreso en las instalaciones de la imprenta Guía Laja, que funcionaba en calle Valdivia, frente a la Plaza de Armas. El primer número apareció el 1 de noviembre de 1864, salía una vez a la semana y se cerró su publicación el 25 de enero de 1866. Tuvo 70 ediciones.

Cerrada la publicación, el mismo Pedro Ruiz Aldea fundó “El Meteoro”, periódico semanal de los sábados en la tarde. Su primer número se lanzó el 1 de agosto de 1866 y el último lleva la fecha del 20 de marzo de 1876. Fue fundado “con objeto de representar y promover los intereses de la provincia de Arauco”. Ruiz Aldea se encargó de su redacción hasta su muerte, en 1870, tarea que prosiguió Wescenlao Valdebenito hasta 1876. “El Meteoro” publicó 455 volúmenes, en ediciones de cuatro páginas en la imprenta El Meteoro.

El tercer periódico en Los Ángeles fue “El Laja”, publicación sabatina que se definía como “órgano de los verdaderos intereses de la provincia de Arauco”. Su primer número apareció el 29 de abril de 1871, proclamando la candidatura a la Presidencia de la República de Federico Errázuriz. Su último número lleva como fecha el 10 de abril de 1873. Su redactor fue W. Chuecas, mientras que sus colaboradores fueron Diego Recabarren y Marcos Latapia. Fueron 90 volúmenes con ediciones de ocho páginas que se confeccionaron en la imprenta Laja.

En 1876 aparece el “Biobío”, que se catalogó como un “periódico político, literario y comercial” de tiraje bisemanal. Su primer número lleva como fecha el 15 de enero de 1876 y también fue empleado para proclamar una candidatura presidencial, esta vez de Aníbal Pinto Garmendia. Los redactores fueron Agustín Segundo Espinoza, Santiago Arancibia y Anfión Muñoz. Era de cuatro páginas y tuvo 66 ediciones que se imprimían en la imprenta Biobío.

En 1892 apareció “El Pueblo”, representante del sector conservador. Se definía como un “periódico político, literario y comercial”. Se publicaba una vez a la semana, de cuatro páginas a cuatro columnas.

Ese mismo año se edita “El Progresista”, que rivaliza con el anterior por razones políticas. Se proclamaba como un “periódico político, literario y comercial, órgano de la Agrupación Democrática”. También era de cuatro páginas a cuatro columnas y se publicó hasta 1897.

El 28 de enero de 1894 apareció “El Bilbao” que se elaboraba en la imprenta La Unión. Fueron siete volúmenes a cuatro páginas y a tres columnas, el último de los cuales fue el 25 de febrero de ese mismo año.

En 1896, la Alianza Liberal decidió publicar “El Aliancista”, cuyo primer número fue el 15 de noviembre de 1896. Su impulsor fue el doctor Carlos Munita y tuvo como colaboradores a Antonio Bórquez Solar (con el seudónimo de “Príncipe Azur”), Róbinson Bascur Rubio (usaba el seudónimo “Miau”), el poeta angelino Ramón Arancibia, Salustio Bastidas, José Miguel Hermosilla y Domingo Contreras Gómez.

Como “El Aliancista” comenzara a decaer, Domingo Contreras Gómez decidió tomar la dirección del diario, pero le cambió el nombre: desde el 1 de enero de 1902 pasó a llamarse “El Siglo”, y aunque tiene como fecha de fundación el 15 de noviembre de 1896, en realidad no fue así porque tomó la ocasión en que se inició “El Aliancista”.

Fue la primera publicación de larga vida que, además, se editó a diario, menos los domingos, con seis páginas a seis columnas. El último ejemplar se publicó el 30 de junio de 1931, poniendo fin a 35 años de labores.

Su declive coincide con la aparición, el 2 de abril de 1928, del periódico “Las Noticias de Los Ángeles”, de circulación diaria, cuyos talleres estaban en calle Rengo 175. También fue de larga vida. Sus últimos ejemplares fueron publicados en 1966.

El final del diario “Las Noticias”, después de 38 años de existencia, coincidió con el surgimiento del diario La Tribuna, que se empezó a gestar en las oficinas en la feria Biobío de Domingo Contreras Quintana. El primer ejemplar vio la luz un 27 de junio de 1958.

Ejemplar número 1 de “El Guía de Arauco”, primer publicación editada en Los Angeles.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes