lee nuestro papel digital

Economía

Gobierno asegura el aumento de las pensiones y la libertad de elección en nueva propuesta previsional

El proyecto pretende aumentar el monto final de las jubilaciones a través de un sistema mixto que promueve el ahorro individual sumado a la creación de un fondo solidario con cargo al empleador.


 Por Glenda Ahumada

reforma de pensiones
prensa.presidencia.cl

La discusión sobre las pensiones en Chile lleva décadas. Antes de la creación de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) en 1981, el sistema previsional chileno era de repartición, es decir, el financiamiento de las pensiones se realizaba a través de las cotizaciones de los trabajadores activos que iban a un fondo común junto a aportes estatales.

Luego llegaron las AFP, que son empresas privadas que “guardan” el dinero de las cotizaciones de los trabajadores, lo ocupan para invertir y así generar rentabilidad, prometiendo aumentar el monto final de jubilación.

Sin embargo, tras 38 años de existencia de las administradoras de fondos de pensiones tomó fuerza el movimiento “No + AFP”, en representación de miles de chilenos y chilenas cansados de recibir pensiones insuficientes.

El pasado miércoles 2 de noviembre en cadena nacional, el Presidente Gabriel Boric presentó la nueva Reforma Previsional que crea un Sistema Mixto contributivo, que se usa en un 83% de los países desarrollados que participan de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), cuyo objetivo es aumentar las pensiones de las personas jubiladas, valorizar el trabajo individual, crear un seguro social con aportes del empleador y otorgar al cotizante la libertad de elegir dónde quiere invertir y generar rentabilidad.

PROYECTO DE LEY

La Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputadas y Diputados recibió la primera exposición del proyecto de reforma de pensiones. El informe financiero de más de 400 páginas, que incluye 350 artículos, explica los principales costos que significan para el Estado la implementación de esta transformación del sistema.

La ministra de Trabajo, Jeannette Jara, expuso en la comisión los antecedentes que justifican la necesidad de cambiar el modelo, y planteó su deseo de generar un debate “de buena fe y constructivo”.

Junto con ello, la secretaria de la cartera dijo que “de acuerdo a datos de la Superintendencia de Pensiones, antes de los retiros de fondos previsionales, la mitad de las mujeres contaban con $39.075 de capitalización individual, cifra que se redujo a $30.685 en 2021.”

Además, la autoridad planteó que “dicha situación sería una muestra de que sólo con la capitalización individual del sistema que opera hoy no alcanza para financiar una pensión digna. Por esto, es necesario aumentar sustentablemente las pensiones actuales y futuras”. Agregando que “una de las formas de alcanzar el objetivo es creando un seguro social y un fondo integrado de pensiones financiado por los empleadores.”

SISTEMA MIXTO DE PENSIONES

En primer lugar, el objetivo de la reforma es reconocer el esfuerzo individual garantizando mejores pensiones a través de la implementación de un sistema mixto, es decir, público/ privado, donde las personas sean quienes escojan dónde invertir sus ahorros previsionales.

Para lo anterior, se pretende crear una entidad pública, sin fines de lucro, que se encargue de gestionar los ahorros denominada Administrador Previsional Autónomo (APA), entendido como una especie de ex IPS (Instituto de Previsión Social) que se ocupará de todo el servicio a los afiliados y afiliadas como la recaudación de cotizaciones, la emisión de cartolas, pagos, cobranzas, entre otros.

Por otro lado, se crea un Inversor de Pensiones Público y Autónomo (IPPA), cuya función será competir con administradoras privadas, llamadas Inversor de Pensiones Privados (IPP), por la cotización individual de cada trabajador o trabajadora, generando una mayor libertad de elección.

En este punto, el ejecutivo aclaró que una vez implementada la reforma, los fondos existentes en las AFP pasarían a un IPP o IPPA, dependiendo de la decisión de cada persona, asegurando la propiedad privada y la heredabilidad de esta..

El nuevo sistema ratifica el fin de las AFP, que se traduce en una disminución de las comisiones por la administración y el mejoramiento de la rentabilidad en las cuentas de capitalización individual (aporte propio).

Las actuales administradoras tendrán la posibilidad de convertirse en inversores de pensiones privados (IPP), en la medida que ajusten sus funciones al nuevo rol que la ley les asigna, cumpliendo los requisitos que dispondrá la ley y mediante una aprobación podrán operar a través de la Superintendencia de Pensiones.

AUMENTO DE LA PENSION GARANTIZADA UNIVERSAL

El aumento de la Pensión Garantizada Universal (PGU) será financiado con recursos públicos provenientes de la reforma tributaria, proyecto que también se encuentra en tramitación.

Con el objetivo de prevenir el riesgo de pobreza entre la población adulto mayor, tanto actuales como futuros, la iniciativa previsional plantea el fortalecimiento del pilar no contributivo, es decir, que no es de aporte personal, no se descuenta del sueldo del trabajador o trabajadora, sino que a través de la recaudación del fisco, se incrementa desde los $194.000 actuales a $250.000, inmediatamente después de la entrada en vigencia de la reforma. Se menciona que la ley prioriza el incremento para aquellos beneficiarios que reciban pensiones más bajas.

Asimismo, se incorpora a los pensionados que hasta hoy han sido excluidos del sistema no contributivo como los sujetos a leyes de reparación y gracia, estos son, exonerados, Valech y Rettig.

SEGURO SOCIAL

Se crea un componente denominado Seguro Social que plantea una cotización de 6% con cargo a los empleadores, destinado a la Cuenta Individual y a la Solidaria, manteniendo el ahorro personal que aumenta de un 10% a un 10,5%.  

En este punto, se indica que el proyecto se aplicará de manera gradual, es decir, subirá un punto porcentual cada año, con un plazo de seis años desde la entrada en vigencia, con la finalidad de que las empresas puedan adaptarse al cambio y de esta forma mitigar el impacto económico.

El aporte adicional permitirá mejorar las pensiones de todas y todos haciendo énfasis en el término de la discriminación hacia las mujeres que históricamente han recibido jubilaciones más bajas que los hombres.

Por otro lado, se mencionan beneficios múltiples como una pensión de sobrevivencia, bonos para compensar las brechas de género, complemento a madres de hijos biológicos o adoptivos, aportes por cuidado a terceros, suplemento por lagunas por cesantía, otorga protección a segmentos más castigados por el actual sistema y resguardar a los y las afiliadas de las distintas contingencias que enfrenta el mercado laboral.

Cabe señalar que este aporte al fondo solidario también generará rentabilidad, pudiendo aumentar las pensiones de las y los jubilados de hoy y del futuro, asegurando mejores montos para la vejez.

HERENCIA Y RETIROS

En tanto, el  ministro de Hacienda, Mario Marcel afirmó que “la herencia es uno de los productos con más letra chica que existen en nuestro sistema previsional. Esto solo se ejecuta si quedan fondos recaudados disponibles al momento de fallecer el cotizante, y en ese sentido, solamente el 18% de los pensionados dejan herencia en Chile”, agregó. El nuevo modelo contempla la heredabilidad y, además, la incluye en las rentas vitalicias.

Efectivamente, el sistema mixto mantiene la heredabilidad de la capitalización individual, es decir, los aportes que realiza a la cuenta personal cada empleado, tanto en etapa activa como pasiva. Asimismo, se confirma la entrega de una pensión del seguro social para los beneficiarios del afiliado o afiliada como cónyuge e hijos menores de 25 años que se encuentren estudiando.

Respecto a los retiros, la reforma reemplaza el retiro programado por una opción denominada renta vitalicia con herencia, que combina los atributos del retiro programado con la renta vitalicia.

En palabras sencillas, la renta vitalicia con herencia garantiza una pensión en UF de por vida para los herederos, que permitirá mantener la pensión si es que aún no se agotan los fondos después del fallecimiento de la persona afiliada.  Con la reforma, los cotizantes podrán elegir entre una renta vitalicia simple que genera pensión de sobrevivencia para los beneficiarios, o una renta vitalicia con herencia que pagará una pensión más baja pero que permite heredar los fondos en los mismos términos que el retiro programado, eliminando así este último método que ha sido mal evaluado por los expertos, ya que la pensión disminuye con la edad pudiendo incluso agotar los fondos antes de morir.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
ChileNo + AFPpensionesReforma de PensionesSistema Mixto de PensionesSistema Previsional
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes