lee nuestro papel digital

Desarrollo

Apialán se apresta a celebrar los 60 años de existencia con la mirada puesta en el futuro

Con el lema “Aportar al futuro, fortaleciendo el presente”, la directiva de la organización gremial de pymes apunta a reforzar y modernizar la propia entidad para, a continuación, propiciar la vinculación con organismos y entidades que les ayuden a enfrentar los complejos escenarios económicos presentes.


 Por Juvenal Rivera

14-1, Apialan

El próximo 31 de octubre se cumplen 60 desde que un grupo de pequeños industriales y artesanos de la ciudad de Los Ángeles dieron vida a una organización gremial conocidas por siglas Apialán, cuyo propósito ha sido representar los intereses de sus asociados.

En estos casi seis décadas de existencia, la organización – ahora llamada Asociación de Prestadores de Servicios, Industriales y Artesanos de Los Ángeles, Pymes Biobío Apialán AG – insiste en su vocación de capacitar a sus participantes y de vincularlos con organismos públicos y privados, de tal manera que sean capaces de adaptarse a las condiciones del mercado a nivel local y global.

Más aún cuando se viene saliendo de un periodo especialmente complejo derivado del estallido social y la pandemia que derivó en un receso forzado de la actividad gremial, y con las perspectivas económicas inciertas por el fantasma de la recesión.

En conversación con radio San Cristóbal, el presidente y la vicepresidenta de Apialán, Santiago Rocha y Verónica Muñoz, respectivamente, entregaron los principales lineamientos de la acción de la entidad que reúne a cerca de un centenar de asociados, entre pymes y profesionales.

Ambos encabezan un directorio que asumió sus funciones a fines de enero pasado y en esos primeros meses “nuestro primer objetivo ha sido recuperar, reencantar y reiniciar lo que se estaba haciendo antes de la pandemia”, confidenció Santiago Rocha.

El directivo sintetizó el sentido de su gestión con la frase “Aportar al futuro, fortaleciendo el presente” que apunta a reforzar y modernizar la propia organización para, a continuación, propiciar la vinculación con organismos y entidades que les ayuden a enfrentar los complejos escenarios económicos presentes.

Por lo pronto, “los primeros seis meses han sido de ordenar la casa en un concepto de fortalecer el back office, de tal modo que el 20% de nuestra actividad como directora sea de tipo administrativa hacia el interior, pero que el 80% esté relacionado, primero, con beneficios y servicios a los socios para retener, captar nuevos socios y capacitarlos”.

“Apuntamos a un crecimiento cuantitativo y cualitativo en lo referido al relacionamiento con el medio, con la parte académica y con las autoridades locales y regionales. Hay que empoderar la acción de la organización porque nuestro rol principal es canalizar, interpretar y participar en las políticas públicas”, añadió.

Para el dirigente, “es súper importante convocar no solo a nuestra organización sino que a todos el resto con una mirada gremial, no político partidista, que vaya en beneficio de lo que se requiere porque vamos a enfrentar un año 2023 muy difícil, con una recesión como no se ha visto hace muchos años. Y la única manera de hacerlo es estar unidos”.

PARTIR POR CASA

“En estos dos o tres años receso forzoso por la pandemia, debemos tener la resiliencia y capacidad de adaptarnos a las condiciones del mercado a nivel local, regional, nacional y global. En esta mirada, las acciones de modernización y de implementación de innovación tecnológica para poner en marcha la digitalización, deben partir por casa”, explicó.

Por lo mismo, detalló que “lo primero que hicimos es que los procesos que antes eran manuales, ahora se están digitalizando con sus respectivos sistemas de respaldo. También estamos interviniendo nuestro sitio web con un área de transparencia activa para que los socios tengan acceso a todo lo que sucede en la organización. Obviamente ellos serán capacitados para puedan hacerlo”.

EL PASO SIGUIENTE

El paso siguiente, apuntó Rocha, es a “canalizar las actividades de relacionamiento con las organizaciones públicas y privadas porque la viabilidad de cualquier emprendimiento esta dado en cómo se lee el mercado internacional, cómo nos impacta y cuáles son las medidas”.

A su juicio, la “lección y el propósito de fortalecernos es generar estos canales y capacitarnos, tal como partió la organización en 1962. Los directivos que fundaron Apialán, con el apoyo de Sercotec, partieron haciendo un énfasis muy fuerte en la capacitación de sus socios”.

Según Verónica Muñoz, dicha “asociatividad nos permite tomar más fuerza cuando se trata de buscar proyectos en Sercotec, Corfo o cuando necesitamos capacitar a nuestros asociados en procesos de postulación para que se adjudiquen los recursos disponibles en canales públicos”.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
apialandesarrolloLos AngelesPymes
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes