suscríbete al boletín diario

Cultura

Alto Biobío reactiva la economía con magno festival que conjugó temas contingentes y buena música


 Por La Tribuna

Alto Biobío 2020 Festival_-7

La nueva versión del Festival Ülkantun logró unir el desarrollo cultural y económico local con la lucha por derechos fundamentales como el agua, realzando la figura de la mujer, y lo hizo con la banda sonora de artistas de primer nivel que llenaron las dos noches en Ralco. 

El festival Ülkantun celebró una nueva versión, la número 15, con un marco de público inigualable que no solo reactivó la economía local en el año más difícil que recuerde esta joven comuna, que además logró demostrar que el estallido social no es una excusa para realizar actividades masivas, sino por el contrario, ya que precisamente este año fue tremendamente contingente, haciendo eco a los dos grandes temas de 2019 y que se van a tomar la agenda durante este 2020, y que son: mujeres y agua.

Todo esto resaltado con bandas como Los Prisioneros, Movimiento Original, Los Rancheros del Río Maule, Denise Rosenthal, Los Vásquez y el humor de Jorge Alís.

CONTINGENCIA Y PODER FEMENINO

Las dos noches de festival lograron reunir A unas 20 MIL personas, quienes llegaron hasta la comuna cordillerana para disfrutar de comida típica, cultura pewenche y música de primer nivel. Quizá lo más esperado por el público eran Jorge Alís en la primera noche y Los Vásquez en la segunda, sin embargo, Los Prisioneros y Movimiento Original dieron shows que hicieron bailar y gritar a todos los asistentes.

Además, hay que hacer mención especial a la presencia femenina, que era uno de los puntos importantes de la convocatoria. Denisse Rosenthal, con un show sólido y potente, abrió la primera noche y lo hizo con un discurso feminista marcado por la contingencia, y subió al escenario con un equipo de músicas y bailarinas, todas mujeres. Y Carolina Molina, La Rancherita, demostró que los ritmos de la cumbia y la ranchera ya no son territorio masculino, sino por el contrario, están teniendo presencia, como en otros países, entre grandes exponentes femeninas.

En conversación con Diario La Tribuna, La Rancherita habló respecto de la dificultad de ser mujer y cantante de un estilo tan marcado por las letras machistas y desarrollado casi en su totalidad por músicos varones: “Quiero decirlo con todas sus letras, que en otros países la gente que hace posible estos eventos grandes, los eventos masivos como los festivales, apoyan mucho a las mujeres. He cantado en Perú, México, Colombia, por ejemplo, y a las mujeres las respetan y les dan un lugar muy bonito, y desgraciadamente me doy cuenta de que en Chile falta todavía un poco más de eso”.

Pero aclara: “Y ojo, que no me quiero ir por un lado de machismo o feminismo, ni generalizar, pero sí siento que faltan espacios para las mujeres dentro de lo artístico, falta que nos den y que crean en nosotras las mujeres (…) Somos muchas cantando dentro del rubro de la cumbia, de las rancheras, y haciendo bonitos espectáculos”. Y remató diciendo: “Yo quiero demostrar trabajando que me merezco el espacio, más que reclamando con discursos, porque si bien día a día me topo con barreras fuertes, quiero tener las instancias para generar y ganar los espacios que merezco”.

EL AGUA

El otro gran discurso que los artistas hicieron suyo fue el llamado no solo a cuidar, sino a devolver el agua a quienes la requieren, sacándola de las manos de las grandes corporaciones hidroeléctricas para permitir que la sequía provocada por el hombre sea en algún momento reversible.

Recordemos que casi la totalidad del agua de Alto Biobío está en poder de las empresas de electricidad, y con sorpresa ven cómo sus ríos pasan caudalosos por en medio de la comuna, que hoy tiene que abastecerse con camiones aljibe y no cuenta con los recursos suficientes para potenciar, por ejemplo, su agricultura y su ganadería.

LA CONTINGENCIA NACIONAL

Otro de los temas fuertes de este festival, por parte de los artistas invitados, fue el llamado a plegarse a las demandas ciudadanas. Temas como el plebiscito de abril, o las problemáticas sociales producidas luego del estallido de octubre, fueron parte de las canciones y de los discursos de los músicos.

Miguel Tapia, baterista de Los Prisioneros, señaló luego del show que este Chile del último año tiene muchas similitudes con el de la dictadura, sin embargo, argumentó que “la gran sorpresa es ver que hay cosas peores que en dictadura, como la de encontrarse con una represión tremenda estando en democracia”.

Quien también habló al respecto fue Jaime Aravena, líder y fundador de Los Rancheros del Río Maule, quien señaló que “la verdad es que en lo personal siento mucha pena, mucha tristeza, desde que comenzó el estallido social, y ojalá que se arregle algún día el país, y que las autoridades puedan ponerse de acuerdo para que la gente se una y se pongan de una vez por todas a trabajar, y que todos podamos cooperar en esto, ricos, pobres, todos”. 

Otro artista que presentó un show completamente construido con la contingencia fue el humorista Jorge Alís. Su rutina mezcló, al igual que en el festival de Viña 2019, elementos audiovisuales y teatrales que fascinaron al público presente, y que le permitió introducir su lado político más duro.

Consultado después del show respecto de si es que tiene pensado limitarse alguna vez con sus rutinas, el argentino respondió: “Yo creo que tiene que ver con cómo uno ve la cosas, no pasa por algo que uno lo piense, no es que yo diga que quiero llegar a un lugar determinado. Es que hay cosas que uno hace envolviendo y diciendo un discurso, y a veces uno es mucho más directo. Tiene que ver con los acontecimientos, con lo que va sucediendo, no es algo que sea una posición”.

Y acerca de su modo de entender el oficio humorístico en relación con la contingencia, Alís dice: “En lo cotidiano, mi forma de ver la vida tiene un trasfondo que se puede transformar en temas que son políticos en cierto momento, pero tiene que ver con el agua, con que, por ejemplo, mis hijos están en un colegio en el que se habla mucho de lo que está pasando, también un poco los niños de ahora y la crianza de ahora te lleva, como decía antes, a envolver y narrar las cosas y ver de eso qué es lo que se saca, entonces yo creo que no sé si hay límites en el humor”.

SEGUNDA NOCHE

Durante la segunda noche se presentaron los que, probablemente por su música y discurso, eran quienes mejor entienden y representan el espíritu de este año. Y es que Los Vásquez no solo son una de las bandas que más gente lleva de un lado a otro en sus presentaciones, sino que además son conocidos por tener un estilo musical y personal que agrada a todas las edades y a todos los segmentos de público, ya que a través de sus canciones de amor, o de sus canciones protesta, logran unificar a varios tipos de seguidores que, durante sus conciertos, cantan y bailan juntos, a la vez que entonan consignas llenas de preocupación por los recursos naturales y los derechos sociales, como ha sido la tónica de la propuesta que desde hace años han presentado los hermanos Ítalo y Enzo.

En el backstage, después de su exitosa presentación, el dúo conversó en extenso con Diario La Tribuna respecto de los temas de sus canciones y su adherencia política. Consultados respecto de cómo logran construir un repertorio que mezcla romanticismo, contingencia y política, Ítalo Vásquez responde: “Tiene que ver con no limitarse al momento de hacer música, tiene que ver con los temas que te sensibilizan y te motivan a inventar una canción. En un comienzo había gente que nos decía que nos dedicáramos a cantar únicamente canciones de amor, y nosotros lo que hicimos fue seguir nuestro corazón, seguir nuestros sentimientos. Nosotros nos consideramos parte de los movimientos sociales, hemos dado la lucha en Patagonia sin Represas en años anteriores, entonces, cómo no impregnarnos de estos movimientos y colocarle melodías a muchas consignas, así es que todo va en no limitarse en las temáticas al momento de componer”.

También respecto de esto comenta Enzo Vásquez: “Es parte de la vida, uno se enamora, se desenamora, uno también tiene opinión y una visión respecto de lo que ocurre en Chile”. Y además, el hermano, a quien se le conoce, además de su talento, por cargar siempre el acordeón que muestra las consignas de las luchas sociales, añade que “nosotros efectivamente estamos sumados al movimiento que partió en el tiempo en que partió Los Vásquez, cuando estaba el Movimiento Pingüino, Patagonia sin Represas, y las mismas temáticas de esas canciones están vigentes”. 

TURISMO LOCAL COMO MOTOR DEL FUTURO

Alto Biobío se mostró con su mejor cara durante este festival, y sin lugar a dudas la gastronomía, la artesanía y la identidad, son las que más y mejor sacan la cara por la comuna. 

Desde los apicultores que hacen la “miel más pura del mundo” porque las abejas tienen contacto con flores que nunca han sufrido la acción de pesticidas o químicos, hasta las tejedoras de lana que confeccionan productos que mezclan el abrigo con la tradición originaria, todos sumaron colorido y visión pewenche a esta fiesta cultural y social.

Doralisa Parada Rapi, artesana de la lana y talentosa expositora, conversó con Diario La Tribuna: “La experiencia mía de trabajar en Alto Biobío es muy linda, ya que yo aprendí a trabajar la lana con un proyecto Prodemu. Antes no sabía hacer nada, ni colocar un botón, luego aprendí y me gustó, y ahora llevo mi cultura a través de este formato”.

Además, recalcó que “yo hago desde el esquilado, el lavado, el escarmenado, el teñido de la lana, hasta el producto final”. Todo a mano, comenta. Y además, confiesa que este trabajo no solo ha sido una alegría, sino además una terapia. “Cuando estoy triste voy a mi telar, cuando tengo un problema en mi vida, tejo y se me pasa todo”, finaliza. 

Los locatarios, los comerciantes, el público y las autoridades locales cerraron con alegría y orgullo, luego de este nuevo festival, ya que no solo pudieron reactivar la economía gracias al gran número de asistentes, sino que además lograron traer un grupo de bandas de primer nivel que levantaron la lucha por el agua, el respeto por los pueblos originarios, y realzaron el trabajo de la mujer chilena y pewenche de la mejor manera posible.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
culturaDenise RosenthalFestival Alto BiobíoJorge AlísLa RancheritaLos Charros de Luchito y RafaelLos PrisionerosLos Rancheros del Río MauleLos VásquezNibaldo Piñaleoralco

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes