lunes 22 de julio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Deportes

Jorge Contreras: la leyenda de la “roja” consolidando un sueño como estratega

Trabajando con el fútbol toda su vida, el nuevo director técnico azulgrana, ex seleccionado nacional e ídolo, ha dominado lo adverso en busca del éxito deportivo.


 Por Gonzalo Meller

8.1 Coke Contreras - Iberia (9)

Gonzalo Meller

[email protected]

Como un hombre sencillo, respetuoso, algo tímido, romántico, familiar y sobre todo de pensamiento sano, se definió Jorge Alejandro Contreras Lira, quien desempeña actualmente la dirección técnica de Deportes Iberia S.A.D.P.

Anteriormente, tras una sólida carrera futbolística, lució la camiseta de la Selección chilena, cumpliendo un anhelo desde pequeño.

Hijo de Verónica Lira y Pedro Contreras, nació en Santiago, comuna de Lo Barnechea, el 3 de julio del 1960. Referente a su padre, comentó que fue un modelo a seguir y, cuando falleció, pese a ser un momento duro, aseveró que siempre le recordará como un gran hombre de fútbol que significó mucho para su carrera.

“Todo lo que llegué a ser es gracias a él, porque tuvo posibilidades de llegar al profesionalismo. Donde jugaba destacaba, especialmente por sus tiros libres, era el dueño de la pelota”, precisó Contreras.

Su padre tuvo una carrera sin despegar por circunstancias familiares, entre ellas buscar trabajo y Jorge, tuvo que eludir situaciones similares, logrando finalmente el éxito nacional e internacional.

“AHORA O NUNCA”

Referente a sus inicios, el nuevo estratega azulgrana, enfatizó que “a mí me costó harto llegar al fútbol”.

Al mando de Iberia, el estratega comentó que desea encontrar el camino adecuado para otorgar felicidad a los hinchas.

De todas formas comentó que siempre destacó. Dentro del colegio Parroquial Santa Rosa de Lo Barnechea, asimismo en su Club Juventud Católica, donde se debía medir frente a sus similares en las inmediaciones de su tierra, ya que no le gustaban los viajes.

“Cuando tenía 13 años únicamente jugaba cerca, porque me mareaban las micros”.

Asimismo, enfatizó que las cosas realmente cuestan, por lo que el esfuerzo y levantar la cabeza es lo único que trae frutos.

“A veces me seleccionaban, me dejaban una semana, por lo que tenía que probarme el año siguiente, uno hacia cosas que podían ser interesantes, pero los profesores no se fijaban mucho en uno”, aseveró.

Sería en 1977, donde llegaría su primer llamado, cuando literalmente “el fútbol llegó a él”, ya que Palestino realizó pruebas cercanas a donde vivía –no tomó micro-, en su primer año de juvenil.

“Preguntaban quien jugaba de 9, yo levantaba la mano, pero sin éxito, por lo que esperaba hasta el final. Me costó mucho, a veces no me pasaban la pelota”, afirmó.

Por lo tanto, un joven Jorge, tomó la delantera solicitándole al profesor que probarán a todo el elenco de Juventud Católica. El entrenador aceptó y “nos hace jugar contra la juvenil de Palestino, hacen parar la práctica, dándoles descanso a los de Barnechea. Dieron paso a otro grupo, pero dijo que el 9 se pusiera la camiseta de Palestino”.

Su padre le había dicho en la previa “ahora o nunca”, por lo que cumplir en ese juego, llamaría la atención del instructor, siendo el inicio de la gloria en cancha que viviría Contreras en su futuro.

FAMA DIFÍCIL DE CONSOLIDAR 

Con su óptimo desempeño dentro del juego, el técnico, comentó que se dan muchas situaciones. La gente comenzó a mirarle con otros ojos, le saludaba, querían saber más de él y cómo son las cosas, pero sobre todo, lo que realmente se comienza a observar, es el trozo de papel impreso que soluciona gran parte de los problemas: el dinero.

“Yo estaba soltero, con lo que ganaba le regalaba cosas a mi madre, aportaba, y lógicamente ya no era el papá quien se preocupaba de vestirme”, dijo Contreras.

Cabe destacar que, en esa etapa, el técnico azulgrana, defendía los colores de Palestino -año 1979-, pero en 1981 se iría de préstamo a regional Atacama, para seguir forjando su carrera futbolística.

Como no todo puede ser perfecto, al jugador le fue difícil consolidarse, especialmente cuando llegaron los hijos y con ello, la poca comprensión de su pareja en aquel entonces.

De todas formas, la satisfacción era indescriptible, por “todo lo que iba logrando, crecía como futbolista, en Copiapó fui goleador y, a pesar de pasar momentos complicados, me comprometí a responder al técnico que me llevó”.

Un momento complejo, llegaría en ese momento, ya que debido a su bajo desempeño, sería quitado del equipo, pasando a ser reserva, por lo cual tuvo que hacerse más fuerte para imponerse a la situación.

“Uno se empieza a fortalecer, en vez de decaerme, me decía que tenía que trabajar más. En resumen, nunca me fui abajo, porque sabía que tenía las condiciones, entonces volví a trabajar”, aseguró.

Nuevamente, el jugador dominó lo adverso, y en un partido frente a Santiago Morning que “íbamos perdiendo 2-0 entro yo, hago el gol del empate, yéndome con todo para arriba”.

Posterior a eludir distintas adversidades, su consolidación llegaría el 83, donde logró defender con gloria al cuadro metropolitano, disputando título de goleador con Jorge Aravena “El Mortero”. Su llamado a defender los colores de Chile sería inminente.

ANHELO CUMPLIDO EN LA “ROJA”

Vivió su sueño. Jorge manifestó que llegar a la Selección chilena fue lo más importante en su carrera, porque “todo esto nace de cuando eres chico, ves fotos de jugadores, tienes tu ídolo, ves los estadios, por lo que uno comienza a trazar lo que desea ser en su vida”.

A su vez agregó que “yo tenía un padrino quien me dio una foto de un estadio y en lo interno, yo me veía jugando en el Santiago Bernabéu. Fue un sueño de niño que afortunadamente pude cumplir”.

Dentro de la selección, aseguró que lo mejor fue la copa América del 87, donde llegó a la final formando parte de una legendaria Selección chilena.

“Yo venía de jugar en España y era de los pocos que venían de afuera, por lo que, fue el mejor momento que se sumó al del 95-96 cuando me llamaron para las eliminatorias del Mundial del 98, entonces yo con 36 años estaba jugando por la selección”.

Pese una desilusión para la selección del 83 – su primer llamado-, donde se preparó, trabajó de cara a la Copa América, no fue citado. Nuevamente levantó cabeza, para posteriormente, plasmar su nombre como uno de los futbolistas más grandes de la historia de Chile.

FUTURO CLARO

Tras el fin de su carrera, el entrenador, explicó que a cada deportista le debe llegar su momento. En su caso, cumplió con jugar más de 20 temporadas. Un objetivo que se había zanjado a sus 18 años.

Pese a que “le hicieron la desconocida del fútbol”, tras no permitirle seguir defendiendo los colores de Palestino, le surgieron nuevas oportunidades, aseverando que comenzaba a prepararse de cara a una nueva vida, la cual sería fuera del fútbol.

“Hice un curso de iniciador, preparándome, porque tenía la idea de ser técnico más adelante. Me fui a España nuevamente a trabajar en el Club Las Palmas, volví y me doy cuenta que está el Instituto Nacional del Fútbol, deporte y actividad física y hago el curso de técnico”.

Hoy identificado con los jóvenes, tratando de repasar su carrera para llegar a ellos, poniéndose en el papel del futbolista, cumple funciones como director técnico en Deportes Iberia de Los Ángeles, en busca de consolidar su sello, siendo responsable de que “cuando la cosa no sale bien, el culpable es uno”.


  • Compartir:
etiquetas
Coke ContrerasIberiaLa Rojaseleccionado

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes