lee nuestro papel digital

Desarrollo

Estudiantes de la provincia de Biobío podrán viajar de intercambio al extranjero  

Se trata de una organización con actividad en 99 países, que brinda herramientas para formar estudiantes que sean ciudadanos del mundo a través de intercambios estudiantiles.


 Por Glenda Ahumada

firma convenio general

Gustavo Quezada es un joven de 22 años, que conoció China gracias a su experiencia en uno de los programas de intercambio intercultural de la Fundación AFS Chile, que ha permitido a estudiantes de distintas regiones llegar a Francia, Estados Unidos, Alemania o Japón, entre otros países.

Según contó en conversación con diario La Tribuna, estudió en el Colegio Padre Alberto Hurtado de Los Ángeles, y a través de su profesora de inglés conoció del programa y recibió de intercambio a una estudiante del extranjero.

Gustavo se sumó así a la iniciativa que promueve AFS, una organización internacional, sin fines de lucro, no gubernamental y de base voluntaria, que se dedica a promover la educación intercultural a través de programas de intercambio para estudiantes de educación media y superior.

Así, la ONG busca generar nuevas instancias de participación para estudiantes de la provincia y firmó una nueva alianza.

En entrevista con diario La Tribuna, el director nacional de la fundación AFS Chile, Rodrigo Casarejos, señaló que “en esta oportunidad firmamos convenio con la Fundación Juan XXIII, que administra varios colegios de la ciudad de Los Ángeles y otras comunas de la provincia, donde los estudiantes pueden tener la oportunidad de vivir la experiencia que nosotros ofrecemos en el extranjero, mediante alguna beca parcial o total, entre otros beneficios como charlas o intercambios para profesores.”

El intercambio estudiantil es cuando el alumno o alumna se va a otro país, por un semestre o año académico, a convivir con una familia local, asistir a un colegio y aprender de otra cultura.

Todo es parte de la iniciativa voluntaria, es decir, los alumnos o alumnas acceden a los programas de forma voluntaria, y el colegio y la familia de acogida del país que los recibe también.

En tanto, la organización tiene un sistema redistributivo, esto es, de acuerdo a los ingresos económicos del grupo familiar, que es proporcional al cobro, y AFS como entidad se encarga de buscar la familia y el colegio que recibe, todo de forma voluntaria, además del apoyo en cuanto a pasajes, visas, seguros médicos, orientación durante el proceso, entre otros aspectos que gestiona la organización.

“En general, estos programas te hacen ser independiente a una edad donde la mayoría no tiene la oportunidad, y son de extranjeros que vienen a nuestro país a estudiar o de estudiantes chilenos que se van a otras comunidades en el extranjero”, explicó el director nacional de AFS.

LOS COLEGIOS

En Los Ángeles, hay estudiantes que ya han participado de estos intercambios. En esta ocasión, el convenio con la Fundación Juan XXIII facilitará el acceso a los programas en los siguientes establecimientos: Colegio San Gabriel Arcángel, Colegio San Rafael Arcángel, Colegio San Diego de Alcalá, Colegio Padre Alberto Hurtado, en Los Ángeles, y el Colegio San Jorge de la comuna de Laja.

De acuerdo a la información entregada por el director nacional de AFS, actualmente están recibiendo a 80 estudiantes extranjeros y de la ciudad de Los Ángeles, son cinco estudiantes. Además, señaló que los programas tienen una planificación de aproximadamente medio año, por lo que los y las estudiantes deben prepararse con tiempo.

ANGELINO COMPARTE SU EXPERIENCIA DE INTERCAMBIO

Según contó en conversación con diario La Tribuna, Gustavo Quezada, exalumno del Colegio Padre Alberto Hurtado, todo partió con la orientación recibida por parte de su profesora de inglés y que en su hogar se recibiera a una estudiante de intercambio.

Posteriormente, mantuvo el contacto con la organización AFS y ellos lo animaron a postular para realizar un intercambio.

“Yo no sabía si iba a quedar pero resultó y me fui a China por un año. Lo bueno que tiene la organización es que tiene muchas becas y una de las ventajas es que todo es voluntario, las familias, los colegios, y los voluntarios, y eso me llamó la atención, ya que la familia que me recibió de verdad quería tenerme, no fue por plata o algún beneficio a cambio, y fue un acierto”, manifestó Gustavo.

Allá se comunicó en inglés, porque alcanzó a aprender muy poco del idioma nativo, pero fue una experiencia gratificante ya que una vez en China, el colegio le dio clases y pudo conocer más el lenguaje.

Dentro de sus opciones, también con la organización AFS, la voluntaria de Los Ángeles lo animó a migrar, ya que él pensó en la situación económica y en que siempre le ha gustado conocer otras culturas por lo que postuló a varios países.

“Yo no quería estar toda la vida pagando la carrera y una de las voluntarias me preguntó ¿y por qué no te vas a estudiar a Argentina? y en realidad tenía mucha razón, porque la educación es gratuita, queda cerca para ver a mi familia, hablamos el mismo idioma, así que me vine y hoy estudio medicina en Instituto Universitario Italiano de Rosario, Argentina”, destacó Gustavo. 

Los requisitos para postular a estos programas son tener nota mínima de 6.0 los últimos tres años, contar con un estado de salud óptimo para la experiencia, y también las personas que deseen participar deben presentar un proyecto de Objetivo de Desarrollo Sostenible, que indica la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que es una idea desarrollada por los alumnos que busca solucionar algún problema en su comunidad, tanto a nivel local como en el extranjero, obedeciendo al principio de ciudadanos y ciudadanas globales.

En la foto Gustavo, joven angelino que fue de intercambio a China con su familia de acogida.

  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
AFSafs chileFundación Juan XXIIIintercambio estudiantilLos Ángeles
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes