lunes 18 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Deportes

Academia Black Belt: una familia marcial forjada en el honor y superación


 Por Gonzalo Meller

17.1

Tras años de arduo entrenamiento, el maestro Juan Sarmiento, perteneciente a la organización ATA-Taekwondo en la provincia de Biobío, instruye de forma purificada en el camino marcial a nuevas generaciones.

Junto a una promesa del arte marcial, Sebastián Vallejos de 8 años, arribó el maestro cinturón negro tercer Dan, líder de ATA Taekwondo-Black Belt, Juan Sarmiento Luarte, hasta el estudio de Radio San Cristóbal, para conversar sobre la especialidad marcial en un nuevo capítulo de La Tribuna Deportiva.

Dentro de la entrevista, el instructor explicó a la audiencia que el taekwondo es un estilo de arte marcial coreano, especificando que existen distintos estilos a nivel mundial, pero el impartido por él junto a sus colaboradores se enfoca en entrenar la parte mental, física y comportamiento, haciendo hincapié en que se debe tener una preparación especial para impartir la disciplina.

“Creo que los instructores pasamos por enseñanzas de los más antiguos y exigencias, por lo que no cualquiera puede serlo. Pueden haber cinturones negros que no reúnen las condiciones de ser instructor”, precisó el maestro.

Cabe destacar que los inicios del educador marcial se remontan a los 15 años, en Concepción bajo las instrucciones de un maestro proveniente desde donde fue dada a conocer la especialidad como “Taekwon-Do” en 1955: Corea.

UN ARTE MARCIAL PARA TODOS

El taekwondo, al igual que cualquier arte marcial, no depende sólo del maestro, sino del compromiso que posea el aprendiz junto a su entrega, respeto hacia los demás, autocontrol e interés por arraigar nuevos conocimientos.

Posterior a un entrenamiento continuo, sus practicantes  ascienden de grado plasmando en sus cinturones que han superado las exigencias de su maestro.

Demostrando que se puede practicar desde muy pequeño, el cinturón naranjo que acompañó al instructor en la entrevista, Sebastián Vallejos, llamó la atención por ser un excelente alumno en la escuela, ostentando un promedio 7.0 y, a su vez, un hábil artista marcial.

“Llevo mucho tiempo entrenando y siento algo en mí que encuentra este deporte es muy divertido. Para ir a la academia hago mis deberes temprano, para que cuando mis papás lleguen a la casa pueda ir a entrenar”, aseguró el pequeño que destacó en su última competencia con el segundo lugar en fórmula y en weapons a nivel nacional.

Paralelamente, otro de los alumnos pertenecientes a Black Belt, Elías Kemp, el cual es cinturón negro primer Dan y colaborador del instructor, es un ejemplo de superación, manifestando que a cualquier edad se puede comenzar a practicar cuando la convicción es fuerte.

“Yo me integré por un exceso de peso y sólo comencé a entrenar para bajar kilos. Poco a poco me fue gustando por lo que me interioricé en conocer la familia ATA a nivel nacional e internacional motivado por mi maestro y ahora colaboro en Cabrero y Campanario”, aseguró el aprendiz del maestro Juan Sarmiento.

EL MAESTRO: UNA ELECCIÓN TRASCENDENTAL

Un buen instructor sabe distinguir entre los alumnos que desean aprender a pelear y aquellos que no, por lo que si bien podría enseñar a un alumno de cualquier edad, existen otros puntos a tener en cuenta, ya que recibir entrenamiento de una persona no calificada es peligroso.

El instructor, que posee sedes en Cabrero, Tucapel y Huépil, aconsejó a los padres en su calidad de maestro tercer Dan acreditado, perteneciente a la organización internacional ATA-Taekwondo, a que sean rigurosos al elegir el maestro de sus hijos y, asimismo, instó a consultar sobre su entrenamiento.

“Hay personas que no tienen la preparación para poder enseñar lo aprendido, en base a los valores morales, por lo que aconsejo que cuando se trate de niños sean siempre acompañados de sus padres y estos vean cómo se practica, porque debe ser siempre a puertas abiertas”, afirmó el maestro.

A su vez, recomendó que “los apoderados siempre deben ver qué preocupación tiene el instructor para poder enseñar junto a la pedagogía y su compromiso”.

Para cerrar, enfatizó que los que buscan aprender junto a los padres deben exigir que se practique con resguardo y seguridad, especialmente para los combates, usando guantes, protectores de pies, entre otros.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes