suscríbete al boletín diario

Destacados

Joaquín Lavín: “El Chile hipercentralizado en que vivimos está siendo una traba al desarrollo”

El abanderado de la UDI a las primarias, en conversación con radio San Cristóbal, se mostró confiado en que será la carta elegida para representar a Chile Vamos en los comicios presidenciales de noviembre.


 Por Juvenal Rivera

Joaquin Lavin vega techada (13)

Solo restan nueve días para las elecciones primarias de los dos pactos que presentaron candidatos a la Presidencia de la República en el Servicio Electoral (Servel).

Es que de los seis aspirantes (cuatro de Chile Vamos y dos de Apruebo Dignidad), al final de la jornada en ese 18 de julio se conocerán a los representantes de cada una de las listas que estarán en la papeleta de votación del 21 de noviembre.

Si el miércoles estuvo en por la zona el candidato independiente Sebastián Sichel, este jueves fue el turno del ex alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, que tuvo encuentros con sus partidarios y adherentes en el sector de la Vega de Los Ángeles. También se reunió con autoridades locales y regionales, además de dirigentes de la Unión Demócrata Independiente (UDI).

En medio de sus actividades, fue entrevistado por radio San Cristóbal donde se refirió a su campaña electoral, el rol de las regiones en su eventual gobierno y lo que espera de la Convención Constitucional en el inicio de su labor.

REGIONES

Joaquín Lavín fue enfático en señalar que “el Chile hipercentralizado en que vivimos ahora, está siendo una traba al desarrollo porque se toman medidas que son políticas generales para todo el país, como si el país fuera igual en todas partes y no es así”.

Citó como ejemplo la implementación del plan Paso a Paso que considera medidas como el uso de las terrazas cuando mejoran los indicadores sanitarios pero no toma en cuenta la realidad de algunas partes del territorio nacional: “en Valdivia les dicen que sí van a poder abrir en las terrazas pero allá hay frío y lluvia torrencial. Esta medida se hizo con una mirada santiaguina”.

A su juicio, aunque se “se habla y se habla de regionalización, nunca se hace y no se hace porque cuando llega el minuto de quitarle el poder al gobierno central, los gobiernos de turno se hacen los lesos”.

Planteó la urgencia de “cambiar la forma en que se distribuyen los recursos”, poniendo el ejemplo que del 100% del presupuesto público de Chile, el 90% lo gasta el gobierno central y sólo el 10% lo gastan los municipios y las regiones. “Esa proporción en los países desarrollados en totalmente distinta. Es, por lo menos, un 70 el gobierno central y un 30 gobiernos municipales y regionales”.

Aunque reconoció que esos cambios no se pueden hacer “de un día para otro”, insistió en “ir achicando el estado central y los nuevos recursos hay que ir entregándolos a los municipios y las regiones. Hay que hacer este cambio, de tal forma que en un período de tiempo este presupuesto vaya cambiando y terminé por lo menos en triplicar lo que hoy día manejan los gobiernos municipales y regionales”.

Joaquín Lavín dijo mirar “con esperanza al gobernador regional porque, por lo menos, son autoridades elegidas que tienen el peso del voto democrático, pero tienen pocas atribuciones. Entiendo que la ley dice que se van a ir delegando atribuciones y ojalá sea así”.

“En la medida que tú tomes decisiones más cerca del problema – añadió – mejor será esa decisión. En Chile decimos que cada uno sabe dónde le aprieta el zapato y al que le aprieta el zapato, siempre va a buscar la mejor solución al que está por allá arriba o lejos”.

Sin embargo, pidió poner atención al centralismo en las propias regiones: “quien tiene el poder, cree que va a tomar la mejor decisión y eso es un error porque mientras más cerca se tomen las decisiones, es mejor. Hay un centralismo regional y eso me lo dicen en Los Ángeles con Concepción, eso sucede en las regiones que son más grandes, como Valparaíso y Concepción”.

El abanderado de la UDI sostuvo que “no se le debe tener miedo a la regionalización, creamos en las regiones. Chile es un estado unitario y eso lo vamos a mantener. Hay otros países que tienen estados unitarios que sí han tenido tratos especiales con provincias y regiones al darle mayores grados de autonomía. En la medida en que eso suceda, vamos a ser un mucho mejor país”.

ELECCIONES

Aunque Joaquín Lavín reconoció que Chile Vamos atraviesa por un mal momento debido a los resultados de las elecciones de mayo, se mostró confiado en que “se puede ganar la elección presidencial y la voy a ganar porque tengo mucha fe en que los chilenos quieren el cambio social que yo también quiero”.

“Chile se transformó en un país de clase media que siente que las políticas sociales no le llegaron, que el Estado no está adecuado para ellos. Se requiere un cambio social profundo pero la gente no quiere el camino de la violencia, no quiere el camino extremo de otros candidatos le están planteando. Lo quiere en calma y en paz porque sabe que hay que recuperar los empleos, hay que volver a tirar para arriba”, acotó.

CONVENCIÓN CONSTITUCIONAL

Al ser consultado sobre lo que espera de la Convención Constitucional, planteó que, “como todos los chilenos, tengo dos emociones en el corazón”.

Por un lado, dijo, está “la esperanza en que ojalá esto termine en un Chile mejor. Chile necesita entrar en una nueva etapa en lo social y en lo económico, es un país de clase media que necesita ponerse los pantalones largos. Desde ese punto de vista, uno espera que esto termine bien”.

Sin embargo, puso sus reparos por algunas situaciones que han rodeado el inicio del trabajo de la Convención: “hay una emoción en decir que es riesgoso, que es complicado. El domingo cuando partió la convención, hubo cosas que no me gustaron, como los incidentes. Lo mismo cuando el himno nacional fue pifiado y abucheado. Hoy los veo peleando por el con quién va a ser el secretario técnico, que se aumenten las vicepresidencias. Uno dice que se dediquen a las cosas grandes, a las importantes, fueron elegidos para eso”.

“Lo veo con esperanza y me preocupa que se haga bien. El próximo Presidente de Chile tiene que ser alguien que conduzca este proceso en el sentido que vaya a buen puerto. Chile necesita un cambio social profundo que viene sí o sí en la nueva constitución pero que requieren hacer acuerdos en paz, tranquilidad y sin violencia. Mientras se hace este cambio social, Chile tiene que seguir tirando para arriba. Tenemos que recuperar los empleos que se han perdido, las pymes tienen que volver a reabrir, hay que tirar para arriba la economía”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes