suscríbete al boletín diario

Destacados

Agrupaciones y comunidad cristiana rechazan violencia y quema de iglesias en la macrozona sur

Tanto desde la Iglesia Católica como Evangélica en Biobío reaccionaron ante quema de templos, y acentuaron la labor social que se desarrolla hacia la comunidad


 Por Cristian Salazar

IGLESIA
Foto contexto

La macrozona sur vivió una de las noches más violentas en el último tiempo la madrugada de este jueves debido a distintos hechos relacionados a la quema de camiones, cabañas y templos registrados tanto en la región de Biobío como La Araucanía. Particularmente cuatro camiones y una camioneta fueron quemados a la altura del kilómetro 584 de la Ruta 5 Sur, perteneciente a la comuna de Ercilla, donde tres conductores resultaron con diversas lesiones, uno de ellos con herida a bala y otro con esquirlas. Además una cabaña fue incendiada en el sector de Quidico a eso de las 23 horas de este miércoles en la comuna de Tirúa, junto con una vivienda sin ocupantes que fue siniestrada en el sector las Quilas, comuna de Cañete.

Pero una de las situaciones que generó reacciones de la comunidad cristiana en la provincia de Biobío fue las quemas de diversas iglesias, tanto católicas como evangélicas, que se registraron en las últimas horas, donde un capilla católica fue quemada en el sector de Tranaquepe, comuna de Tirúa, la Iglesia Misión Boroa en la comuna de Nueva Imperial, y un templo evangélico en la localidad de Antiquina, comuna de Cañete, hechos que se suman a una larga lista de templos incendiados en diversos hechos de violencia rural.

OBISPADO DE LOS ÁNGELES

El encargado de comunicaciones del Obispado de Los Ángeles, el sacerdote Gustavo Valencia Aguilera, se refirió a estos hechos, donde indicó que “nos extraña de que justamente estén quemando los templos tanto católicos como evangélicos, sabiendo que los templos solo se ocupan para la oración, y que no se ocupan para algo que fuera en contra de las personas, por lo que nos parece raro. Al igual de que se vinculen estos hechos al pueblo mapuche, y el pueblo mapuche no es. Son algunas personas que están tratando de causar temor, y ese es el problema, que son personas que están haciendo esto y atacando los templos católicos y evangélicos”.

A lo anterior, el padre Valencia destacó la importancia de las iglesias en la comunidad, donde enfatizó que “los templos son importantes porque son los que de alguna forma reúnen a la familia, la comunidad, donde la gente se ha casado, ha bautizado y ha despedido a sus seres queridos en los funerales; entonces el templo además de ser una cosa estructural, está familiarizado con la comunidad en sí, porque están abiertos no solamente en lo sacramental, sino que también alrededor del templo siempre los salones se han ocupado para ayudar a la gente más vulnerable, se acopian las cosas cuando hay necesidades en incendio o terremotos, entonces los templos evangélicos o católicos son lugares donde se hacen cosas buenas, entonces nos parece muy raro que alguien esté en contra de todo esto”, puntualizó.

COORDINADORA EVANGÉLICA DE BIOBÍO

Por su parte, la Coordinadora de la Comisión Nacional Evangélica por la Familia y la Vida -Confamilia- en la región de Biobío Yulisa Ojeda también se refirió a estos hechos de violencia que afectaron a iglesias de la zona, “a nosotros como Confamilia nos preocupa la situación que está viviendo la iglesia, y no solo en la región del Biobío, sino que en distintas regiones del país ya que se ve vulnerada y es preocupante ya que al fin y al cabo son personas que sólo quieren destruir a la iglesia, y estos actos violentos sabemos que claramente no llevan a ninguna solución a los problemas existentes en las distintas regiones”, precisó.

Además Yulisa Ojeda agregó que estos hechos afectan a la comunidad que vive en las cercanías de los templos, debido a que la iglesia cumple un rol fundamental en la sociedad y un aporte al país, ya que las cifras de personas recuperadas a través de la labor social respalda el trabajo de los distintos ministerios.

Finalmente enfatizó que “sería muy importante que se generaran políticas públicas que en este tipo de hechos entregaran un respaldo a las iglesias, y se les entregara alguna solución de parte de organismos públicos y del Estado, por ejemplo que parte de la reconstrucción fuera entregada por el gobierno, o que mientras se construyera, se facilitaran sedes para que se siga haciendo el trabajo que hace la Iglesia”. A modo de ejemplo, destacó la labor que se cumple a través de comedores sociales, “ese es un trabajo que no puede parar, y si ocurren estos hechos violentos se ven perjudicadas, no solo las personas que están en el entorno, sino que toda la sociedad que se ve beneficiada con los actos que se realizan en la iglesia”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes