suscríbete al boletín diario

Cartas

Enfermedades transmitidas por los alimentos


 Por La Tribuna

Señora directora:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la contaminación cruzada como la transferencia de agentes contaminantes de un alimento contaminado a otro que no lo está. Puede provocar enfermedades transmitidas por los alimentos (ETA), que constituyen uno de los principales problemas de salud pública y son provocadas por diversos tipos de bacterias, virus, parásitos, toxinas, productos químicos, entre otros agentes.

Algunas son un problema de salud pública en todas las regiones, otras son mucho más frecuentes en los países de ingresos medianos y bajos. Sin embargo, en un mundo globalizado, se pueden propagar a lo largo de la cadena alimentaria y a través de las fronteras. En Chile, según el Departamento de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) del Ministerio de Salud, más del 50% de los brotes de ETA se producen como consecuencia de lo que consumimos en nuestros hogares.

Algunas recomendaciones para evitar la contaminación cruzada de los alimentos:

-Usar sólo agua potable para beber, lavar los alimentos y manos. De no contar con agua potable, puede hervirla antes de usar. Debemos lavar muy bien nuestras manos, con agua potable y jabón, siempre antes de manipular los alimentos, luego de ir al baño y cada vez que sea necesario.

-Separar los alimentos es fundamental para evitar la contaminación cruzada directa. No dejar alimentos crudos como carnes con cocidos o vegetales en el mismo lugar, por ejemplo, en el refrigerador los alimentos deben almacenarse tapados herméticamente y separados por espacio, dejando aquellos crudos en la parte más baja y los que están listos para el consumo en la parte superior. Así evitamos que líquidos de las carnes puedan caer sobre postres, vegetales o lácteos.

-Es importante definir el uso de los utensilios. No usar la misma tabla para cortar alimentos cárnicos y vegetales. Evitar el uso de tablas de madera que favorecen la acumulación de microorganismos. De no contar con otra tabla o utensilios, debemos lavar y desinfectar muy bien, después de cada uso y antes de volver a cortar en ella otro alimento.

-Somos agentes de transferencia de contaminación si no procuramos una adecuada higiene para manipular los alimentos, por este motivo, debemos usar ropa y uñas limpias, pelo tomado y desinfectar el área de la cocina constantemente.

Las enfermedades transmitidas por los alimentos son prevenibles y todos podemos contribuir a evitarlas.

Carolina Salazar Ibacache

Académica de Nutrición y Dietética

Universidad San Sebastián

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes