lee nuestro papel digital

Destacados

Vecino de Los Ángeles demanda a automotora por fallas en automóvil nuevo

Víctor Salazar detalló desperfecto que sufrió cuando iba a bordo de un vehículo comprado hace siete meses, experiencia que calificó como traumática. Por lo mismo, demandó a la concesionaria por una suma que frisa los 20 millones de pesos.


 Por Juvenal Rivera

Chevrolet Captiva (1)

Ese 7 de febrero, Víctor Salazar viajó a Mulchén para buscar una encomienda que había dejado en su lugar de trabajo. Con su pareja y su hijo, aprovecharon la ocasión para recorrer las calles de la ciudad y tomar helados. En suma, disfrutar de un paseo familiar. Es que era el primer día de sus vacaciones y la intención era pasar buenos momentos.

Sin embargo, todo cambió cuando retornaban a Los Ángeles.

Se volvían en un SUV de la marcha Chevrolet modelo Captiva que Salazar había comprado nueva, siete meses antes. De pronto, el vehículo simplemente detuvo su marcha y no hubo manera de hacerlo andar. En plena avenida Las Industrias, Víctor Salazar, su pareja y su hijo debieron enfrentar el incesante paso de automóviles, camiones y buses para tratar de aparcarse y pedir ayuda.

“Pudo habernos pasado algo mucho peor. Si hubiese venido un camión desde atrás, nos embiste y otra historia se estaría contando”, reflexiona Salazar, quien fuera concejal de Los Ángeles por tres periodos consecutivos.

Sin embargo, la historia no termina ahí. Al día siguiente llevó el vehículo a la concesionaria para ver qué había sucedido. Hay garantías de por medio para vehículos nuevos.

Para sorpresa del afectado, el mecánico a cargo le informó que era un problema en la bomba de bencina y que el cambio de la pieza no tendría costo porque se trataba de una partida de vehículos de ese modelo venía con ese problema.

El punto es que varios meses antes – fines de octubre – llevó el vehículo para la mantención de los 5 mil kilómetros en la automotriz Coseche, situada en la avenida Las Industrias.

Según el afectado, nadie de ahí le insinuó siquiera que podría tener una dificultad de ese tipo, más aun cuando la alerta por aquel desperfecto era conocido desde julio, es decir, justo un mes después de haberlo comprado.

“Pudieron haberme llamado en algún momento sabiendo que lo había comprado hace poco o podrían habérmelo dicho cuando fui a la mantención de los 5 mil kilómetros. Ahí habrían cambiado la pieza defectuosa y yo me habría ido tranquilo para la casa pero no, no lo hicieron”, reclama.

Al día siguiente, estampó un reclamo en la concesionaria. También llevó la queja al Servicio Nacional del Consumidor (Sernac).

Es que, a su juicio, lo ocurrido aquel 7 de febrero “fue una situación de riesgo evidente al que fui expuesto junto a mi familia. No es algo anecdótico y menos aún fortuito”.

Pero no se quedó solo en las quejas protocolares. Hace unos días presentó una demanda en contra de los representantes de la automotora en que exige un vehículo nuevo o la devolución del dinero (17 millones y medio de pesos). También pide una compensación por daño moral de otros dos millones de la moneda nacional. En total, 19,5 millones de pesos.

“Uno compra un vehículo nuevo con la esperanza que no tendrá problemas en algunos años. Por eso se hace la inversión para tener esa seguridad. Ahora, de verdad, tengo miedo que este problema vuelva a suceder”, reseña Víctor Salazar.

Es que, de acuerdo a su testimonio, “esto pudo sucederme en la carretera, pudieron haberme colisionado, pudimos habernos muerto y la responsabilidad habría sido mía por haberme detenido sin justificación aparente. Nadie jamás habría dicho que fue porque el vehículo tenía un problema en la bomba de bencina”.

Aunque La Tribuna se contactó por correo electrónico con la empresa automotriz para que se refiriera a la denuncia, no se obtuvo respuesta.

ALERTA DE SEGURIDAD

En el sitio web del Sernac se detalla la alerta de seguridad para los vehículos Chevrolet Captiva que fueron vendidos entre abril y julio de 2021, la cual fue publicada el 30 de julio de 2021.

Ahí se especifica que “los vehículos que tengan la falla en el módulo de bomba de combustible pueden ocasionar que el mismo no encienda bien o que el motor se apague al ir en movimiento ocasionando una pérdida de frenado o incrementando el riesgo de un accidente”.

Se trata de 152 unidades vendidas entre abril y julio, de un total de 359 que arribaron en un embarque proveniente desde China.

También se indica que no se han reportado accidentes por esta condición en Chile pero, a nivel mundial, “sí se han detectado incidentes. Hubo 19 casos en total internacionales, específicamente México, cuatro casos donde el motor se apagó en marcha, sin accidentes ni lesiones, 14 casos de reclamos de clientes porque el motor no enciende y un caso no definido”.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
chevrolet captivaDemandafalla de automòvilfalla de seguridadLos Angeles
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes