suscríbete al boletín diario

Deportes

Cómo combinar dieta y ejercicio para perder peso de forma sana

La alimentación se adelanta al ejercicio si se quiere adelgazar más rápido.


 Por La Tribuna

12-01-2017_19-26-49211

Tanto si se trata de perder peso, mantenerlo o mejorar nuestra forma física, lo mejor es hacer una combinación de dieta y ejercicio. Si queremos perder algunos kilos sin matarnos de hambre y sin perder masa muscular ni densidad ósea, la solución es olvidarse de dietas restrictivas y sedentarismo.

Se trata de una cuestión bastante sencilla: el sobrepeso se produce como consecuencia lógica del desequilibrio mantenido entre la ingesta y el gasto calórico, es decir, cuanto menos gastamos, más ahorramos, y si no queremos ahorrar sólo hay dos opciones: gastar más o ingresar menos.

Ingresar menos, significa reducir mucho las calorías de nuestra dieta, y por tanto, esto suele traducirse en dietas estrictas, poco saludables y difíciles de seguir.

Gastar más, significa aumentar las demandas energéticas de nuestro organismo y esto se consigue gracias al ejercicio. Sin embargo, tampoco es sencillo adelgazar únicamente mediante ejercicio, ya que, para ello, deberíamos aumentar nuestro nivel de actividad de forma desproporcionada, y esto, además de que tampoco es sano, tampoco es fácil de conseguir.

¿Cuál será la solución? Pues ni más ni menos que una combinación de estas dos medidas, pero eso sí, siempre con cabeza.

Si queremos perder esos kilos de más, deberemos seguir una dieta en la que no se abuse de grasas ni de azúcares simples, pero si además vamos a hacer ejercicio, deberemos tener algunos factores en cuenta:

No conviene que nuestra dieta sea muy restrictiva, ya que esto nos provocará cansancio, fatiga muscular, calambres e incluso mareos.

Las dietas híper proteicas, las que reducen o prohíben totalmente los hidratos de carbono, tampoco son recomendables si practicamos ejercicio, ya que los hidratos de carbono son necesarios como combustible y sin ellos nos vencerá el cansancio y nos fallarán las fuerzas.

 No deberemos comenzar el ejercicio en ayunas con la idea de “tirar” de nuestra grasa como fuente de energía, es un error.

Para perder esos kilos de más, lo mejor es practicar algún deporte de tipo aeróbico y combinarlo, al menos un par de veces por semana, con otro de tonificación.

Si queremos reducir la grasa abdominal (perder barriga) lo mejor es practicar ejercicios aeróbicos en lugar de reventarnos a abdominales, porque los músculos del abdomen no podrán verse hasta que hayamos perdido la capa de grasa que los recubre.

 

LO TRASCENDENTAL

Es necesario hacer ejercicio aeróbico y dieta saludable para perder peso. La cuestión es que se suele olvidar lo imprescindible que es también ganar músculo para ayudar a quemar grasa.

Ejercicios de musculación son fundamentales para eliminar grasa, y deben incluirse en cualquier rutina de dieta y ejercicio aeróbico para conseguir los mejores resultados.

Dieta sana: Para adelgazar hay que hacerlo pensando primero en la salud, y luego en la estética.

Nada de saltarse comidas, “inventarse” dietas o hacer dietas milagro inútiles o con efectos negativos a largo plazo. Hay que comer sano, comer bien y saber qué alimentos no hay ni que probar.

No se trata de contar calorías, sino de saber qué alimentos son saludables, cuales tienen grasas saturadas y hay que evitar a toda costa, cuales tienen demasiados azúcares, que terminarán convertidos en grasa y aprender a comer para darle al cuerpo lo que necesita, sin exceso, pero sin tener que pasar hambre.

Y, sobre todo, tener siempre presente que la dieta se debe acompañar de ejercicio físico, de lo contrario la pérdida de peso va a ser mucho más lenta e inconstante.

Ejercicio aeróbico: El ejercicio aeróbico es el auténtico “quema grasas”. Si se hace con la intensidad adecuada durante el tiempo necesario, obliga al organismo a movilizar las reservas de grasa, que se utilizan como energía.

Cualquier plan de adelgazamiento necesita rutinas adecuadas de ejercicio aeróbico para conseguir que el organismo gaste más energía de la que consume, lo cual obligará a que se movilicen las reservas de grasa, que serán empleadas como combustible.

Influye el tipo de ejercicio que se haga, la intensidad, frecuencia y otros factores propios del individuo, como la genética, que también ayuda a la hora de movilizar grasas para ser empleadas como energía. Hacer dieta sin hacer ejercicio no es suficiente para perder grasa.

 

MUSCULACIÓN: FUNDAMENTAL PARA QUEMAR GRASAS

No es raro ver personas que hacen dieta saludable, ejercicio aeróbico… ¡Y ya está! Parece que les da miedo hacer ejercicios de musculación, o piensan que es suficiente con lo que hacen.

El caso es que estrellas de cine, atletas, deportistas, famosos y otros personajes con cuerpos esbeltos, saludables, tonificados, no tienen más remedio que hacer muchos ejercicios de musculación para conseguir esa figura.

El aumentar masa muscular hace que el músculo esté más duro en estado de reposo. Esto hace que el músculo necesite más energía para mantener este estado de tensión, por lo que la persona, al aumentar su porcentaje de masa muscular, obliga a que su cuerpo trabaje gastando más energía para mantener ese estado muscular.

Algunos pierden grasa, aumentan resistencia al ejercicio, mejoran su estado físico, pero sus músculos están débiles, conservan grasa localizada en abdomen, caderas, papada, y ahí va a seguir esa grasa, hasta que aumenten su porcentaje de masa muscular, que obligue al cuerpo a estar quemando más energía y eliminando grasa incluso sin hacer ejercicio aeróbico de alta intensidad.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes