suscríbete al boletín diario

Deportes

Sepa cómo conseguir un abdomen perfecto con simples ejercicios

Incluso actividades cotidianas pueden servir para mantener un buen estado de salud y marcar el abdomen.


 Por La Tribuna

31-01-2017_18-46-5021.1

Conseguir un abdomen fuerte y tonificado es lo que más nos cuesta y a la gran mayoría de nosotros se nos escapan algunos puntos clave que siempre hay que tener en cuenta a la hora de trabajar esta parte del cuerpo. Por ello, en esta ocasión nos vamos a detener en algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de conseguir un vientre en perfectas condiciones.

Antes que nada es necesario que tengamos presente que junto con el ejercicio abdominal, la dieta y el ejercicio aeróbico son fundamentales. La combinación de las tres variables será decisiva a la hora de lograr nuestro objetivo en lo que a vientre plano se refiere. Junto con esto es necesario que tonifiquemos la musculatura, y para ello es necesario hacerlo con cabeza, sabiendo la metodología para conseguirlo.

En primer lugar es necesario que distingamos entre las diferentes partes de la pared abdominal. La parte inferior que trabajaremos en primer lugar, la media que trabajaremos seguidamente en la misma sesión, la superior que trabajaremos en tercer lugar, y por último los oblicuos, que dejaremos para el final de la sesión de entrenamiento abdominal. Siguiendo este orden tendremos un abdomen bien trabajado en todo momento.

Los movimientos que tenemos que hacer en cada uno de los ejercicios deben ser lo más concentrados posible en la parte trabajada. A la hora de tocar la pared abdominal, no es necesario que involucremos a otros grupos musculares, sino que simplemente bastará con que la concentración en la zona sea elevada. Para conseguirlo, lo necesario es realizar movimientos cortos y controlados para así incidir al máximo en la parte que nos interesa.

 

LA POSTURA Y LA RESPIRACIÓN A LA HORA DE HACER ABDOMINALES

 

La colocación de la espalda es esencial, lo mismo que la de las piernas. La espalda debe estar relajada y es importante que desplacemos toda la tensión al abdomen, ya que de este modo incidiremos en la parte que nos interesa. Lo mismo sucede con las piernas, sobre todo en los ejercicios que involucran movimientos de las mismas. Para ello es necesario que nunca sobrepasemos las caderas al bajar las piernas, pues de este modo el movimiento será más concentrado y efectivo.

Mantener una correcta respiración mientras estamos realizando los diferentes ejercicios abdominales es esencial si queremos aguantar al máximo y obtener buenos resultados. La metodología a seguir será inspirar el aire al comenzar el movimiento, es decir, cuando estemos en relax, para expulsar todo el aire cuando empecemos a contraer el abdomen. De este modo conseguiremos mejores resultados y la perfecta oxigenación de la sangre durante todo el ejercicio.

 

ACCIONES COTIDIANAS

Conseguir unos buenos abdominales es un tema que nos trae de cabeza debido a lo difícil que es lograr un vientre plano y fuerte. No solamente sirve hacer deporte y matarnos al realizar duros ejercicios, sino que debemos adquirir una serie de hábitos cotidianos que nos servirán de gran ayuda.

Es importante, además de hacer ejercicio en el gimnasio, tanto aeróbico como concentrado en la zona abdominal, mantener una dieta sana, baja en grasas, ya que el abdomen es donde se suelen almacenar las grasas fácilmente. Pero además de esto debemos adquirir unos pequeños gestos cotidianos que nos servirán de gran ayuda.

Ya sabemos que la genética juega un papel importante en lo que al desarrollo muscular, y en este caso abdominal, se refiere, y es que no todos nosotros tenemos la misma predisposición a desarrollar la pared abdominal. Lo que sí podemos conseguir es definir al máximo esta zona. Para ello es importante tener en cuenta la postura que adoptamos en nuestro día a día. Es primordial mantener una perfecta higiene postural.

Una columna recta nos va a ayudar a la hora de mantener unos abdominales armoniosos y estéticos, ya que la postura de nuestro cuerpo influye en nuestro desarrollo muscular. Aunque esto también tiene mucho que ver con la genética, es importante que nos sentemos correctamente y caminemos de forma adecuada, ya que si no hacemos esto, podemos fomentar vicios posturales que se van a ver traducidos en unos abdominales feos.

A pesar de realizar ejercicio en el gimnasio, es importante que a lo largo de nuestro día a día tendamos a contraer el abdomen mientras caminamos o realizamos otra actividad. No tenemos que forzarlo al máximo, sino simplemente saber que está ahí y concentrarnos en esta parte contrayéndola un poco para mantener la zona activa y tonificada. Si realizamos esto constantemente, lo tomaremos como norma. Es algo muy útil, pues fomentaremos la mejora del tono abdominal.

La risa es importante, y es que reírnos a carcajada limpia es una buena forma de trabajar el abdomen. Con la risa ponemos en marcha muchos músculos de nuestro cuerpo, no solamente de la cara, sino también del abdomen. Con una buena sesión de risa estaremos trabajando todos los músculos abdominales tanto externos como internos, así como fomentando el movimiento de esta parte del cuerpo.

Los masajes localizados en el abdomen son también una buena forma de mejorar el tono, así que cuando nos apliquemos una leche hidratante en el cuerpo, debemos aprovechar para fomentar el movimiento en la parte abdominal, evitando la retención de líquidos y la acumulación de grasa. Los masajes deben darse en forma circular de cinco a 10 minutos al día. Esto activará la circulación en esta zona, con lo que la eliminación de grasa será mayor.

La ingesta de infusiones puede sernos de gran ayuda, ya que debido al efecto diurético de la mayoría de ellas, eliminaremos líquidos con mayor facilidad, a la vez que mejoraremos el metabolismo de nutrientes como la grasa.

Estas medidas en ningún caso van a conseguir que tengamos unos abdominales perfectos. Simplemente son una buena ayuda para mejorar lo que conseguimos mediante el entrenamiento y la dieta.

 

ELIMINAR LA GRASA

Si tenemos grasa acumulada en la zona abdominal, nunca vamos a conseguir sacar a la luz el six-pack. Lo primero que debemos hacer es eliminar esa dichosa grasa que hemos acumulado, y para conseguirlo, que no te engañen, no hay milagros, sólo dieta y cardio.

Se deben consumir menos calorías de las que se gastan por medio de una alimentación equilibrada, y hacer ejercicio, correr, salir en bici, hacer elíptica, etcétera. Nuestro cuerpo empieza a eliminar la grasa a partir de los 40 minutos de ejercicio; recuerda que debes mantener una intensidad entre el 70 y el 85% de nuestra capacidad máxima.

 

MANTENER EL EQUILIBRIO CALÓRICO

Una vez que hemos conseguido deshacernos de la tripa que tan fácilmente aparece, es importante no bajar la guardia con la dieta; hay que seguir llevando una alimentación adecuada y equilibrada en lo que a consumo y gasto de calorías se refiere; las calorías que se ingieren y se gastan deben estar a la par.

Siempre recomendamos hacer ejercicio aeróbico, y aunque ya no es necesario hacer tanto como en la fase anterior, sí es importante seguir practicándolo, ya que es muy beneficioso para la salud.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
AbdominalesDeportesEjerciciosLa Tribuna

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes