suscríbete al boletín diario

Desarrollo

Abogarán para convertir a la región en líder de la macrozona productiva

El gerente general de la entidad cree que la región del Biobío debe trabajar en conjunto con sus pares desde el Maule hasta La Araucanía para impulsar el desarrollo del territorio.


 Por Jorge Guzmán B.

Foto nota Corporación de Desarrollo Biobío
Establecer una macrozona productiva entre Biobío, Maule, Ñuble y La Araucanía podría convertir a Biobío en una zona productora de alimentos para el mundo.

El nuevo gerente de la Corporación Industrial de Desarrollo Regional de Biobío, Pedro Ramírez, entregó los principales lineamientos de la entidad, poniendo énfasis en la necesidad de ajustes permanentes de las estrategias de desarrollo regional debido a los cambios ocasionados por el estallido social de octubre de 2019 y la pandemia del Covid-19.  

En entrevista con Conexión San Cristóbal, Ramírez detalla que la corporación tiene como foco “articular al sector público, privado y la academia, de manera que esto impulse el desarrollo de la región del Biobío.

El propósito de la entidad, que es privada y sin fines de lucro, es “llevar adelante distintas iniciativas para el emprendimiento y la innovación de Biobío para mejorar su competitividad”, precisa Ramírez.

Lo anterior, según sus palabras, a través de la “asociatividad, así como el monitoreo de la estrategia regional de desarrollo, cada dos años”.

El vocero comenta que “toda estrategia debe estar bajo una permanente revisión y ajustes”, como ya sucedió en 2018, “pero considerando lo sucedido en octubre de 2019 y la pandemia, hay aspectos que tenemos que ajustar”.

Esta estrategia se hace con una multiplicidad de actores de los gremios, la academia y distintos aspectos que permitan elaborar la estrategia regional de desarrollo.

Los lineamientos de la actividad que hay que revisar ahora: “deben hacerse hablando con los distintos actores y conociendo esas realidades”, dice. Así, añade. “se podrán ajustar las estrategias con el horizonte en el 2030 y ajustar estas reuniones”.

Según el ejecutivo, debería ajustarse “a corto plazo para hacerla acorde a la estrategia y reenfocar aquellas prioridades que no estuvieran centradas en sectores, personas y territorios que requieran estos cambios”.

Además, dentro de la hoja de ruta se “debe hacer una programación de la conversación con los actores y estamentos implicados en esas iniciativas, de manera de poder levantar ese diagnóstico e ideas que surjan en estas reuniones, para poder plasmarlo en la Estrategia Regional de Desarrollo”.

Ramírez expresa también que en cualquier organización “se debe revisar permanentemente las variables, que van cambiando”. Según lo expresado en la entrevista, “en la región y Arauco, algunas de estas perspectivas seguramente tienen que ir cambiando porque las necesidades van cambiando”. Por lo tanto, señala, “es posible que en la provincia de Biobío, o de Concepción o Arauco, algunos de estos aspectos deban priorizarse”.

GOBERNADORES REGIONALES

El cambio a gobernadores regionales electos, Ramírez recuerda que “claramente la región del Biobío en el último periodo tuvo varios cambios de intendente regional hasta que se terminó esa figura”. Hoy, con el Gobierno Regional de Rodrigo Díaz, presidente de la Corporación, y su “experiencia de cuatro años de haber sido intendente, le permite conocer muy bien la región”, señala.

En este sentido, también expresa que “el trabajo que se puede llevar adelante con él puede hacerse muy fácil, desde el punto de vista de que todo lo que se relaciona con desarrollo regional en términos de personas, de territorio, de iniciativas y de recursos para poder llevar adelante las distintas inversiones en infraestructura o en programas, va a ser una gran ayuda”. La figura del Gobernador regional implica, a lo largo del país, un paso importante para algo que Ramírez afirma que todos anhelan: “una regionalización del país”.

Siempre he dicho que todas las regiones del país están preparadas para llevar adelante todas las iniciativas, que al día de hoy están centradas en el nivel central, de Santiago. Pero el potencial de la región del Biobío nos debería hacer mirar al mundo, como iniciativa para subsanar aspectos sociales, socioeconómicos y de infraestructura para que la región del Biobío sea una gran región que mire al mundo.

TRABAJAR COMO MACROZONA

Se ha hablado mucho tiempo de convertir a Biobío en una región que mire al mundo y sea un gran proveedor de alimentos a nivel global. En este aspecto, la alimentación es el fuerte de la provincia de Biobío, según el representante de la entidad. 

Pero para Ramírez, “el concepto está en una macrozona y trabajar en conjunto con Maule, Ñuble y La Araucanía”, pues, a su juicio, la región del Biobío tiene grandes ventajas en “aspectos como la infraestructura caminera y portuaria”.

Del producto de la región, un porcentaje importante es de exportación.

El ejecutivo dice que “tampoco hay que olvidar que la zona al otro lado de la cordillera, como Neuquén, una gran zona productiva y el yacimiento de Vaca Muerta podría salir por los puertos de la región”.

Mencionó también otros aspectos, como “el desembarque de vehículos que llegaba tradicionalmente a la zona de San Antonio ha llegado hoy a varios puertos de la región”.

Por lo mismo cree que el camino hacia el progreso y la descentralización se puede dar a través de “asociarnos como región, para que (Biobío) pueda crecer aún más e impulsar esos aspectos y que se convierta en una gran región”.  

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
biobiodesarrollodesarrollo biobioGobernador regional

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes