martes 18 de febrero, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Deportes

Marcos Lincoñir: el instructor que ganó “el quinto set” a una enfermedad para seguir forjando promesas tenistas


 Por Gonzalo Meller

6.1 Marco Lincoñir NP

Dedicado más de 37 años a formar nuevas generaciones en el “deporte blanco” tras un serio padecimiento, el profesor ganaría el “match point” y continúa transmitiendo sus conocimientos con una dedicación exclusiva.

Las ganas, la constancia y el esfuerzo son algunas de los valores arraigados en el corazón de los niños que entrenan a diario en las canchas de tenis municipales pertenecientes a la comuna de Mulchén. Este casi centenar de alumnos de entre 6 a 17 años, no podrían continuar creciendo deportivamente sin el apoyo de Marco Antonio Lincoñir Jara, un destacado instructor de tenis que se ha dedicado férreamente a impartir la disciplina con voluntad y paciencia para crear grandes exponentes.

Nacido y criado en la comuna del Bureo e hijo de Flor María Jara Jara y Manuel Lincoñir Tranamil, actualmente tiene 56 años, y más de la mitad de ellos han sido dedicados al tenis, iniciando su trabajo por accidente y/o necesidad.

“Recuerdo que en 1980 cuanto tenía 17 años fui a la municipalidad a pedir trabajo, en aquel entonces me derivaron a las dos canchas de tenis recién inauguradas por la alcaldesa, donde mi trabajo era de pasa pelotas, mantención y el cuidado de las canchas”, puntualizó.

Pese a que estaba muy agradecido de la oportunidad, el profesor fue franco en manifestar que paradójicamente

“no me gustaba el tenis porque encontraba las reglas muy complicadas y difíciles de entender, pero tuve la suerte de contar en ese entonces con la ayuda de muchos socios que entrenaban con sus familias, quienes además de darme todo el apoyo junto a su confianza uno de ellos me facilitó una raqueta”.

Con el instrumento en mano nadie lo pararía. Practicó contra las murallas, otros exponentes y comenzó a forjar una carrera tenista que pese a no tener distinción planetaria años más tarde le llevaría a entrenar a muchos exponentes entre ellos, Nicolás Pincheira, el cual con sólo 12 años posee un futuro prometedor dentro del circuito nacional e internacional junto a Matías Laurié, quien comienza a dar la sorpresa ad portas de obtener una beca para Estados Unidos.

UNA PORTUNIDAD ÚNICA

La dedicación exclusiva para transmitir el conocimiento a los incipientes exponentes que se encuentran en formación ha puesto el nombre de la comuna del bureo sobre el mapa.

Relativo al trabajo que se realiza, el entrenador explicó que este Taller de Tenis Escolar Municipal, es realizado con alumnos de colegios básicos y medios, divididos en tres grupos -novatos, intermedios y avanzados- los lunes, miércoles, viernes junto a los fines de semana. Absolutamente gratis, donde los niveles avanzados van a competir en representación de sus establecimientos educacionales o sus colegios.

Conforme a la clave del éxito en sus aprendices, Lincoñir puntualizó que sin dudas son “las ganas, perseverancia, esfuerzo junto a la pasión por el deporte, hay chicos que  practican todos los días y ahí se ven los frutos, porque es la constancia junto a la condición de cada jugador”.

Para cerrar, destacó que todo el trabajo el posible gracias a que “se nos dan las facilidades para que estos chicos puedan tener una oportunidad que no existe en ninguna parte del país, por lo que somos una excepción”.

GANANDO UN PARTIDO DURO A LA ENFERMEDAD

Dentro de lo más difícil que le ha tocado el profesor ha enfrentado una justa trascendental frente a una afección cardiaca hereditaria, por lo que debió ser operado del corazón en distintas ocasiones asegurando que “la pasé muy mal, la última de ellas fue la más complicada, pero el de arriba –Dios- sabe porque hace las cosas y estoy agradecido de tener otra oportunidad. Fue un partido durísimo al quinto set, pero lo saqué adelante”.

Tras lograr sortear la intervención con éxito, ganándole a esta “al mejor de 5” sigue firme enseñando e instruyendo a las nuevas generaciones en el “deporte blanco”.

“Una de las razones que me mantienen enseñando son ver que ellos disfrutan este maravilloso deporte y verlos felices, yo creo que eso no tiene precio porque a uno le llena motivándole a seguir trabajando”, aseguró Lincoñir.

LAS PROMESAS DEL BUREO

Si bien, el destacado maestro precisó con humildad que en el fondo es sólo un guía, destacó la materia prima: “los chicos que vienen a entrenar porque realmente les interesa, yo no voy a buscarlos ni los obligo, ellos se ajustan al reglamento y cumplen”.

Entre los exponentes más destacados que actualmente visten los colores del taller municipal se encuentra Nicolás Pincheira, el cual llegó a las canchas municipales de tenis hace tres años aproximadamente gracias a su hermano que también practicó en la escuela de tenis, pero sería el “Nico” quien encontró su pasión en el tenis cuando conoció al profesor y aprendió en terreno.

El chico inmediatamente dio la sorpresa, comenzó a medirse en el ranking nacional partiendo desde abajo, perdiendo y frustrándose en sus primeros encuentros, pero desde el segundo en adelante ya aumentaría su desempeño hasta obtener  derecho a jugar un máster, donde logró coronarse como vicecampeón.

“Ha tenido sido sin duda un desempeño maravilloso, porque el año pasado era del montón  y hoy sigue peleando para ganar su prestigio a nivel nacional junto a sudamericano”.

Para finalizar, el profesor se refirió a sus alumnos a nivel general, enfatizando que hacen su tenis en un ambiente sano, seguro, donde “los chicos que tienen condiciones siguen compitiendo y sin duda se les abrirán puertas en las universidades a nivel nacional e internacional”.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes