lee nuestra edición impresa

Economía

Últimos episodios de lluvia no han afectado la producción local de arándanos y cerezas

Pese a esto, el ingeniero agrónomo Ernesto Hüne, manifestó que eso no significa que la zona no esté expuesta a sufrir algún daño en sus producciones.


 Por La Tribuna

13-11-2018_18-55-441__9.1

El cambio climático llegó para quedarse, acarreando escenarios no muy agradables para los agricultores, como son las extrañas y poco gratas lluvias recibidas este fin de semana en gran parte del país. Este episodio climático, además, incluyó inesperadas granizadas, lo que para esta época es una amenaza para la producción de algunas frutas, especialmente para los berries.

Y es que en la presente temporada, los episodios de frio-calor o lluvia-granizo, de fines de primavera e inicio de verano, podrían afectar la calidad de la fruta como el volumen de las exportaciones, lo que preocupa a los agricultores locales.

En Biobío, existe una gran producción de arándanos y cerezas, frutas que se consideran dentro de las afectadas con estos cambios durante la temporada.

Al respecto, el ingeniero agrónomo y productor agrícola local, Ernesto Hüne, explicó que con las lluvias del fin de semana los principales dañados son los cerezos, y también los arándanos. “En Los Ángeles no hubo granizo, hasta el momento, dicen que en alguna comuna de la provincia sí, pero, gracias a Dios, daños no tuvimos”, dijo.

Del mismo modo, el agrónomo explicó que igualmente, con estas lluvias hay más riesgo de Brotytis –hongo que ocasiona infecciones en las frutas- con lo que hay que hacer más pulverizaciones o aplicar fungicidas. “Se encarece la producción y hay más riesgos que tengamos enfermedades fungosas, porque es mucho lo que ha llovido. No es común tanta lluvia en octubre y noviembre, con las lluvias de hace unos días atrás, cayeron como 50 milímetros en Los Ángeles, eso para noviembre es mucho”.

Pese a que, por ahora, en la producción de la provincia no se han ocasionado daños, Hüne recalcó que “por el momento estamos rodeados, porque cayó más al sur y al norte, y en Los Ángeles, afortunadamente no, lo que no significa que no estemos, o que no sigamos expuestos”.

A ello añadió que “de ese punto de vista, los que tiene techo en los cerezos los están poniendo, y los que tienen malla de sombra en los arándanos también los están poniendo, para evitar una eventual granizada que venga en un próxima frente que está anunciado para el próximo fin de semana”.

 

EFECTOS EN LA PRODUCCIÓN

Consultado sobre la posible pérdida de producción con este episodio, Hüne fue enfático en asegurar que, por ahora, no existe tal situación, y que la disminución que se presenta actualmente, se viene dando por condiciones durante la cuaja.

“En lo que es la zona nuestra, en la cerezas ya había un bajón grande porque las condiciones durante la cuaja no fueron optimas, de manera que en el caso nuestro, yo creo que debemos tener la mitad del año pasado, fácilmente, y ahí falta todavía la fruta que se cae, no queda en el árbol, y no  que no llega a madurar, eso todavía falta, pero ya había menos fruta”, afirmó.

Detallando que “después de la fertilización, el polen de una flor tiene que ir a otro árbol a la otra flor, y ahí las abejas estuvieron medias flojas, pero no basta con que estas estén flojas, sino que además cuando se pone el polen tiene que germinar, debe haber temperatura, y eso no se dio optimo este año. Situación que se dio en general en toda la zona, por lo que hoy hay un 30 o 40% menos de producción”.

Finalmente, el ingeniero agrónomo agregó que “en los arándanos, por lo menos las estimaciones nuestras, en nuestro huerto es como un año normal la carga, y  hay cosas que hay que esperar que llegue la cosecha. Hasta ahora todo se ve normal, estamos amenazados sí, hasta el momento nos hemos escapado, pero nada asegura que estos cambios climáticos no nos afecten a nosotros esta temporada”.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
AGRICULTURAArándanosCerezasLluvias

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes