lee nuestro papel digital

Desarrollo

Casa Alma llega a la ciudad de Los Ángeles

Se trata de un proyecto que busca proteger la infancia de niños y niñas, a través de la transformación de sus residencias a una adaptada a sus necesidades específicas


 Por Sofía Meier

Casa Alma Maria Ayuda los Angeles (53)

Un lugar de acogimiento y transformación para nuestros niños y niñas, esa es la definición que María Ayuda entrega para comprender, en simples palabras, qué es Casa Alma. Además de establecer un plan estratégico para adecuar las residencias a un modelo de intervención terapéutica, la iniciativa busca mejorar la infancia, debido a los antecedentes de niños con problemas de salud mental, estableciendo una vivencia segura de esta. El objetivo principal es que, para 2028, cada residencia se encuentre dentro de la categoría de Casa Alma. Este proyecto, si bien es financiado en gran parte por la institución María Ayuda, necesita de apoyo externo en base a aportes voluntarios, Otra de las opciones para poder aportar, es volviéndose socio. 

En agosto del presente año, niños y niñas de la residencia Santa María de Los Ángeles fueron trasladados a lo que se convertiría en su nuevo hogar: Una Casa Alma. El financiamiento de esta se realizó a través de donaciones empresariales, socios y de personas particulares que deciden, de manera voluntaria, hacer un aporte económico a esta “reconstrucción de la infancia”. La construcción de esta se realizó en base a una observación participante de los niños y del equipo, creando un espacio seguro y adecuado para el desarrollo correcto de su infancia.

El segundo proyecto de Casa Alma está ubicado en La Florida, Santiago. Enfocado en niñas de seis a 12 años y que en este momento se encuentra en proceso de avance de construcción del 95%. La entrega estimada se llevará a cabo en marzo de 2023, para que inicie su puesta en marcha en el primer trimestre del próximo año. 

Dentro del mismo contexto, durante la jornada del 26 de diciembre, las instalaciones de Casa Alma fueron formalmente inauguradas, en un evento que contó con la presencia de representantes de María Ayuda, del obispo Felipe Bacarreza, del alcalde Esteban Krause y la diputada Flor Weisse, además de ejecutivos de CMPC, liderados por Luis Felipe Gazitúa, presidente de compañía, que se vuelve protagonista dentro del proceso de construcción y ensamblado de las nuevas residencias. Este evento se realizó con el objetivo de agradecer a estas mismas autoridades por su gestión. 

ALIANZAS DE COLABORACIÓN 

“Casa Alma surge desde una iniciativa del directorio de María Ayuda pensando en cómo dar una respuesta integral a lo que los niños y niñas necesitan. Nosotros en Chile tenemos 12 residencias desde Iquique hasta Temuco, nuestra idea es ir transformando cada una de esas casas en un proyecto de Casa Alma y partimos con Los Ángeles. La siguiente es en La Florida, en Santiago” son las palabras de Ximena Calcagni, coordinadora del Proyecto Estratégico Casa Alma, al explicar en qué consiste la iniciativa. La casa cuenta incluso con un jardín de adaptación, para que los recién llegados puedan avanzar a través del “camino de la sanación” e incorporarse al mundo con fuerza. 

A las palabras se suma Rodrigo Crisóstomo, presidente del Consejo de Los Ángeles de María Ayuda, recalcando la importancia de este tipo de instancias en la comuna: “Venimos tratando de armar hace muchos años esto. María Ayuda, al igual que muchas otras instituciones vienen con muchas dificultades por delante; nos dimos cuenta del problema que generaba para los niños los dormitorios, los espacios, la seguridad, los balcones, así que empezamos a trabajar toda la infraestructura, el entorno, el tipo de cercos para no molestar a los vecinos. Aun así, requería el apoyo de una empresa privada, era imposible hacerlo sin ella. Así se genera esta alianza con CMPC, que es una empresa local, parte del día a día de muchos angelinos. La empresa se comprometió y financió este proyecto y cumplieron con todo lo que se necesitaba”. 

Sin quedar atrás, Luis Felipe Gazitúa, presidente de CMPC, establece que esta actividad forma parte de los lineamientos principales de la empresa, recalcando su rol social y por sobre todo, su participación activa en este tipo de iniciativas: “En esta línea, nosotros como empresa quisimos ir más allá del trabajo y de las cosas que normalmente hacemos con regularidad, tenemos un deber de comprometernos con las necesidades que tienen las comunidades. En este caso, nos invitaron a participar de este proyecto y lo hicimos con mucho gusto, porque creemos que tiene un fin muy loable, que es atender las necesidades de niños y jóvenes muy necesitados que buscan entes de ayuda en este país”. 

Tras la intervención del obispo Bacarreza se dio inicio al recorrido por las instalaciones. La casa cuenta con habitaciones compartidas, espacios de encuentro para personal, baños adecuados para personas en situación de discapacidad e incluso un mural conmemorativo a las afueras del centro. Frente a los desafíos que quedan por superar, monseñor Bacarreza hizo hincapié en el rol de la iglesia católica en este tipo de actividades, llamando a las buenas acciones y prestar ayuda a quien lo necesita de manera desinteresada: “Estamos muy contentos de que se le de este uso, porque es en base a la caridad. De procurar el bien de niños que lo merecen y que no tienen culpa. Vulnerados significa que son niños heridos y una herida hay que sanarla. Eso es lo que trata de hacer esta casa. Hay que darle acogida, amor, que sientan que son importantes. La iglesia está para esto, en la palabra de Cristo está la salvación, pero primero hay que sanarlos”. 


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
Casa AlmaCasa Alma María Ayudahogar de niñasinauguraciónLos ÁngelesMaría Ayuda
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes