lee nuestro papel digital

Economía

Confianza en la economía se mantiene en la zona de pesimismo en Biobío

El ICER de diciembre fue de 28 puntos (de un total de 100). Pese a la baja cifra, la medición muestra que la población vislumbra de mejor manera la economía en el futuro. El porcentaje de encuestados que considera que esta será peor bajó de 57% a 46%.


 Por Juvenal Rivera

alimentos 2
La mayor disponibilidad de mano de obra nacional de terminarse la entrega de bonos por parte del Estado podría nivelar los precios que las medidas de ayuda económica social subieron debido a la escasez mano de obra.

El VI Índice de Confianza en la Economía Regional (ICER) promedió 28 puntos en diciembre de 2022, de acuerdo con la medición realizada por Facultad de Economía y Gobierno de esta casa de estudios. En todas las entregas la percepción de los habitantes del Biobío se ha posicionado en la zona de pesimismo (bajo los 50 puntos).

Para obtener el ICER global, la USS contempla seis variables: situación económica personal actual versus pasada; momento económico actual del país; situación económica actual de la Región del Biobío; expectativa económica futura del país a dos años; expectativa económica futura de la región a dos años; y expectativas de consumo de vivienda o auto. En la medición de diciembre, todos estos subíndices analizados se encuentran en la zona de pesimismo.

MEJORA LA PERCEPCIÓN DEL FUTURO DE LA ECONOMÍA

El ICER diciembre muestra que la apreciación del momento económico de las personas se mantuvo en 28 puntos al compararlo con julio de 2022. Ante la pregunta ¿usted diría que la situación económica de usted y su familia está mejor, igual o peor que hace un año? el porcentaje encuestados que considera que es peor subió levemente de un 53% a un 54%.

El escenario económico regional actual fue mejor percibido, promediando 26 puntos; mientras que a nivel nacional obtuvo 21 puntos. Al analizar las cifras, el director de Ingeniería Comercial de la Universidad San Sebastián Concepción, Luis Felipe Slier Muñoz, sostuvo que si bien en la medición de diciembre se percibe una mejoría en las cifras, se mantiene el indicador en un espacio de pesimismo. “Aquello está dado, principalmente, por las bajas expectativas de crecimiento para este año, la incertidumbre en materia política-económica y la situación internacional, en especial, cómo se comportará China en temas de crecimiento y desarrollo”.

El cambio más significativo se produjo en la percepción de la economía en el futuro. La proyección del panorama económico subió a 43 puntos para el país (+12 puntos) y para Biobío (+10 puntos). El porcentaje de encuestados que vislumbra un peor panorama en los próximos dos años para esta zona bajó de un 57% a un 46%.

“Este mayor optimismo en el mediano plazo puede explicarse, en buena medida, por la reducción de incertidumbre del proceso constituyente. El resultado del plebiscito de salida y posterior acuerdo transversal para la elaboración de una nueva Carta Magna permite a la población pensar en un texto con más bordes que entregue estabilidad económica para los próximos años”, comentó Alejandro Weber Pérez, decano de la Facultad de Economía y Gobierno de la Universidad San Sebastián.

MAYOR INFLACIÓN Y MENOS EXPECTATIVAS DE CONSUMO

El ítem expectativas de consumo de vivienda o automóvil fue el más pesimista del ICER de diciembre, con 8 puntos. Para un 87% de las personas es un mal momento para adquirir este tipo de bienes. El mayor pesimismo se observó en las personas desde los 36 años y en aquellos pertenecientes al grupo socioeconómico D.

 “Las expectativas de consumo de viviendas y de automóviles están en línea con las expectativas económicas. Influye el encarecimiento de los créditos de largo y corto plazo, además de las mayores restricciones en materia de acceso al crédito hipotecario. En síntesis, existen mayores restricciones para acceder al crédito y los créditos son más caros.  Es de esperar que, a mediados de año, el Banco Central relaje su política monetaria y veamos que la TPM comience a disminuir”, comentó Luis Felipe Slier.

La misma tendencia se registró al evaluar la solicitud de créditos bancarios, un 92% de encuestados piensa que es un mal momento para hacerlo. Con respecto a las percepciones de inflación, para un 74% los precios de los principales productos aumentarán en los próximos 12 meses, porcentaje que se eleva a un 81% para quienes integran el grupo socioeconómico D.

BAJAS PERSPECTIVAS DE EMPLEO

En la Región del Biobío, un 53% proyecta que aumentará la cesantía en los próximos meses. Frente a la pregunta, ¿considera que encontrar trabajo en la región es ¿fácil, normal o difícil? un 62% cree que es difícil, cifra que sube a un 71% para las personas de 56 años y más. Del total de encuestados solo un 5% percibe como fácil encontrar empleo en esta zona del país.

“En materia de empleo, la percepción de las personas es un aumento de la cesantía, que iría de la mano con las perspectivas de decrecimiento económico que se esperan para este año 2023, además de las nulas señales por parte del actual gobierno en materia de inversión y generación de más y mejores puestos de trabajo”, concluyó Slier.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
confianza regionalEconomíafuturo económicoIcerpercepción 2023Región del Biobío
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes