suscríbete al boletín diario

Cartas

Tragedia de Antuco


 Por Sergio Larenas Chávez

Señora directora:

Hace 15 años, mientras el ex-presidente Lagos y el ex-comandante del Ejército, Cheyre, se entregaban con incomprensible entusiasmo a la tarea de llevar adelante la intervención en Haití, 45 compatriotas soldados morían de frío en Antuco.  Indudablemente, la primera responsabilidad por tan triste suceso la tienen los jefes inmediatos de estos soldados mártires, pero quedó en evidencia entonces la despreocupación de las principales autoridades civiles y militares por el entrenamiento de las tropas y por la seguridad del país y de los chilenos.

A estas alturas ya no cabe preguntar “por quién doblan las campanas”, pues ya nadie puede dudar que el sacrificio de esos 45 compatriotas fue el presagio de la posterior muerte de Chile.  Como si no bastara con el fracaso absoluto de la misión haitiana – país que con ella no logró superar un ápice su situación de pobreza y anarquía política -, se optó por el “traslado” de cientos de miles de individuos de esa nacionalidad a nuestro país, los que junto con otros sujetos procedentes de diferentes puntos del planeta, configuran un total de dos millones de extranjeros que prácticamente se tomaron Chile, situación que en unas cuantas generaciones hará desaparecer a nuestra Nación europeo-araucana.  El Estado se internacionalizó definitivamente, pasando de ser la nación chilena políticamente organizada a constituirse en una organización independiente y cada vez más poderosa, ejerciendo su poder sobre una abigarrada y creciente masa humana carente de todo vínculo.

Salvemos a nuestra Patria y honremos debidamente la memoria de estos 45 jóvenes que murieron por ella, haciendo todos los esfuerzos necesarios para volver a ser la sociedad de chilenos en que vivíamos hace sólo 20 años, y otorgando a los sobrevivientes de la tragedia de Antuco y a las familias de los mártires la atención y la ayuda que ellos merecen.- Chile para los chilenos.-

Sergio Larenas Chávez

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes