sábado 28 de marzo, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Deportes

Boxeador recuperó su libertad: “Rocky de Cristo” buscará ponerse los guantes para cumplir sus sueños

Reconociendo que cometió un error –pero por una “causa noble”, asegura–, el púgil bureano retomó los entrenamientos en busca de llegar nuevamente al ring estadounidense para reivindicarse y dejar atrás las malas experiencias, que no repetirá.


 Por Gonzalo Meller

17.1 Rocky Of Christ

Todos merecen una segunda oportunidad, ya que la vida en ocasiones es dura y nada está garantizado, especialmente en la búsqueda de cumplir las metas personales. Para un boxeador chileno siempre será difícil: pese a que puede tener talento, los recursos son escasos y definitivamente no puede vivir de este deporte de contacto, lo cual les puede llevar a tomar malas decisiones con el fin de cumplir su afán, como le sucedió al púgil que lleva con orgullo los colores de Mulchén, Juan “Rocky de Cristo” Barrera, quien vivió momentos duros, pero no baja los brazos y vuelve en busca de subirse al cuadrilátero para cumplir su sueño: ser campeón.

Al boxeador nacido en Santiago le precede una vida de esfuerzo, ya que un accidente automovilístico casi causó su deceso, pero tuvo otra oportunidad. Ya mayor comenzó su carrera pugilística adjudicándose una serie de victorias destacando dentro del país y recibiendo instrucciones del forjador de púgiles bureano, Raúl Marchant, mientras que paralelamente trabajó por su familia.

Posteriormente, bajo la tutela del destacado ex boxeador nacional, hoy entrenador radicado en Estados Unidos, Renato García, logró conseguir los guantes de profesional, arribando al gigante norteamericano en busca de concretar su sueño boxeril.

En el país, casi consiguiendo una victoria frente al mexicano Eduardo “Torito” Díaz, el puño nacional comenzó a despegar su carrera, pero tuvo que volver a Chile, donde recibiría un duro golpe: pasaría tres meses en prisión.

CAÍDA Y RESURGIMIENTO DE “ROCKY DE CRISTO”

El contendiente mulchenino comentó que vio una oportunidad de arreglar su difícil situación financiera de forma rápida, obteniendo recursos para comprar lo necesario y continuar con su entrenamiento. Lamentablemente, su acto no llegó a buen puerto, ya que fue detenido y privado de libertad en la capital.

Entre las cuatro paredes, “Rocky de Cristo” comentó que reflexionó, extrañó a sus seres queridos junto a su pasión por el deporte de contacto nacido en Inglaterra, puntualizando que, si bien pudo entrenar, fue de una forma distinta, porque “allá no se pelea con las manos, sino que de otra forma”. De todas formas, el púgil precisó que “por el boxeo no se me hizo tan difícil aprender cómo practicaban allá, porque podía usar bastante de mi técnica”.

Pasaron los tres meses que duró su condena y Barrera salió en libertad en busca de reivindicarse, tal como lo hizo el estadounidense Bernard Humphree, quien tras cinco años en la cárcel y salir en 1988, decidió dar un cambio radical a su vida, escapando de la delincuencia a través del boxeo y logrando un reinado de 10 años como campeón mundial de la categoría peso mediano.

“Salí con otra mentalidad de adentro y esa mentalidad me faltaba arriba del cuadrilátero. Mentalidad asesina, como que le metía el uno y dos que no tiraba a matar, ahora sí, además, lo único que quiero es subirme al ring para ser el mejor”, aseguró Juan “Rocky de Cristo” Barrera.

Juan “El Rocky de Cristo” Barrera v/s Olenski “Flama Blanca” Baker

OTRA OPORTUNIDAD PARA EL PÚGIL

Para cerrar, el boxeador comentó que podría viajar nuevamente a Estados Unidos gracias a las gestiones y el compromiso de Renato García, afinando detalles este 24 de febrero.

“Tiene condiciones y creo que en Chile le costará salir adelante en lo boxístico, social y, por supuesto, en lo económico”, manifestó García.

Asimismo, cerró explicando que esperará a ver cómo se aclara su situación, especialmente en cómo podrá salir del país y por cuánto tiempo.

En tanto, para cerrar, el pugilista manifestó que buscará nuevamente darle un golpe a la vida, mientras lo interrumpieron durante la entrevista los niños que entrenaba. “No he dicho ‘descanso’ y van a hacer 30 –flexiones– cada uno; yo voy a contar, así que denle nomás”, ordenó “Rocky de Cristo” a sus pupilos.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
Newsletter

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes