suscríbete al boletín diario

Destacados

Constituyente electo Luis Barceló: “Desde mis convicciones, defenderé los derechos sociales con mucha tenacidad”

En conversación con diario La Tribuna, quien también fuera gobernador provincial adelantó sus prioridades en la redacción de nueva Carta Magna, poniendo especial acento en los derechos sociales.


 Por Juvenal Rivera

20-12-2017_13-11-371__GobernadorLuisBarcelo2

Luis Barceló Amado ha tenido días muy ajetreados. Al día siguiente de las elecciones de mediados de mayo, cuando se confirmó que era uno de los cuatro elegidos para representar al distrito 21 (que agrupa a las provincias de Biobío y Arauco, además de la comuna de Lota) en la Convención Constituyente, enseguida se puso manos a la obra para ampliar sus conocimientos jurídicos de cara al desafío que se avecina a contar de julio próximo.

Aunque es un abogado egresado de la Universidad de Chile, con vasta experiencia en el ejercicio de la profesión, admite que “no se puede saber todo ni conocer todo, pero hay que tener nociones de lo más importante”. Sin embargo, asegura que “sin quererlo, sin buscarlo, siento que toda la vida me preparé para un proceso de esta naturaleza”.

Por lo pronto, una de las principales materias de interés es la relativa al reglamento que regirá la Convención Constituyente: “no se sabe nada, pero hay unos think tank que están trabajando, con diferentes orientaciones aportadas por profesores de derecho administrativo y público, y con cientistas políticos. Me han llegado varios modelos de reglamento y la idea es establecer ciertos elementos fundamentales, como quién será el presidente o presidenta, cuántas serán las comisiones, qué materias deben abordarse, cómo funcionarán las comisiones, si habrá paridad en su conformación”.

En conversación con diario La Tribuna, Luis Barceló (67 años) agradeció el respaldo ciudadano que le permitió encabezar la Lista del Apruebo (integrada por la Democracia Cristiana, el Partido por la Democracia, el Partido Radical y el Partido Socialista), donde postuló en un cupo del PPD como independiente.

Reconoce que su paso por la Gobernación Provincial de Biobío durante la segunda administración de Michelle Bachelet, que lo hizo volver al tapete de la opinión pública después de un silencio de más de 20 años, fue fundamental para lograr el reconocimiento público.

Pone de relieve que “mi mérito en el cargo fue haber sabido escuchar al humilde y al poderoso, al de izquierda y al de derecha. Creo haber escuchado a todo el mundo y haber aprendido de todos ellos. Sé que puede ser algo obvio para las autoridades, pero no siempre es así”.

Por eso, en las últimas semanas ha tomado contacto con dirigentes de distintas organizaciones sociales del distrito 21, a la par que espera pronto trasladarse a la provincia de Arauco para tomar contacto con representantes de ese territorio y recoger sus principales inquietudes.

DESAFÍOS

Por lo pronto, tiene claro que “con toda la comunidad podemos conseguir una carta de navegación que obligue al Estado a garantizar derechos mínimos en salud, educación, vivienda, medio ambiente, saneamiento, protección para la infancia y los adultos mayores, y en todos los tópicos que son de interés de la sociedad en general”.

Adicionalmente, “otro de mis ejes es la descentralización territorial para que exista mayor desarrollo de las regiones y provincias como la nuestra. Además, defenderé para que el agua sea considerada un bien esencial para el consumo humano. Por otro lado, la clase media ha sido la gran olvidada por el Estado de Chile en los últimos decenios. Después de los gobiernos radicales, ha dejado de ser actor en la política chilena”.

En ese marco, hace un punto al precisar que “lo que no podemos llevar a la Constituyente es la ego-política que hoy vemos en el Congreso, que la observamos en los diputados y senadores. Muchas veces, con tal de tratar de mostrarse, exageran sus posiciones, son redundantes en sus ideas filosas. Hay que ser tremendamente humilde y modesto en las conversaciones, los diálogos y los discursos que pueda hacer en la Convención Constituyente. Hay que ser muy ponderado”.

Añade: “ser ponderado no significa que uno no pueda ser audaz. Lo que pasa es que uno debe ser capaz de expresar las cosas. Si con lo que se dice solo se siembra temor, no se va a llegar a ninguna parte porque el miedo es el principal enemigo del cambio”.

“De mi parte, trataré, desde mis convicciones, especialmente en materia de derechos sociales, de defenderlos con mucha tenacidad”, concluye.

PLURALIDAD

Luis Barceló también tuvo palabras para los demás convencionales constituyentes electos: “la composición es bastante heterogénea y plural. No son bloques, lo que hay son tendencias y en cada una de ellas hay varias posiciones. Eso ocurre en la izquierda, en el centro y la derecha. Hay una pluralidad de pensamiento”.

En ese marco, sostuvo que las declaraciones de algunos constituyentes que han levantado polémica en las últimas semanas “no necesariamente representan a los demás”.

DISTRITO Y REPRESENTACIÓN

“Sin duda alguna que este distrito 21, y que me perdonen los señores parlamentarios, fue forzado, se sacó con fórceps para calzar con los números de diputados que se necesitaban. Sucedió en muchas partes, especialmente el 21. No sé qué grado de representación pensaron los parlamentarios cuando configuraron este distrito. Pensaron en sus intereses propios, pero no en la representación real y efectiva”.

“Desde la perspectiva del régimen del Estado, mi mirada es que se debe establecer un régimen semi-presidencial, no sé si a la francesa o como existe en algunos países nórdicos, con un Congreso bicameral. Creo que es necesario que exista el Senado porque está en la tradición chilena. Con un primer ministro a la cabeza, necesitamos tener la menor cantidad de partidos. Hoy hay como 15 colectividades políticas. La idea es formar grandes bloques unificados que se guíen por una disciplina, una doctrina, que tengan sus diferencias. Eso se puede dar en Chile y ahí el primer ministro va a tener que gobernar con un grupo para que funcione. Para eso vamos a tener que modificar la ley de partidos políticos y, muy posiblemente, la ley electoral, para adecuarnos a otra forma de distritos. Eso no necesariamente no es una tarea de la Constitución, pero se pueden fijar los principios”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes