suscríbete al boletín diario

Destacados

Parientes de familia que perdió a tres de sus integrantes están en campaña para construirles un mausoleo

A una semana del trágico acontecimiento ocurrido en la villa Los Profesores que costó la vida del padre y sus dos hijos, se informó que la madre sigue en estado de gravedad y hospitalizada en la Posta Central de Santiago.


 Por Juvenal Rivera

Screenshot_20200821_184630

Hace justo una semana, se escribía una historia trágica para una joven familia de Los Ángeles. En la madrugada del viernes 14 de agosto, cerca de la 1 de la mañana, las llamas no tuvieron consideración alguna con la vivienda ubicada en la esquina de calles Aurelio Valenzuela con Luis Gómez, en la populosa villa Los Profesores.

En la fría estadística, el saldo final dice que las víctimas fatales fueron tres: el padre del grupo familiar y dos de sus tres niños, uno de cinco años y otro de apenas un año y dos meses de edad. La madre está grave y se debate entre la vida y la muerte en un recinto de salud capitalino. Por esos designios de la vida y el destino, un tercer hijo de siete años se salvó de la desgracia debido a que estaba en la casa de sus abuelos en otro sector de la ciudad.

Pero detrás de esas cifras, de por sí muy dolorosas, está muy vívido el drama humano por un dolor inconmensurable para una familia que jamás imaginó algo así.

INCENDIO

Carlos Soto (29 años), su mujer Paula Quezada (28) y los tres hijos de la pareja se habían mudado recién hace un par de meses a ese domicilio en la villa Los Profesores. Habían tomado la decisión de arrendar la casa después de haber estado viviendo por cerca de siete años como allegados en la vivienda de los padres de él que, por cierto, está en la misma población.

Sin embargo, en la madrugada de ese viernes se desató una desgracia impensada. Por causas que están siendo investigadas, se inició un incendio que se propagó rápidamente por toda la vivienda que dejó atrapados a todos los miembros del grupo familiar, justo en el lugar donde están los dormitorios.

Pese a los esfuerzos desesperados de Carlos para salvar a sus hijos, el más pequeño, Joaquín, de un año y dos meses, falleció un par de horas después. El otro hijo, Dylan, murió un poco más tarde.

Carlos sufrió severas quemaduras y dejó de existir en la mañana siguiente en el hospital de Los Ángeles, pese a los desesperados esfuerzos del equipo médico por salvarlo.

Paula sigue con vida pero debido a la gravedad de sus quemaduras, fue trasladada a la Posta Central, en la Región Metropolitana. Su diagnóstico actual sigue siendo de extrema gravedad, pese a que ha tenido algunos ligeros atisbos de mejoría.

Carmen Cabrera Saldías es la abuela paterna y ha sufrido como nadie el dolor por la muerte de su hijo Carlos y de sus dos nietos.

Ha pasado recién una semana y la tristeza se siente en cada una de sus palabras por una pérdida tan brutal y violenta que jamás ella ni nadie pudo imaginar. “Imagínese nosotros, como papás, como familia, es tremendo”, dice la mujer.

El día del funeral, los vecinos de villa Los Profesores salieron masivamente a decirle adiós a los tres fallecidos en el incendio. Incluso, en la noche anterior encendieron velas en el entorno de la vivienda donde se desencadenó la tragedia.

Por eso, como una manera de tributar un homenaje a su hijo y nietos fallecidos, está en campaña para reunir fondos y levantar un mausoleo en el Cementerio General de Los Ángeles.

La familia que con mucho sacrificio compró la tierra para sepultar a los tres, quiere hacer un esfuerzo y así mantener el recuerdo de sus parientes fallecidos en semejantes circunstancias.

Además, porque están a cargo de Vicente, el niño de siete años que providencialmente se salvó de morir porque estaba en la casa de los otros abuelos.

Carmen Cabrera tiene palabras de agradecimiento para los vecinos, los efectivos de Carabineros, los funcionarios del hospital, de los guardias del recinto de salud. Incluso, de la población penal de la cárcel de Mulchén que hicieron una colecta que entregaron a la familia.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes